Falleció el líder y empresario antioqueño, Nicanor Restrepo Santamaría

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa y El Colombiano
Falleció el líder y empresario antioqueño, Nicanor Restrepo Santamaría

El empresario antioqueño Nicanor Restrepo Santamaría falleció a sus 73 años en Medellín.

Nicanor Restrepo, quien murió a los 73 años, además de una larga trayectoria como empresario también dejó huella en la política. Fue Gobernador de Antioquia entre 1983 y 1985.

El empresario antioqueño Nicanor Restrepo Santamaría falleció a sus 73 años en Medellín, a causa de una delicada enfermedad. El destacado líder estaba rodeado por sus familiares en el momento de su muerte y hasta el último momento conservó la calidez y buen humor que lo caracterizaron a lo largo de su vida. Restrepo estuvo al frente del Grupo Empresarial Antioqueño desde 1984, cuando ingresó como presidente de Suramericana, pero desde el año 2004 se había retirado para perseguir el sueño de ser de nuevo un estudiante, dedicarle más tiempo a su familia y trabajar en temas que lo apasionaban como la responsabilidad social y la paz. Su espíritu era el de un filántropo. Uno de los primeros en lamentar su fallecimiento fue le presidente Juan Manuel Santos quien escribió en su cuenta de Twitter "lamentamos de veras muerte de Nicanor Restrepo. Gran colombiano, gran caballero y gran amigo. Condolencias sentidas a sus allegados".En el año 2013, cuando participó como director invitado de la edición de aniversario de El Colombiano, le dedicó las páginas del periódico a la paz, la educación, la poesía y los valores que consideraba indispensables para transformar a nuestra sociedad en llamas. Sus amigos y colegas lo consideraron un maestro que más allá de hablar de negocios impartía lecciones de vida. Su trayectoria fue imparable y ejemplar. Bachiller del Colegio San José, estudió ingeniería administrativa en la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, sede Medellín, y desde muy joven se destacó en un imperio conformado por más de 100 empresas. Fue presidente de las juntas directivas de Nutresa, Inversura, Argos, Bancolombia y Smurfit Kappa Cartón de Colombia. Además también fue miembro activo de las juntas directivas de Sofasa, Éxito, Conconcreto, Carvajal y Solla. También fue presidente del Consejo Superior de la Universidad Eafit, miembro de la Sala de Dirección General de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, profesor honorario de la Universidad Nacional, presidente del Consejo Directivo de Proantioquia y miembro de consejos directivos de diferentes fundaciones. A lo largo de su laureada carrera, Restrepo fue una pieza clave para el crecimiento económico de Antioquia, sin embargo, su ajetreada rutina de hombre de negocios no lo dejaba descuidar el resto de sus pasiones: la lectura, el conocimiento. Podría decirse de él que fue un eterno estudiante. Cuando se despidió de su cargo en 2004, empacó sus maletas y se fue a estudiar a París. Hizo una maestría en Sociología, un doctorado y postdoctorado en Sociología Política en la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales donde acudía a clases, como cualquier estudiante sediento de ser feliz en la ciudad luz, montado en una bicicleta. Como figura política, Nicanor Restrepo también deja huella en la historia del país. Fue Gobernador de Antioquia entre 1983 y 1985 durante el mandato de Belisario Betancur, quien siempre lo consideró su amigo y mejor consejero. Esta cercanía con el poder la llevó siempre con altura, de manera desinteresada, con el bien común como objetivo primordial. Su modestia, inteligencia y nobleza fueron las virtudes que le sirvieron de estandarte. Y por eso fue una voz difícil de ignorar para sus sucesores, un ejemplo para sus colegas, un amigo incondicional de sus 12 hermanos y un motivo de orgullo para sus hijos. Nicanor Restrepo fue uno de los consejeros más confiables del presidente Juan Manuel Santos en el Proceso de Paz. Soñaba con ver una Colombia libre del conflicto y aunque sus ojos no pudieron ver esa paz anhelada, las palabras que escribió cuando fue director por un día de este medio pueden servir como una orientación necesaria que guíe el curso de lo que se avecina en este proceso: “Esta oportunidad de poner fin al conflicto interno por medio de una negociación política, quizás la última en muchos años, hay que cuidarla y preservarla con especial persistencia para evitar ser condenados a soportar de nuevo cientos de miles de muertos y a sacrificar las oportunidades de crecimiento humano y económico”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad