“Fenómenos como La Niña serán cada vez más frecuentes”

Mayo 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
por Margarita Vidal
“Fenómenos como La Niña serán cada vez más frecuentes”

Debimos ser más drásticos en impedir los asentamientos en zonas de riesgo, un fenómeno que se ha dado a lo largo y ancho del país”.

Sandra Bessudo, futura ministra del Medio Ambiente, sostiene que hay que parar la deforestación indiscriminada, responsable de inundaciones y sequías y de que nuestros suelos sean cada vez más áridos.

Su nombramiento provocó reacciones encontradas. Algunos consideran que a pesar de haber trabajado en la Unidad de Parques Nacionales y presidido desde 1999 la Fundación Malpelo, desde donde logró que el gobierno ampliara el área marina de protección de la isla y que la Unesco la declarara Patrimonio Mundial de la Humanidad, Sandra Bessudo no tiene la experiencia suficiente para enfrentar retos tan importantes y complejos como los que representan el cambio climático, la protección de nuestros ecosistemas y nuestra biodiversidad, los problemas que traerá la expansión minera en el país, y demás adehalas inherentes al tema ambiental. Quienes la conocen dicen que tiene un carácter de acero, que es obstinada y decidida y que cuando se propone algo no hay quien pueda atravesársele en el camino. Además, que a través de su trabajo en la Fundación, Sandra estableció buenas relaciones con las entidades nacionales e internacionales del ramo y con la empresa privada. Próximo a escindirse el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, a esta joven mujer de ojos azules y sonrisa contagiosa, le tocará coger el toro por los cuernos y demostrarle al país que Juan Manuel Santos no se equivocó cuando, sin consultarle previamente, anunció su nombramiento como nueva Ministra del Medio Ambiente. Antes que todo le pregunto si todavía va para Ministra del Medio AmbienteEsa es la idea. Risa.¿Es cierto que ha habido roces entre usted y Beatriz Uribe, la actual titular del Medio Ambiente?No se puede hablar de roces. Ella está enfocada principalmente en el tema de Vivienda donde tiene grandes y difíciles metas. El presidente Santos me propuso esta Consejería y me dijo que había que permear todos los ministerios con el tema del Medio Ambiente, de tal manera que pudiéramos estructurar unas unidades especializadas para trabajar coordinadamente. Estamos trabajando con el Viceministro en todos los programas de la cartera, que serán continuados cuando se estructure el nuevo Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenido. El tema que me plantea fue más bien mediático, porque la ministra Beatriz y yo tenemos una relación cordial. Ella es una persona inteligente, capaz y que sabe lo que está haciendo. ¿En estos nueve meses de gobierno ha tenido alguna criatura?Risa. ¡Diría que varias! Hemos trabajado hombro a hombro con diferentes ministerios e instituciones que requieren coordinación en temas ambientales, para evitar duplicación de funciones o que cada uno trabaje por su lado, sobretodo en aspectos que son transversales. ¿Las terribles inundaciones ponen en evidencia el daño enorme que significa la desecación de humedales?Sí, precisamente incluimos los Humedales Ramsar, una categoría de protección de los humedales que, efectivamente, son muchas veces los sitios inundables porque las aguas vuelven por sus fueros. Otros lugares prohibidos son los arrecifes de coral y los manglares, ecosistemas donde se reproducen millones de peces, que constituyen grandes recursos alimentarios para extensas zonas pobres de los litorales. Trabajamos también para establecer la estructura ecológica principal del país y decidir cuáles son las herramientas para preservarla. El trabajo con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi es fundamental porque nos suministra la ubicación de los ecosistemas y nos permite elaborar mapas de riesgo por sectores, no solamente en el tema de inundaciones, sino también de grandes derrumbes y deslizamientos. Las Corporaciones Autónomas Regionales también trabajan en esto. Así lograremos una información específica y centralizada, con unos protocolos claros que le den pautas a todo el sector. ¿Por qué Colombia no tiene una política nacional de pesca y agricultura?Es una buena pregunta, con el Ministerio de Agricultura estamos trabajando precisamente en esa política porque, a pesar de tener dos mares, en Colombia no existe. Aquí involucramos también a la Cancillería y al Ministerio de Comercio Exterior. Con el Congreso trabajamos en la implementación y trámite de una ley que determine cómo debe ser la institucionalidad pesquera en el país. Estamos desarrollando una política sobre biodiversidad, biotecnología, y acceso a recursos genéticos. Le cuento que convencer a los diversos sectores de su responsabilidad en el tema del desarrollo limpio, es relativamente fácil, pero hay temas difíciles, como el de crear conciencia sobre la deforestación en vastas zonas del país, muy complicadas no solamente en razón de los cultivos ilícitos, sino también de la ganadería extensiva. Por lo general esto sucede en las poblaciones más pobres, y es precisamente por eso que resulta difícil tratar de imponer normas. ¿Son campesinos pobres tratando de sobrevivir?Muchas veces sí. Por eso creo que en la medida en que disminuyamos la pobreza, no tendrán que utilizar los recursos naturales para suplir sus necesidades. El tema de la deforestación es crítico. Por eso estamos montando un plan de reforestación en todo el país, bosques, cuencas, páramos. Autoridades ambientales como Juan Mayr, Manuel Rodríguez y Ernesto Guhl, han denunciado que el Ministerio llegó a su mínima expresión en los gobiernos de Uribe y que está a punto de morir por la escasez de presupuesto. ¿Qué piensa hacer al respecto?En efecto se debilitó, pero también hay que decir que el país avanzó muchísimo con la ley 99 y la misma creación del Ministerio. Algunos de los ministros lograron avances importantes. Pero, respetando ese trabajo, creo que ambientalistas de esa talla, que han trabajado en el sector, deben aportar soluciones en vez de críticas. Cabría preguntar por qué todas esas cosas no las hicieron en sus administraciones. Yo quiero invitar al sector ambiental, a los ex ministros, a los expertos en la materia -y se los he dicho a ellos- a que nos ayuden a construir. Manuel Rodríguez dirige un estudio de la Universidad de los Andes sobre la Orinoquia, para tratar de que no se cometan atrocidades ambientales en ese polo de desarrollo del país.Lo sé, y nos hemos reunido varias veces porque el gobierno actual apoya esas iniciativas. Estamos hablando de desarrollar una región hasta ahora olvidada, pero ese desarrollo tiene que ser muy bien planificado. Esa es una región donde habrá nuevas ciudades y tenemos que cuidar todos los detalles, desde las viviendas hasta las energías limpias y el cuidado del entorno. Deberán ser ciudades que no amontonen sin concierto enormes moles de concreto. Allí hay una gran biodiversidad con especies nativas tanto vegetales como animales y el tema del agua también está en primerísimo lugar, al igual que los ciclos de lluvias y sequías. Hay que recordar que esta zona del país tiene pocas zonas de Parques Nacionales, lo cual nos obliga a trabajar para lograr declararlas en algunas áreas y a estar mucho más alertas. ¿Cuál es el plan del gobierno en la Orinoquia?Esa es la nueva frontera agrícola del país. El presidente Santos la ve como una gran posibilidad de desarrollo y de producción de alimentos. Habrá que determinar cuáles son las zonas que se utilizarán para sembrados aptos para la generación de biocombustibles, desde luego, pero el énfasis principal será la seguridad alimentaria. Para ello también estamos mirando el tema de la infraestructura con el ministro Germán Cardona, y coordinándonos con el de Agricultura y el de Minas y Energía, ya que es una zona que requerirá también exploración de hidrocarburos y minería. ¿Qué pasará con los grupos indígenas?Estamos haciendo estudios al respecto porque muchas de esas comunidades indígenas son nómadas. Hemos encontrado que son comunidades cada vez más pobres, porque se les van agotando los sitios para sembrar, recolectar, pescar, y practicar sus ritos ancestrales. El presidente Santos dijo que no se sabía si el invierno había venido para quedarse, lo cual sería fatal. ¿Cuál es su diagnóstico?Bueno, todos sabemos que este desastre ha sido causado por el fenómeno de La Niña. Lo que va a pasar es que este tipo de eventos serán cada vez más largos en cuanto a duración y más frecuentes. Tendremos períodos muy largos de mucha agua y períodos muy largos de sequía, los cuales van a ser cada vez más cercanos entre sí. Eso es básicamente el cambio climático. Hay que tratar de mitigar esos efectos y, sobre todo, idear la manera de irnos adaptando y corrigiendo los errores del pasado.¿Como cuáles?Hay que mitigar los efectos de las inundaciones y, como es muy difícil mover a las personas que ya están instaladas en las zonas, mi idea es hacer viviendas palafíticas, al estilo de los zenúes, o como las he visto en Vietnam y Cambodia. La gente está muy arraigada a su territorio y es muy difícil obligarlos a salir. Hay que parar la deforestación indiscriminada, responsable de inundaciones y sequías y de que nuestros suelos sean cada vez más áridos. Tenemos que recuperarlos.Ha habido escándalo mediático en relación con su padre Jean Claude Bessudo, a quien han tratado de mezclar con el paramilitar alias ‘El Canoso’, ficha de Jorge 40, en el tema de la concesión del Parque Nacional Tayrona. También con la inhabilidad que usted tendría frente a Aviatur, concesionaria de varios Parque Naturales.Sobre el primer punto sólo puedo decirle que desconozco 1oo% ese tema, que conozco lo que mi padre ha declarado y que no me compete meterme en ese tema. En cuanto a la segunda parte de su pregunta, he sido muy clara en decir que esas fueron decisiones tomadas en el gobierno anterior, con unos términos de referencia muy claros, que se han cumplido. He dicho que habrá una persona encargada porque yo no me meteré, en absoluto, en temas relativos al ecoturismo en los Parques Nacionales donde esté la concesión Aviatur. Sí intervendré, desde luego, en lo que tenga que ver con el ecoturismo en el resto del país. Pasando a otro tema, el Código Minero está en estudio de la Corte Constitucional. Algunos dicen que con excepción de la prohibición absoluta de hacer exploración en los páramos, el resto es muy malo. ¿Qué dice usted?Hay que revisarlo y creo que debemos ser más participativos para tratar de mejorarlo en cuanto a las posibilidades de inversión en minería. Pienso que fue un error haber otorgado tantos títulos de exploración de los cuales aún no sabemos si abarcan Resguardos Indígenas, Parques Naturales o ecosistemas estratégicos. Hay una cantidad de personas que tienen títulos mineros y que creen que éste les da derecho de explotación. No es así y hay que decir que tanto el Ministro como el Viceministro de Minas han trabajado fuertemente para tratar de ordenar la casa. ¿No es absurdo que aunque no se obtenga la licencia ambiental para hacer explotación, los títulos no caduquen?Es clarísimo que tener un título para exploración no da derecho automático a la licencia ambiental para iniciar la explotación, como tampoco el hecho de invertir grandes cantidades en exploración. Por eso vigilaremos desde el mismo comienzo de la exploración para determinar si es permitida en ese entorno y, en caso tal, si cumple con todas las condiciones y requerimientos de ley. ¿Cuál es el plan frente a la minería ilegal?Ese es una de las grandes dificultades que enfrenta el gobierno, no solamente por el hecho de que sea minería ilegal, sino por todo lo que viene detrás, ya que por el enorme valor que tiene el oro hoy día, hay fuerzas oscuras que financian esta minería. Es algo muy complicado, pero el gobierno está interviniendo para parar la minería ilegal en muchas zonas del país. Ya se han hecho operativos con diferentes entidades como los Ministerios de Defensa, Minas, Ambiente, la Policía y la Fiscalía, para decomisar maquinaria. Pero pasa que por falta de conocimiento, algunos jueces sueltan a los responsables. El país necesita financiación y el tema de hidrocarburos y minería parece ser la solución. ¿Cómo hacer desarrollo y al mismo tiempo proteger el medio ambiente?Ese es uno de los retos más complicados que tiene el país. Necesitamos generar riqueza para lograr la prosperidad de la gente, disminuir la pobreza, crear trabajo, y asegurar educación. Al mismo tiempo, si no hacemos bien las cosas, seguiremos dañando nuestra diversidad; por eso hay aspectos que no son negociables. ¿Cuál es su criterio sobre las Corporaciones Autónomas Regionales, tan criticadas por el desastre invernal?Primero que todo las Corporaciones Autónomas Regionales son fundamentales para desarrollar las políticas del Ministerio del Medio Ambiente en las regiones. Ellas son nuestro brazo y por lo tanto una buena relación y una mejor coordinación entre ambos, son fundamentales. Tenemos que reconstruir confianza para poder trabajar con eficacia. Desafortunadamente el gobierno anterior se la pasó de pelea con las CAR y así no se logra nada. Nosotros entramos a trabajar desde el principio con los directores y hemos hecho talleres para montar los planes de acción de acuerdo a las políticas y la visión del Ministerio. Además, por primera vez amarramos presupuestos para saber con qué recursos contamos. En cuanto a la caída del decreto que reformaba a las CAR , trabajaremos un nuevo proyecto de ley para hacer correcciones, por ejemplo en la constitución de las juntas directivas y en la elección de los directores. Algunos le atribuyen falta de experiencia en un tema tan complejo como el del Medio AmbienteMi trabajo siempre ha sido muy ligado al mar y tal vez podrían argumentar que como he vivido tanto debajo del agua, no tengo conocimientos. Sí los tengo porque soy una estudiosa del tema. No diré que soy experta en todos los aspectos, pero cada día aprendo más. Hay temas que no son negociables, otros sí lo son y ahí es donde uno tiene que mediar con conocimiento de causa y argumentos. Yo me siento tranquila porque me conozco, porque soy una trabajadora incansable y porque quiero responder a la oportunidad que me dio el Presidente, con todas las fuerzas que estén a mi alcance.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad