Estos son los temores que generó la reforma a la Justicia Penal Militar

Diciembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estos son los temores que generó la reforma a la Justicia Penal Militar

En una de sus últimas decisiones polémicas, la Justicia Penal Militar absolvió a 147 uniformados involucrados en el sonado caso de la ‘guaca’ de las Farc, que en el 2003 se habrían apoderado de miles de millones de pesos que el grupo guerrillero había enterrado en el Caquetá.

Especialistas en el tema de la justicia aseguran que no habrá confianza mientras los tribunales castrenses no cuenten con los recursos y la preparación suficiente.

Pese a la discusión que se generó en torno a si la reforma al fuero militar abre o no la puerta a la impunidad, los especialistas creen que ni esta reforma, ni ninguna otra, le va a generar confianza al país mientras no se fortalezca la Justicia Penal Militar.Porque si bien el propósito de crear una justicia castrense fue garantizar que los militares y policías no fueran procesados y condenados por tribunales civiles, que poco conocen de la forma como se libra el conflicto interno, han sido muchas las limitaciones que los tribunales militares han tenido para investigar y sus resultados. Esto, por lo general, se confunde con favorecimiento e impunidad.El exvicefiscal general Francisco José Sintura dijo no creer que la Justicia Penal Militar abra la puerta a la impunidad de los uniformados porque es muy clara al remitir a la justicia ordinaria los eventos en los cuales no tiene jurisdicción. “Lo que ocurre es que se ha vuelto sinónimo de impunidad, y continuará siéndolo, si no cuenta con los recursos suficientes para emprender una reforma real”.“La pregunta que tenemos que hacernos es: ‘¿Tenemos los recursos suficientes para implementar una Justicia Penal Militar eficiente?’. De nada vale hacerle reformas a la estructura penal militar, si por allí va a pasar una cantidad de procesos que no van a tener una investigación real, eficaz y cierta porque entonces ocurrirá lo mismo que con la justicia ordinaria, que por precariedad de recursos colapsó totalmente”, dijo Sintura.Han sido famosos algunos casos en los que se ha cuestionado el papel de la Justicia castrense. Entre ellos el proceso contra los uniformados que encontraron la ‘guaca’ de las Farc, el proceso por la masacre de policías en Jamundí, que debido a las críticas se pasó a la justicia ordinaria, y la poca y lenta gestión en el caso de los ‘falsos positivos’.El analista y director de la Fundación Seguridad y Democracia, Alfredo Rangel, consideró que a pesar de las limitaciones con las que viene operando la Justicia Penal Militar en Colombia, presenta niveles satisfactorios de funcionamiento.“Es cierto que se han presentado casos de juicios que no han sido objetivos y en los cuales no ha habido neutralidad de parte de los jueces militares, y ese es un aspecto que se debe modificar y mejorar, pero de ninguna manera se puede decir que la Justicia Penal Militar sea un sinónimo de impunidad”, aseguró Rangel.Sobre las reformasPara los analistas es claro que la justicia militar que opera hoy dista mucho de la que conocimos y tantas críticas recibió en los años 90. Poco a poco se ha fortalecido la Fiscalía Militar, la Defensoría Pública Militar y existe un verdadero Código de Justicia Penal Militar.El exfiscal general Alfonso Gómez Méndez está convencido de que el problema de la Justicia Penal Militar no es de recursos y lo que falta es cumplir plenamente la Constitución, “incluso la del 86, que se cumpla la fórmula que dice que ‘de los delitos cometidos por miembros de la Fuerza Pública en servicio activo y en relación con el mismo servicio, conocerán las cortes marciales o penales militares’”.“Para mí lo importante es que el Consejo Superior de la Judicatura, en términos de competencia, diga claramente cuáles casos deben ir a la Justicia Penal Militar y cuáles a la justicia ordinaria y que se desvincule la justicia militar del mando propiamente dicho, como se ha aplicado en los últimos años con el Tribunal Superior Militar”, dijo Gómez Méndez.El representante a la Cámara Iván Cepeda aseguró que medidas como la que aprobó el Congreso, de ampliar el fuero militar, va en contra de las víctimas.“Parece que las cifras sobre impunidad que llegan al 98% en los casos de falsos positivos y ejecuciones extrajudiciales, entre otros delitos cometidos por agentes del Estado, no fueron razón suficiente para rechazar la ampliación del fuero militar”, dijo el congresista.Jaime Bernal Cuéllar, exprocurador general de la Nación, dijo que las cosas hay que mirarlas objetivamente. “En primer lugar, se parte del sujeto de que cualquier infracción que cometa un miembro de la Fuerza Pública pasa a un tribunal para que determine si es de la justicia ordinaria o si es de la Penal Militar. De ahí se ha interpretado que todo lo van a mandar a la Justicia Militar y yo no creo que vaya a operar de esa forma”.En defensa del fuero salió el senador Juan Manuel Galán, quien fue el ponente de la iniciativa y aseguró que “no habrá impunidad porque la Fiscalía mantiene la autonomía de enviar el caso a la justicia ordinaria si considera que hay indicios de un delito por fuera del servicio”.De acuerdo con la reforma aprobada por el Congreso de la República y que pasó a sanción presidencial, la Corte Suprema de Justicia sigue como máxima instancia de decisión judicial y los fallos de la Justicia Militar son demandables, lo que les brinda garantías a las víctimas.¿Beneficia a los militares?Mientras los críticos de la justicia militar insisten en que el fuero es una prenda de garantía de que quienes cometan delitos, incluso contra el Derecho Internacional Humanitario no tendrán castigo, quienes defienden las garantías para los uniformados creen que la reforma al fuero terminó restringiéndolos aún más.“Creo que el alcance del fuero militar se ha reducido de manera muy drástica, debido a que 18 delitos han sido excluidos de su jurisdicción. Delitos que generalmente se cometen en los conflictos armados; de tal manera que este fuero quedaría reducido, prácticamente, a situaciones de paz. El fuero militar en Colombia queda como uno de los más limitados a nivel internacional y no creo que ofrezca garantías a las tropas en el marco del conflicto que vive el país”, dijo Rangel. El exfiscal Alfonso Valdivieso señaló que la Justicia Penal Militar debe partir de la consideración de que es una justicia que no fue creada para favorecer a los militares sino que es una justicia para representar a la sociedad ante autoridades castrenses.“Es ahí donde radica su importancia y es por eso que debe garantizar más transparencia de la que ha tenido. Y si un caso debe ir a la justicia ordinaria, que pase de inmediato a la jurisdicción que corresponda. Que no sea una justicia de bolsillo, sino una justicia que le dé garantías y tranquilidad a la sociedad, una justicia especializada, con rigor y con transparencia”, consideró Valdivieso.Para el exmagistrado de la Corte Constitucional Carlos Gaviria Díaz la mejor garantía es que el fuero se quede igual porque “está perfectamente consagrado en la Constitución y hay una doctrina de la Corte Constitucional muy constante que lo consolida todavía más”.“En el ámbito internacional hay mucha preocupación porque el cambio del fuero equivale a reclamar para los militares que no haya vigilancia ni control en sus operativos y que sean ellos mismos los que se juzguen. Esa preocupación de la comunidad internacional es bastante fundada”, concluyó el exmagistrado Gaviria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad