Estos son los beneficios al desarrollar la motricidad del pie

Estos son los beneficios al desarrollar la motricidad del pie

Diciembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Estos son los beneficios al desarrollar la motricidad del pie

Al final de la secuencia los estudiantes toman papel y marcador o lápiz para dibujar y escribir en espejo (hacia la izquierda y hacia la derecha) con ambos pies.

Active otras destrezas físicas, sociales, artísticas y cognitivas.

Lograr con los pies las mismas destrezas que tenemos con las manos no es materia exclusiva de los discapacitados, pero sí de la pedagogía Waldorf, un modelo centrado en el ser: educa hacia la libertad y el mejoramiento de la inteligencia social, emocional y cognitiva.Es así como los alumnos del colegio Waldorf Luis Horacio Gómez, de Cali, logran escribir y dibujar con ambos pies, una habilidad desconocida en la educación convencional.La creadora del proyecto, la maestra Nancy Arias Baquero, orienta esta actividad lúdico-pedagógica en su clase de euritmia, donde logra que los estudiantes tengan un dominio con las extremidades inferiores, con buenos resultados.Entrenarse para poder agarrar (hacer la pinza), entregar, escribir en espejo (hacia la derecha y hacia la izquierda), en mayúsculas y en minúsculas y dibujar con ambos pies, trae beneficios.A nivel de salud física, “estos ejercicios hacen que el estudiante sensibilice sus pies y active sus diferentes centros reflexológicos que hay en sus plantas; ejerciten la musculatura abdominal, de las piernas y del resto del cuerpo; por lo tanto, se fortalece el sistema inmunológico;”, explica la docente.Además, la respiración se torna más profunda y oxigena mejor el cerebro y tranquiliza a los alumnos. Las dosis de dopamina (hormonas de la felicidad) generadas predisponen al estudiante para un mejor y más rápido aprendizaje, y como la intención y la voluntad se dirigen al movimiento y al agarre, se alcanzan niveles altos de concentración. Entre los logros sociales, el carácter lúdico derriba las barreras de comunicación entre los alumnos; aumenta la seguridad en sí mismos, eleva la autoestima, propicia el reconocimiento del compañero, fomenta el trabajo en equipo y favorece las relaciones interpersonales.Desde lo artístico, el asumir otras corporalidades les estimula la creatividad e inconscientemente, la actividad cerebral. “Al pasarse los objetos con los pies, deben intentarlo boca abajo, boca arriba, gatear hacia adelante y hacia atrás. Y al escribir, dibujar o pintar, desarrollan sus propias técnicas, y eso genera otra dinámica en el cerebro”, dice la profesora Arias. La médico Luz Stella Triviño, candidata a posgrado en medicina antroposófica, sostiene que “al desarrollar la motricidad de las extremidades inferiores, estimula el hemisferio cerebral derecho, que es el del sentir y de la intuición, mientras que en la educación tradicional se educa desde la lógica, lo analítico, lo cuantitativo y lo cognitivo (hemisferio cerebral izquierdo), creando una falta de armonía en el ser humano que lo puede llevar a enfermar. Este desequilibrio ocasiona, dice la médico Triviño, niños nerviosos, agresivos, hiperactivos o con déficit de atención. “Esta preponderancia hacia lo cognitivo en la escuela tradicional y con poca estimulación del hemisferio derecho, no permite al niño ir a lo sensible, lo cualitativo, al detalle y el proceso se pierde por la búsqueda del resultado”.En cambio, en la clase de euritmia, el estudiante tiene que estar presente en su pensar, su sentir y su voluntad, estar unidos en total armonía y eso crea salud y más desarrollo de su potencial en todos los sentidos. Los alumnos ratifican que además de divertido, repercute en su capacidad de discernimiento.Arias señala que un alumno Waldorf es capaz de encontrar soluciones rápidas ante cualquier reto en la vida. “Los jóvenes Waldorf en la universidad se integran fácil al grupo y son capaces de liderar cualquier proceso”, enfatiza Arias.La docente desarrolló su metodología de los pies acorde con la pedagogía Waldorf –creada por Rudolf Steiner en 1912–, dirigida por la maestra Úrsula Locher desde Suiza para maestros del Colegio Waldorf Luis Horacio Gómez.En dos años de investigación y con tan buenos resultados, la profesora Arias ya acuñó el término ‘piedipular’, alusivo a la destreza motriz de los pies, equivalente al verbo manipular (motricidad manual). Y en agosto fue invitada a Rusia a exponer sus logros del proyecto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad