Flavia una mujer sensual, alegre y profesional

Febrero 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Merit Montiel Lugo

Esta acuariana de 39 abriles llegó a Colombia hace un lustro como la esposa del embajador de Brasil en Colombia Julio Gomes Dos Santos. Él, hoy un hombre de 70 años, la enamoró “por su inteligencia, su capacidad de análisis, seguridad, tranquilidad y humor espectacular”. Tienen 17 años de matrimonio.Y si antes era distinguida en círculos sociales como la esposa del diplomático, en la actualidad la reconocen más por ser Flavia, la sexóloga. “Es una figura pública, si llega a un restaurante la reconocen primero que al marido y eso le fascina, porque a ella le encanta la fama”, comenta su amiga caleña Martha Lucía Devis.Devis recuerda cómo en la Feria del Libro de Bogotá el año pasado mucha gente se le acercaba a solicitarle autógrafos, fotos, a pedirle consejos e incluso que les hablara en portugués. “Ella a todo el mundo atendió, súper amable, muy alegre”. Tiene mucho contacto con su fanaticada también por Twitter, pues como dice su amiga caleña, “ella es ciento por ciento tecnológica”.Tan figura pública es en Colombia que esta devoradora de libros, amante del cine y del deporte (a las 5:00 a.m. sale a correr) que se ha convertido en personaje digno de imitar en el programa La Luciérnaga y en Sábados Felices por el humorista Don Jediondo.Domina el portugués, el italiano y el inglés. Es una mujer extremadamente citadina. Dice que necesita sentir el monóxido de carbono de la ciudad porque sino, se desespera.De gustos exquisitos, “le gusta todo lo caro”, dice Devis. Y esta diseñadora de moda, dedicada a las artes plásticas, trae a colación la vez que fueron a un almacén a comprar un jean, igual o parecido a uno que ella le había visto lucir a la brasilera.“Cuando volteo a ver cuánto costaba, cuenta riendo, el precio era como el de un abrigo de Mink y cuando Flavia me preguntó: ‘¿Te quedaron buenos?’, le dije no me entran, gracias”.Antes de ser la mujer famosa de hoy, Flavia, a quien le encantan los accesorios de gran formato, tenía un negocio de joyas en compañía de Devis en Bogotá.“Ella tuvo en la Quinta Avenida de Nueva York un almacén de joyas de un diseñador brasilero y me propuso vender estos accesorios en Bogotá. La primera vez vendimos muy bien. Pero al entrar al Canal Caracol ella se volvió súper ocupada, el horario se le complicó y yo sola no tuve tanto tiempo para dedicarle al negocio, así que lo dejamos”.Vanidosa a morir y comenlonsísima, le fascinan comprar ropa, zapatos y la enloquecen los accesorios, manifiesta su amiga samaria Ana Milena Aponte, quien la describe como una mujer entrona, querida, desparpajada, sincera, detallista y muy buena amiga. “Es una excelente anfitriona, a pesar de que trabaja mucho. Cocina delicioso, hace unas pastas exquisitas y arregla una mesa en forma espectacular, tiene una gran imaginación”.Tanto se ha amañado a la cultura y costumbres colombianas que incluso le encanta el vallenato (‘La Brasilera’ del maestro Escalona es uno de sus favoritos), pero no lo baila. “Si me pongo a bailar vallenato me sale una mezcla de ‘sambanato’, pues no logro perder el ritmo de samba en mis pies”, revela con humor.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad