Esteban Cortázar enloqueció a las colombianas con su colección

Julio 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S., enviada especial a Medellín.

Aunque al desfile inaugural de Colombiamoda fue visto en vivo por 1.500 personas y seguido por cientos de personas a través de la TV, mujeres como Gloria Restrepo, quien ya ronda por la sexta década de su vida quedó “matada” con la propuesta del creador colombiano.

El estilo de las jóvenes parisinas reinterpretado por Esteban Cortázar literalmente enloqueció a las mujeres colombianas quienes este martes, a primera hora, acudieron a comprar la colección que se lanzó el lunes durante la apertura de Colombiamoda.Aunque al desfile inaugural fue visto en vivo por 1.500 personas y seguido por cientos de personas a través de la TV, mujeres como Gloria Restrepo, quien ya ronda por la sexta década de su vida quedó “matada” con la propuesta del creador colombiano.Ella junto a sus cuatro amigas lo vieron por TV y no dudaron en madrugar al Éxito de El Poblado, en Medellín, a comprar la colección y en menos de una hora ya tenían cuatro carritos de mercado llenos con prendas de Cortázar.“Todo es espectacular y los precios son muy buenos” , comentó Gloria quien se llevó a casa chaquetas de cuero, blusas formales y otras más informales en tonos rosa, negro y gris. Por supuesto, nada lanzado pero sí muy clásico y recatado.Y es que el buen sabor de boca que dejó Cortázar tras el desfile tuvo un efecto dominó en las cajas de los almacenes. De hecho, ni el propio diseñador creía haber hecho algo tan especial para las mujeres colombianas.Durante los 45 minutos en los que atendió medios sin descanso tras culminar el desfile, un relajado Cortázar de camiseta gris, jean negro y botines lucía emocionado no cabía de la dicha y parecía contener las lágrimas cuando sus amigos se acercaban a felicitarlo.Él mismo decía que su desfile inaugural en Colombiamoda era como su prueba de fuego porque era tener las miradas de toda Colombia, encabezadas por las de sus papás, su abuela y sus amigos en primera fila. “Nunca había sentido algo así, ni siquiera cuando estuve en Ungaro. Nunca había experimentado lo que era presentar una colección y al día siguiente que la gente la comprara. Son dos cosas distintas pero esto, esto es… sin palabras” .Aunque en pasarela el riesgo y la actitud al lucir las prendas fueron la nota predominante con piezas en transparencia, cortes transversales, acentos urbanos y una nueva propuesta de explotar la sensualidad femenina, muchos asistentes llegaron a dudar que las colombianas se le midieran a lucir un Cortázar.“Esto es para una mujer que tenga mucha fortaleza, que se sienta mujer, que se sienta divina y que no le tenga miedo a la moda y al estilo personal. Que mezcle las prendas como ella quiera o como yo se lo propongo” , anotó el diseñador.Y las mujeres captaron el mensaje. Lo más sorprende es que a las 8:30 a.m. el perfil de las compradoras no fueron jóvenes entre 15 y 30 años como algunas personas creerían, todo lo contrario, eran mujeres entre 40, 50 años y hasta más.Sobre las 9:00 a.m., con sólo 30 minutos de venta al público, las cajas ya registraban compras por 250.000, 300.000 y hasta más de 500.000 hechas por señoras que armaron pintas con chaquetas en cuero, blusas de manga larga con transparencia, vestidos y pantalones.Treinta minutos más tarde la locura por un Cortázar llevó a que muchas mujeres se pararan en la pequeña puerta de la bodega a esperar por un nuevo surtido de piezas con más tallas. Y no era para menos: con 20.000 se podía adquirir pulseras, camisetas básicas sin costuras desde 39.900, vestidos desde 130.000, abrigos desde 249.900 y por supuesto la joya de la corona: una chaqueta en puro cuero con diseño de cierres, así como un par de zapatos, cada uno en 399.900.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad