"Farc son un movimiento autónomo para decidir si crean su partido": Clara López

Marzo 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

Clara López, presidenta del partido Polo Democrático.

La presidenta del partido, Clara López, quien estuvo en Cali lanzando ‘Un millón de mujeres por la paz’, iniciativa para apoyar el Sí en la refrendación de los acuerdos. “Hemos apoyado en eso al Gobierno de manera decidida”, dice.

Quieren ser ‘Un millón de mujeres por la paz’. El movimiento ya lo han presentado en varias ciudades del país, incluyendo la capital del Valle del Cauca, pero será este martes, con la conmemoración del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, cuando se haga su lanzamiento nacional.

Clara López, presidenta del Polo Democrático Alternativo, es la creadora. Y a la iniciativa se sumaron varias líderes políticas del país.

¿De dónde sale la iniciativa ‘Un millón de mujeres por la paz’?

Nació de un grupo de mujeres que nos sentamos a conversar  sobre qué más podíamos hacer por la paz de Colombia. Vimos que  uno de los elementos faltantes  era el papel protagónico de la mujer  en las negociaciones de paz y  en su refrendación. Entonces la idea es sencilla: cada mujer consigue diez mujeres para multiplicarnos en red para llegar a un millón y ojalá superarlo, en una etapa de la vida nacional  en la que es crítica la legitimación del  proceso de paz mediante una refrendación masiva. Para ello nos vamos a convertir en veedoras  de paz,  en pedagogas, en constructoras.

Básicamente, es una campaña por el sí para el plebiscito

No sabemos si va a ser plebiscito u otro mecanismo de refrendación, pero vamos a impulsar ese sí a la paz cualquiera que sea el  mecanismo que se adopte.

Si no es el plebiscito, ¿qué otro mecanismo puede ser?

Se debe encontrar un camino en la mesa de La Habana para sacar adelante  el proceso de paz, porque por eso no se pueden dejar de firmar los acuerdos. Hay otras formas que se han venido planteando que no son sustitutivas de una refrendación popular, pero que le darían una seguridad jurídica a lo que se acuerde en La Habana y es una iniciativa de la que el  Gobierno ya está hablando.

¿De qué se trata?

Es una que nos plantearon en la reunión que hubo entre los partidos para la Unidad por la Paz hace dos semanas, mediante la cual se podría acudir a un acuerdo especial dentro del marco de los protocolos  de Ginebra, para que los acuerdos de paz fueran depositados dentro de esos convenios e hiciera parte del  bloque de constitucionalidad porque el proceso de conversión de esos textos de paz en normas legales tiene que guardar absoluta fidelidad. Tanto el Polo Democrático como las mujeres  de paz queremos ser garantes y verificadoras de que se guarde esa fidelidad de lo que se pacte en Cuba.

¿Cómo se siente el Polo participando en los procesos del Gobierno nacional?

Hasta ahora no hemos participado en ningún proyecto...

Claro que sí, en la bandera de Gobierno que es el proceso de paz...

Lo que hemos hecho desde que votamos por la paz, en cabeza de Juan Manuel Santos,  es poner en ejecución el ideario de nuestro partido, que es ponerle fin al conflicto armado y hemos apoyado en eso al Gobierno de manera decidida. Siempre ha sido una apuesta que tal vez confunde, pero la paz además de su profundo contenido político   es un asunto ético  y humanitario  que trasciende los partidos  y por eso nosotros nos sentimos muy cómodos  apoyando el proceso de paz.  Somos un partido de oposición  y desde el Congreso de la República  hemos cuestionando la política social, agraria, económica, minera, tributaria,  ambiental y eso no va a cambiar por nuestro apoyo a la paz.

Dicen que uno de los requisitos de las Farc es que usted sea la Ministra de Agricultura para tener garantías en es punto del acuerdo...

No sé nada al respecto y  no he recibido ningún ofrecimiento  del Presidente para ingresar a su gabinete.

¿Pero estaría dispuesta?

Yo soy ajena a alimentar especulaciones, me parece que si  da un ofrecimiento de esta naturaleza  lo tendré que analizar con toda la seriedad del caso  y si no se da, seguiré trabajando como he trabajado siempre por la paz. Pero no pienso que se debe alimentar especulaciones, cuando no hay nada concreto.

Justo después de que usted estuvo en Cuba, el Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, dijo que habría sanciones para quienes se reunan con los jefes de las Farc sin su permiso. ¿Usted lo obtuvo?

Desde luego que sí, y por escrito. Esos temas no se pueden dejar al azar, yo fui autorizada por Sergio Jaramillo para viajar a La Habana.

¿Cómo fue ese encuentro?

Muy interesante. Durante casi seis horas pasamos revista de cada uno de los temas que quedan por estudiar en La Habana  y pude  constatar que hay diferencias muy profundas entre las Farc y el Gobierno. Por el plebiscito, la constituyente, la preocupación de los guerrilleros por el sistema de justicia, porque el Gobierno no acepta que en el país todavía hay paramilitarismo y eso se traduce en preocupaciones  con un diagnóstico equivocado del fenómeno  para que puedan desarticular los grupos llámense como se llamen. Uno ve que hay distancias  muy grandes, pero también que hay voluntad de sacar el proceso adelante. La decisión está tomada y es  ponerle fin al conflicto armado.

¿Es importante poner la firma final de los acuerdos de paz el 23 de marzo, como fue prometido por el presidente Santos y ‘Timochenko’?

Es una fecha que podría ser simbólica y ojalá se firmara ese día, pero si no se cumple  no va en desmedro de su esencia principal, que es ponerle  fin al conflicto armado mediante un acuerdo. Estoy segura que ya tan cerca, que sino se da el 23, sí será  en una fecha muy próxima.

¿Usted cree que ha fallado la estrategia de comunicación del Gobierno frente al tema de la paz?

Estamos en una sociedad que todavía no ha profundizado su compromiso democrático  y el estricto sentido de la pedagogía y la socialización de contenido de los acuerdos es esencial, frente a los hombres que integran las filas de las Farc, como la sociedad civil. 

El Gobierno Nacional ha sido muy reservado, y me parece que eso ha sido una equivocación. Pero también una falta de generosidad y pluralismo en los medios. Mucha noticia unilateral desde la posición del medio y no desde la necesidad de los colombianos de informarse de un proceso tan importante como este.

¿Las Farc tendría cabida en el Polo?

No. Me parece que las Farc son un movimiento político armado y ellos deben tomar sus propias decisiones. Ellos determinarán en su momento qué van a hacer con su militancia política, cosa que nada tiene que ver con el Polo. Si crean o no su propio partido, eso no depende de lo que diga cualquiera, ellos son un movimiento autónomo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad