Estos son los políticos 'extranjeros' que vienen al Valle a pescar votos

Julio 30, 2017 - 07:45 a.m. Por:
Judith Gómez Colley / Editora de Poder 
Elecciones

Colprensa

La pesca de votos en el Valle del Cauca por parte de los políticos foráneos que aspiran a llegar al Senado de La República en las elecciones del 2018 en esta ocasión pinta como toda una ‘subienda’.

Aunque el fenómeno se da cada cuatro años con cada elección legislativa, el lanzamiento del anzuelo parece que esta vez empezó más temprano y ya son varios los políticos que lo han mordido.

Pese a que la campaña electoral no ha arrancado de lleno, desde hace algunos meses en Cali y el Valle del Cauca se comenzaron a sellar alianzas entre concejales, diputados, aspirantes a la Cámara y otras estructuras políticas con candidatos al Senado de otras regiones, entre ellos varios costeños y paisas.

La situación ha prendido las alarmas en algunos partidos, especialmente entre el Liberal y el Conservador que, al decir de algunos de sus dirigentes, pueden ser los más damnificados con esta situación.

Según cálculos de experimentos políticos de la región, los foráneos en solo esos dos partidos podrían hacerse al menos a 120.000 votos en este departamento.

Si bien es cierto que la circunscripción al Senado es nacional y los aspirantes a esa corporación pueden pescar votos en todo el país, en este departamento el fenómeno ha venido en ascenso y en los comicios del 2014 fueron muchos los sufragios que quedaron en poder de aspirantes externos.

Los ejemplos son claros. En el Partido Liberal, candidatos de otras zonas lograron capturar cerca de 50.000, lo que condujo a que los rojos vallecaucanos solo lograran una curul: la de Édinson Delgado y que se quemaran aspirantes nativos.

La lista roja de los que sumaron en este departamento es larga, entre ellos están el caucano Luis Fernando Velasco, quien se hizo a 10.263 votos, siendo el foráneo con mejor registro. También están el santandereano Horacio Serpa, los bogotanos Juan Manuel Galán y Viviane Morales, el nariñense Guillermo García Realpe, la antioqueña Sofía Gaviria, entre otros.

Por los lados del conservatismo, la pérdida fue de un poco más de 40.000 votos, lo que también llevó a que solo obtuvieran una curul (Mauricio Delgado) y se quemaran figuras reconocidas como Germán Villegas. Entre los azules que llegaron en busca de sufragios, el más beneficiado fue el manizaleño Luis Emilio Sierra, quien se llevó 13.399 votos. También el risaraldense Juan Samy Merheg, los barranquilleros Efraín Cepeda y Roberto Gerlein, la nariñense Miriam Paredes; Hernán Andrade y una veintena más.

Esos dos casos muestran que el Valle del Cauca es un departamento muy apetecido por políticos de otras zonas.

Hasta personajes que hoy están en la mira de las autoridades estuvieron de pesca por acá, entre ellos los senadores cordobeses de la U, Bernando ‘El noño’ Elías y Musa Besaile, que se llevaron algo más de 2000 votos y ya buscan nuevamente contactos políticos.

Por eso, Jorge Homero Giraldo, presidente del Directorio Liberal Departamental, sostiene que la situación para su partido y para otros estará complicada en las elecciones de 2018.

En el caso de los rojos, asegura, que la votación estará muy repartida y con los acuerdos que se están haciendo se está poniendo en riesgo la curul actual y a los candidatos al Senado de esta región, ya que podrían dejar de recibir 70.000 votos o un poco más.

¿Por qué ocurre?

Para algunos líderes la pesca de votos de senadores o aspirantes al Senado en esta región ha terminado convirtiéndose en un negocio para financiar campañas a la Cámara, para obtener contratos de orden nacional y para fortalecer sus estructuras políticas.

También, explican, que el fenómeno se da porque no hay el sentido de pertenencia y muchos líderes no piensan en la región y cada quien trabaja en función de sus conveniencias futuras.

Un político, quien pidió reserva de identidad, asegura que muchos dirigentes volvieron estas alianzas negocios personales y hacen millonarios pactos -que empiezan desde $400 millones- con candidatos de otros departamentos, que se llevan los votos y luego se olvidan de la región.

Por eso agrega, que muchos políticos de Cali y el Valle no tienen en cuenta su región ni piensan en ella.

El concejal conservador Fernando Tamayo, quien hizo un acuerdo con la senadora Miriam Paredes -a la que aspira a colocarle entre 10.00 y 12.000 votos-, sostiene que no se trata de negocio y que lo hizo porque la congresista tiene un trabajo social y político en Cali y el Valle, ha generado obras y ha bajado recursos nacionales para municipios del norte. “Ella queda con el compromiso de retribuir al Valle del Cauca”.

Tamayo asegura que los congresistas de acá, con muy contadas excepciones, no trabajan por la región y eso se pudo ver en el tratamiento que tuvo el Valle en la reforma tributaria. Mientras en Antioquia y la Costa Caribe los parlamentarios se unieron para aminorar el impacto de la misma, acá eso no pasó.

El concejal conservador, quien niega que el acuerdo con la senadora Paredes sea por contratos, explica que él tiene un movimiento independiente y busca consolidarlo para, en un futuro, tener diputado o para él mismo aspirar a la Cámara. “Al apoyar a una senadora foránea no hay problemas con eso, pero si lo hago con un candidato del Valle no tengo esa posibilidad porque estos lo que buscan es fortalecerse ellos y sus movimientos. Ya sobre eso he tenido experiencias”.

El exgobernador y dirigente conservador Ubéimar Delgado considera que aunque el fenómeno no es nuevo, se ha incrementado por el desespero de muchos senadores, que son candidatos, que han fracasado en sus regiones y vienen al Valle “donde hay muchos grupos independientes y hacen acuerdos con ellos, ayudados por la mermelada nacional”.

Es que además del acuerdo de Tamayo con la senadora Paredes, otros líderes conservadores tienen alianzas con foráneos.

Entre ellas están la de la diputada Amanda Ramírez con la huilense Esperanza Andrade -a la que le podría sumar algo más de 8000 votos-, quien aspira a ocupar la curul en el Senado que hoy tiene su hermano Hernán Andrade. A esta candidata también la apoya el líder Ómar Valencia.

El exconcejal Albeiro Echeverry tiene un trato con el senador conservador de Risaralda Juan Samy Merheg que podría llevarse algo más de 5000 votos.

Los rojos, repartidos

Pero las alianzas también abundan entre los liberales. Se sabe que ya han hecho pactos con candidatos al Senado aspirantes a la Cámara. Uno de ellos es el exconcejal Uriel Rojas quien llegó a un “acuerdo programático” con el senador barranquillero Álvaro Ashton, que podría llevarse 14.000 votos.

Rojas explica que se alió con un foráneo porque trató de hacerlo con el senador Édinson Delgado y no se pudo, pero asegura que no fue pensando en plata para financiar su campaña, como se ha dicho.

Además, dijo, que el Senador les ha ayudado a fortalecerse.
Otro costeño que ya tiene acuerdo es Fabio Amín, quien aspira a llegar al Senado y en el Valle hará fórmula con el exdiputado Andrés Mauricio Chicango, quien busca reemplazar a su madre Nancy Denisse Castillo en la Cámara. El cordobés podría sumar 10.000 votos.

Otras alianzas son la de Felipe Campo (Cámara) con el senador Horacio Serpa. El candidato a la Cámara Juan Fernando Reyes está buscando apoyos por fuera, pero aún no ha definido. Incluso se habló de volver a hacer fórmula con el senador Luis Fernando Velasco, pero tampoco está concretado.

El sector de la excongresista María del Socorro Bustamante, donde milita la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, respaldará al senador Guillermo García Realpe y el exrepresentante José Arlen Carvajal, al senador Velasco.

La concejal Clementina Vélez continuaría apoyando al senador Germán Hoyos, del grupo de la U de su fallecido amigo Luis Guillermo Vélez. El senador Jaime Durán cuenta con el respaldo de la colonia santandereana.

Candidatos de otros partidos también harán su pesca en el Valle del Cauca. Entre ellos el senador de Cambio Radical, Juan Carlos Restrepo, quien es apoyado por el representante Carlos Abraham Jiménez. Iván Cepeda, del Polo -aspira a repetir en el Senado-, según amigos de su colectividad, pescaría un poco más de cinco mil votos.

En el Partido de la U, que en el 2014 sufrió también las consecuencias de la pesca —se le llevaron algo más de 35.000 votos— la alerta es especialmente por los candidatos costeños que se están metiendo en sus predios.

Con la subienda apenas iniciando, lo grave, sostienen políticos, es que se avecinan más alianzas, que le quitarán espacio a los aspirantes vallecaucanos.

Políticos que serían foráneos 

  1. Miriam Paredes, senadora conservadora de Nariño.
  2. Esperanza Andrade, candidata al Senado. Es de Huila.
  3. Álvaro Ashton, senador liberal oriundo de Barranquilla.
  4. Fabio Amín, aspirará al Senado. Es de Córdoba.
  5. Guillermo García Realpe, senador nacido en Nariño.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad