Estudio determina que monos usados por Patarroyo son naturales de Colombia

Estudio determina que monos usados por Patarroyo son naturales de Colombia

Julio 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Estudio determina que monos usados por Patarroyo son naturales de Colombia

Manuel Elkín Patarroyo, científico colombiano.

Con el estudio se desvirtúa la demanda que no permite al científico desarrollar su trabajo y en la que se sostiene que, además de que Patarroyo trafica con los primates, éstos están en vía de extinción.

El científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo, quien trabaja desde hace casi tres décadas en la búsqueda de una vacuna sintética contra la malaria, recibió una muy buena noticia en las últimas horas. Se trata del ‘Estudio del género Aotus al sur de la Amazonia colombiana, fase 1’ que permitió la confirmación de que la especie de monos conocida como Aotus Nancymaae, es natural de Colombia. Este estudio, realizado gracias al convenio suscrito entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Instituto de Investigaciones Científicas Sinchi, Corpoamazonia y el Instituto de Genética de la Universidad Nacional de Colombia, fue socializado el pasado viernes en la capital del país. El estudio desarrolló un trabajo científico sobre primates no humanos presentes en el sur de la región Amazónica (que Colombia comparte especialmente con Brasil y Perú), y que le permitió al Instituto Sinchi el establecimiento de las bases demográficas de poblaciones del género Aotus en cinco localidades “como soporte a la definición de tasas de aprovechamiento que garanticen la conservación de las poblaciones”, destaca el Instituto en su página de Internet. “La estimación, altamente probable, de la existencia de un linaje histórico de Aotus Nancymaae al norte del río Amazonas y la evidencia de actividad reproductiva en los primates”, fueron otros de los resultados socializados ante académicos, científicos, estudiantes y comunidad en general, en el auditorio del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional. El proyecto se ejecutó en el municipio de Puerto Nariño (Amazonas), en territorio del Resguardo Indígena Ticoya, compuesto por 22 comunidades. Allí se obtuvieron datos ecológicos, morfológicos y muestras de los primates presentes en la región. Luz Marina Mantilla, directora del Sinchi, en diálogo con Colprensa confirmó que “el Aotos Nacymaae está en el territorio colombiano”, y dijo que “es altamente probable la presencia de un linaje histórico de ese Aotos Nancymaae al norte del río Amazonas, estamos hablando del Trapecio Amazónico”. La experta dijo que el estudio concluyó que existen datos de Aotus Nancymaae y de Aotus Vociferan (otra especie de primates muy similar que habita en el Trapecio Amazónico) que indican que “hay una actividad reproductiva y unas identidades similares”, según las capturas que se hicieron en este estudio. “Se puede decir que 11% de la muestra obtenida en nuestro estudio corresponde a primates que fueron liberados y que se encontraban ecológicamente integrados a la población. Esta confirmación de Aotus en territorio colombiano fue comprobada por datos moleculares realizados por el Instituto de Genética de la Universidad Nacional”, agregó la directora del Sinchi. Teniendo en cuenta que las dos especies de Aotus (Nancymaae y Vociferans) que habitan en esa parte de la selva amazónica son muy similares y diferenciarlos a simple vista no es fácil, Mantilla destacó la importancia del hallazgo. “Para nosotros es importante la presencia de los Aotos Nancymaae en territorio colombiano. Las apreciaciones de carácter morfológico son muy difíciles y sobre ellas no se pueden concluir cosas”, dijo la experta, y concluyó: “Las acciones de comprobación están montadas en estudios de campo, diseño estadístico y la comprobación molecular de la Universidad Nacional”. Es una gran noticia: Patarroyo El científico Manuel Elkin Patarroyo calificó la revelación del estudio como “una gran noticia”, pues explicó: “hemos sido sancionados por casi cuatro años, prohibiéndonos la recepción y captura de los micos por una información que nunca fue cierta ya que esos micos (los Aotus Nancymaae) se encuentran también en Colombia y en una proporción altísima”. Patarroyo le dijo a COLPRENSA que la sanción que le impuso el Consejo de Estado para que no capture más Aotus “es injusta, entre otras cosas porque esa especie no se encuentra en peligro de extinción, pues los micos se devuelven vivos, en excelentes condiciones generales. Tanto así que se integran con los otros monos y mantienen una muy buen actividad reproductiva”. Según el científico, la sanción; que dice afectó sensiblemente el avance de sus investigaciones sobre la malaria, “se basó en una información que no era cierta ya que esos micos se encuentran en territorio colombiano, y fuera de ello son liberados en excelentes condiciones”. El próximo 21 de julio es el último plazo que tiene la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia que dirige Patarroyo para liberar el último mico de un total de 30 que permanecieron en el laboratorio. “Lo que viene con esta gran noticia es pedirle respetuosamente al Consejo de Estado, que nos revocó el permiso (de capturas micos), que nos reactive nuevamente el permiso. Esperamos que en pocos meses terminemos todas las investigaciones, porque la malaria sigue matando cada año a un millón de personas en el mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad