Federación Nacional de Cafeteros hace llamado a sembrar más café

Federación Nacional de Cafeteros hace llamado a sembrar más café

Noviembre 28, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Federación Nacional de Cafeteros hace llamado a sembrar más café

Luis Genaro Muñoz, presidente de la Federación Nacional de Cafeteros. Fue gerente administrativo de la Federacafé y encargado de la gerencia general.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, confía en que en el 2013 la producción pase de los diez millones de sacos.

El sector cafetero ha sido uno de los más golpeados este año, con pérdidas que ascienden a $2,4 billones entre deudas y recursos que se han dejado de percibir por la revaluación del peso y el ‘sube y baja’ de precios en la Bolsa de Nueva York. Pero para la vigencia del 2013 el panorama será otro. El gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, explica los planes con los que la entidad le apuesta al aumento de la producción y competitividad del grano, así como el mensaje que le dará al Gobierno, los cuales dará a conocer en el Congreso Nacional del sector que se cumple entre hoy y mañana en Bogotá.Mucho se habla de la crisis del sector cafetero, pero ¿cómo cree que se puede mejorar la actividad?Ninguna crisis puede superarse con una sola medida. Pero yo hablo de sostenibilidad, la cual tiene tres puntas fundamentales: la económica, la social y la medioambiental, y hay que construir sobre las tres bases. Colombia tiene que aumentar su nivel de productividad y para eso tiene que seguir reconvirtiendo su caficultura. Por eso, desde hace tres años, nuestro foco ha sido cambiar la estructura productiva del café. Ahora, nos preocupa que se entienda que Colombia hoy es diferente. Por fortuna, y sin duda, es un país mejor, pero también es cierto que la economía es otra: la de un país minero y petrolero; eso, conjuntamente con la confianza y la oportunidad que los inversionistas han visto, ha sido la gran causa de que el peso se haya apreciado tanto. Hay que tener medidas más agresivas que propicien un peso más competitivo. ¿Para lograrlo la clave es la sostenibilidad?Ese es el eje que defendemos. Que el crecimiento de la agricultura sea sostenible, pero se necesitan apoyos para construir plantaciones muy bien preparadas, organizadas tecnológicamente en las variedades que son y con las edades correctas.Esa estructura cafetera en Colombia no existía. También está el tema del cambio climático, cuyos efectos no hemos acabado de entender; algunos científicos dicen que las zonas deben cambiar de vocación, pues en promedio los pisos términos variarían hasta en 400 metros. Entonces, o se adaptan las actividades agropecuarias o llegaremos a las fronteras de los bosques y lo único viable será la Orinoquía. Los Andes sí son viables, pero hay que hacer variedades de café que puedan adaptarse a esos cambios y conservar así el tejido social, eso es sostenibilidad. En esos periodos, saliendo de una crisis, es cuando tiene sentido que las políticas de Estado inyecten recursos a la actividad, a la inversión y a la productividad. ¿El llamado al Gobierno, entonces, es sobre más plata?En el nivel actual creemos que es fundamental tener apoyo directo al precio. La solicitud inicial del gremio es ayúdennos a hacer un precio de sustentación’ lo cual no se ha podido lograr, no por falta de voluntad, sino por falta de recursos en el presupuesto. Otro gran capítulo es una ley que respalde la agricultura y por lo tanto la caficultura; eso tiene que ver con el valor de los insumos y de los fertilizantes, así como con fortalecer líneas de crédito que fomenten la actividad. Los cafeteros hemos construido y desarrollado nuestras zonas, pero ya no lo podemos hacer todo; el Estado tiene que acelerar el desarrollo de la infraestructura; los cafeteros están preocupados porque no los vuelva a encontrar el próximo invierno en una situación precaria de vías terciarias.¿Respecto al precio del grano, en el 2013 subiría de los $540.000?Eso dependerá del comportamiento de las bolsas, que tienen un nivel de volatilidad como nunca se ha visto. Hay unos actores nuevos de mucha especulación para quienes su negocio no es el de los precios, sino el número de veces que puedan mover un dólar.Ahora dependemos de si los griegos estornudan o no, de qué dijo la canciller alemana y hasta de un computador que dispara órdenes de venta y compra de contratos según simuladores. Si uno habla con los actores del mercado y con los clientes del café de Colombia dicen que los precios no deberían estar tan deprimidos, lo cual coincide con cómo vemos que sigue creciendo la producción. El que se atreva a asomarse con anticipación a los precios, creo que de todos modos se va a equivocar.¿Como funcionaría el seguro para los pequeños cultivadores y cómo pueden acceder a él y en qué los beneficiará?La ley colombiana tiene un capítulo que puede ayudar a la agricultura cuando se ve afectada por los riesgos climáticos, como deslizamientos, erupciones volcánicas y granizadas. Fenómenos que de una u otra forma han afectado la caficultura. Lo complicado es que todos somos pequeños productores viviendo en el trópico y eso hace complejo el problema frente a los reaseguradores internacionales, a quienes les gustan latitudes menos variables en sus condiciones. La tarea que nos hemos puesto con el Ministerio de Agricultura, Finagro y la industria en general es buscar una forma en que podamos ofrecer ese seguro de manera universal, tomar una póliza única en la cual queden amparados todos los productores que tengan menos de cinco hectáreas, de manera automática, sin tener que adherirse.También se habla de beneficiaderos colectivos para el grano, ¿en qué consisten?Hemos desarrollado un proyecto de investigación en Antioquia que lleva un par de años. Se busca hacer un beneficiadero ecológico, donde haya cero desperdicio y cero contaminación; por el contrario, que de ahí salgan insumos para fertilizar. También que tenga un mejor mercado, porque el café que sale de ahí vale más que el producido individualmente. Funcionará como en el modelo de la leche: si el cafetero ‘ordeña’ su arbolito todos los días y alguien pasa y recoge a tiempo, es alta la posibilidad de hacer un proceso que dé un grano de calidad homogeneizada. De este modo bajará el nivel de horas, y eso disminuye el costo de producción. Con eso, al tener mejor calidad y un cliente vinculado, sube el ingreso. Eso lo hemos analizado cuidadosamente y funciona; por eso le propusimos a Finagro el esquema y nos aprobaron $30.000 millones para los primeros beneficiaderos.¿Cuándo se logrará una producción que pase de los 10 millones de sacos?El próximo año será de dos dígitos porque las hectáreas de producción darán para ello y porque ha sido totalmente diferente la oferta climática. Este año, en general, ha sido normal en términos de café, así que habrá árboles ‘descansados’, porque no vendrán de grandes productividades y estarán mejor preparados, más jóvenes y en variedades más productivas. Así la productividad cambiará de manera inmediata.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad