Este es el drama que viven cientos de colombianos deportados de Venezuela

Este es el drama que viven cientos de colombianos deportados de Venezuela

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa

El río humano de connacionales procedente desde el país vecino no para de llegar a la capital norte santandereana tras el estado de excepción y el cierre del puente internacional Simón Bolívar ordenado el presidente Nicolás Maduro. Situación es dramática.

[[nid:457250;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/portada_3.jpg;full;{Por el río San Antonio del Táchira los colombianos han tenido que realizar improvisados trasteos para no perder los pocos enseres que les quedaron luego del desalojo y deportación de Venezuela. Mientras tanto, niños, mujeres y quienes lo perdieron todo 'copan' los refugios habilitados para brindarles ayuda en la frontera.Elpais.com.co l AFP - Colprensa}]]

Con el paso de las horas, la crisis humanitaria en la frontera colombo venezolana se torna más compleja luego que el presidente Nicolás Maduro decidiera prorrogar el cierre de la misma por tiempo indefinido tras un ataque que dejó tres militares y un civil heridos.

El río humano de connacionales procedente desde el país vecino no para de llegar a Cúcuta tras el estado de excepción y el cierre del puente internacional Simón Bolívar, que comunica a ambos países.

Según el más reciente informe de la Cancillería colombiana, 861 colombianos han sido atendidos en la capital de Norte de Santander y en el municipio de Villa del Rosario desde que se anunció el cierre. De esta cifra, 691 corresponden a adultos deportados y 170 menores de edad repatriados, no obstante, extraoficialmente se habla de más de mil.

A través de su cuenta de Twitter, el gobernador de Táchira, José Vielma Mora, informó que más de 1000 colombianos fueron deportados desde Venezuela. También afirmó que “1516 personas han abandonado de manera voluntaria el país”.

La situación que se registra en la frontera entre Cúcuta y San Antonio del Táchira es monitoreada por la Mesa Humanitaria Unificada, creada por el Gobierno durante el fin de semana para atender a los colombianos afectados por las medidas aplicadas por el gobierno venezolano.

“La prioridad del Gobierno es garantizar los derechos de los connacionales deportados, brindándoles asistencia en temas de salud, alojamiento temporal, seguridad y convivencia; soporte jurídico, reunificación de padres con sus hijos menores de edad, y retorno a sus lugares de origen, así como avanzar a través de los canales diplomáticos, en el diálogo con el vecino país”, asegura un boletín de la Cancillería colombiana.

Lea también: Cancillería le pide a Venezuela que se respete la integridad de los colombianos

Donamaris Ramírez, alcalde de Cúcuta, reconoció que no están preparados para enfrentar esta situación y lo dijo a todo pulmón en la mitad de un coliseo repleto de deportados.

“Tenemos un centro de migración de la Diócesis de Cúcuta, allí caben 120 personas y en este momento hay 200. Seguramente tendremos que habilitar otros más”, dijo el alcalde y agregó vehementemente: “No veo entre ustedes miembros de bandas criminales y menos contrabandistas. Veo hechos antibolivarianos. No veo los bandidos y contrabandistas de los que habla el antibolivariano gobierno de Nicolás Maduro”.

Las altas temperaturas que registran en Cúcuta, de más de 36 grados centígrados y el amotinamiento que se presenta en los albergues ya comienzan a generar problemas de salud, entre ellos enfermedades respiratorias y deshidratación.

Pero no solo los albergues han colapsado, pues las 17 estaciones de gasolina de Cúcuta amanecieron este martes con más de 100 vehículos que esperaban desde aproximadamente las 3 de la mañana para poder surtir de combustible sus vehículos. 

Según informó La Opinión, los conductores de los vehículos han manifestado preocupación porque el cupo de gasolina subsidiada podría acabarse en cualquier momento y tendrían que comprar el combustible a precio nacional. "Llevo 4 horas y no he salido a trabajar", fue la queja de un taxista. Por otra parte, los propietarios de las estaciones de servicio reportaron que se aumentó en un 500% la demanda, en comparación a otros meses. También denunciaron que los puestos de venta por pimpina están revendiendo el combustible que surten en las estaciones de servicio. Por último, recomendaron tener paciencia ante las colas que se generan en las diferentes estaciones. 

Gobierno pide que se abstengan de entregar ayudas

La Mesa Humanitaria Unificada hizo un llamado para que aquellas personas naturales o empresas del sector privado interesadas en entregar donaciones en especie, por ahora, se abstengan de hacerlas, puesto que estas tienen un manejo especial.

El Gobierno Nacional, a través del plan de contingencia implementado, ha cubierto la emergencia sin contratiempos, asegura la Cancillería. 

No obstante, Willington Ortiz, coordinador del Centro de Migraciones, dijo que la situación se salió de control. “Necesitamos ayuda como alimentos (perecederos y no perecederos) ropa, colchas y todo tipo de ayudas materiales para las personas”.

Según Ortiz, la capacidad de este albergue fue sobrepasada en más del doble, por lo cual no seguirán recibiendo personas. El Centro de Migraciones puede aceptar máximo a 100 personas.

Si en el Centro de Migraciones la atención es difícil por el hacinamiento, las condiciones de infraestructura para otros deportados son peores en otros albergues creados por la emergencia. En el coliseo del colegio Municipal no hay fácil acceso a agua potable y los deportados deben aguantar climas insoportables.

De acuerdo con la Cancillería, este lunes se entregaron 120 colchonetas para los albergues ubicados en Villa del Rosario y 137 para Cúcuta, esto con el fin de atender a los connacionales que solicitaron asistencia.

Adicionalmente, está previsto la entrega, para este martes, de 500 kits de aseo, 500 frazadas y 500 colchonetas, que serán distribuidas en los albergues que fueron acondicionados.

Autoridades podrán pasar a recuperar enseres de deportados

Con autorización de Venezuela se permitió el ingreso de un integrante de familia de los deportados acompañado de las autoridades colombianas para traer los bienes que tuvieron que dejar abandonados. 

En el comando de la Policía Metropolitana de Cúcuta se anunció que se contará con unos 12 camiones para cumplir con el transporte de los enseres y se espera que lleguen otros 8. Se estima que sin ser deportados, por el río han pasado alrededor de 400 personas. 

Muchas de ellas con sus enseres al hombro como neveras, camas y sillas, para evitar que se los decomise la Guarda Nacional Bolivariana, que marca sus casas con un D para luego demolerlas.

Por la Guajira también están ingresando más colombianos

De acuerdo con los funcionarios de control de Migración Colombia, en total son 150 los colombianos deportados desde Venezuela que entraron este martes a territorio colombiano por el paso fronterizo de Paraguachón, en el departamento de La Guajira.

Según Migración Colombia los últimos fueron 42 colombianos que entraron por dicho departamento, lo cual suma 1,071 ciudadanos que han salido del país vecino. 

El organismo colombiano de migración dijo también que se está redoblando la presencia de trabajadores de esa entidad para realizar el protocolo de verificación de cada ciudadano que llegue a Colombia, para brindarle la asistencia que necesite. Así mismo, el director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, aseguró que se establecerá un plan de contingencia, redoblando la presencia de Oficiales de Migración en los diferentes puestos de control en zona de frontera y coordinando, con la Cancillería, la asistencia humanitaria que se le brindará a este grupo de ciudadanos colombianos. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad