"Este será, nos les quepa duda, el Congreso de la paz": Santos

Julio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias Colprensa y AFP

Durante su discurso de instalación del nuevo Congreso, el Presidente señaló que la responsabilidad de los senadores será legislar por una nueva nación.

En un discurso enfocado en la consecución de la paz para todos los colombianos en donde el nuevo Senado y Cámara de Representantes serán fundamentales, incluyendo los sectores de la oposición, se centró el presidente de la República, Juan Manuel Santos, al instalar el Congreso de la República este domingo 20 de julio. Al comparar el papel hecho por la Selección Colombia de Fútbol en el pasado Mundial de Brasil, donde prevaleció la unidad del país, Santos aseguró que así debe pasar con la paz que anhelan todos los colombianos e hizo un llamado a la reconciliación a los sectores que han sido opuestos a él, como también a los millones que votaron por otras opciones en las pasadas elecciones presidenciales. “Hemos vivido un gran ejercicio democrático en el que todos expusimos nuestra visión del Estado y de la sociedad, y al final de este proceso no han quedado vencedores ni vencidos sino una sola nación que avanza en el camino de la reconciliación”, expresó el Mandatario en el discurso. Santos señaló, en al menos dos ocasiones, que “la paz es el valor supremo de toda sociedad y en su construcción cabemos todos” y planteó que “no ahorraré esfuerzo alguno para ejercer el mandato que he recibido, de la mano y con el concurso de todos mis compatriotas, sin excepción”. El Presidente además planteó que “no soy solo el Presidente de los que votaron por mí... Soy también el Presidente de los que no votaron por mí”. Insistió en que “depende de nosotros mantener en alto la bandera y seguir avanzando por el camino de la concordia, de la prosperidad, de la equidad y de la paz”. En cuanto a las leyes que dejó la pasada legislatura, el Mandatario planteó que lo aprobado en el Congreso que terminó se abrió paso a la nueva Colombia, “que avanza hacia la paz con prosperidad social, y que se pone metas ambiciosas como las de ser la nación más educada de la región o erradicar la pobreza extrema”. Y respecto al Congreso que se instaló hoy, consideró que “yo estoy seguro –estoy convencido– de que vamos a lograr resultados tan buenos o mejores con el nuevo Congreso que hoy instalamos, siempre pensando en el bien de nuestro país”. “El nuevo Congreso –eso esperamos– tendrá en sus manos la enorme responsabilidad de apoyar la implementación de los acuerdos y de legislar para una nueva nación: la nación del posconflicto”, sostuvo. "Porque este será –no les quepa duda– ¡el Congreso de la paz!", concluyó. Varias reformas en la agenda legislativa Por su parte, el expresidente Álvaro Uribe, permaneció impávido y no saludó cuando llegó al Salón Elíptico del Capitolio Nacional. Tampoco él ni su bancada aplaudió en ninguno de los apartes del discurso de Santos, solo se limitó a lanzar uno que otro bostezo y a tomar apuntes del discurso. El expresidente tendrá sus propios opositores liderados por los senadores Iván Cepeda, del izquierdista Polo Democrático Alternativo, y Claudia López, del Partido Verde, quienes en diversas oportunidades cuestionaron la supuesta cercanía del expresidente con los grupos paramilitares.Uribe también podría afrontar fuertes debates políticos por los escándalos de su gobierno relacionados con las escuchas ilegales a opositores, jueces y periodistas, además de presuntos actos de corrupción y asesinatos de civiles presentados como guerrilleros dados de baja en combates.Pese al clima caldeado que se espera en el nuevo Congreso luego del triunfo de Santos sobre el candidato uribista, Óscar Iván Zuluaga, el 15 de junio, el reelecto presidente cuenta con un aumento de la confianza de la opinión pública en el éxito de las negociaciones en La Habana. Según un sondeo del Centro Nacional de Consultoría publicado a comienzos de julio, el 64% de los colombianos piensa que se puede firmar la paz, frente al 42% que lo creía en mayo pasado. Santos, reelegido para un segundo periodo que se iniciará el 7 de agosto y durará hasta 2018, tendrá que buscar la aprobación de normas que faciliten la desmovilización de los guerrilleros y regulen su posible participación en la vida política. Sin embargo, para que el nuevo Congreso pueda abordar estos temas los eventuales acuerdos deberán ser primero refrendados por voto popular antes de ser reglamentados por los legisladores, según dijo el mandatario. Luego de 19 meses de conversaciones, los diálogos de paz entre el gobierno de Santos y las Farc han alcanzado acuerdos parciales sobre tres de los seis puntos en agenda: reforma agraria, participación política de los guerrilleros y narcotráfico. Aún quedan por negociar la reparación de las víctimas, el abandono de las armas y el método para refrendar los acuerdos. Por otra parte, poco antes de ser reelecto, Santos anunció conversaciones exploratorias con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), segunda guerrilla del país, para iniciar un proceso de paz paralelo, el cual también requerirá de leyes aprobadas por el Congreso. Además de la paz, el nuevo Legislativo tendrá que atender temas relacionados con las reformas del sistema político, de la salud, del Código minero y de la justicia, muy cuestionadas en el país, y para las cuales Santos podría no contar con el apoyo de todas sus fuerzas legislativas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad