¿Está en el ocaso el Partido de la Unidad Nacional?

¿Está en el ocaso el Partido de la Unidad Nacional?

Mayo 07, 2017 - 11:50 a.m. Por:
Arcadio González Ardila / Colprensa 
Crisis en el partido de la u

Crisis. El partido que llevó dos veces en la Presidencia a Juan Manuel Santos, dicen analistas, en el 2018 no contaría con la misma fortuna. Sostiene que por el desprestigio de sus militantes, podrían perder todo el capital político.

Foto: archivo de El País

El panorama político no puede ser más sombrío para el Partido Social de Unidad Nacional (La U) el mismo que ha sentado dos veces en el solio de Bolívar a Juan Manuel Santos y el que en las últimas elecciones parlamentarias se constituyó en la principal fuerza política del país, muy por encima del Partido Liberal y del mismo Cetro Democrático.

Lea también: Roy Barreras anuncia su precandidatura a la presidencia.

‘Unidos, como debe ser’, el eslogan de la colectividad nacida hace diez años tras la fusión de varios movimientos de estirpe liberal-conservadora para apoyar la agenda del entonces presidente Álvaro Uribe, pareciera languidecer a pasos agigantados.

Así, por lo menos, lo dejan ver las más recientes encuestas en las que La U no sobrepasa el 3 % de favorabilidad. Solo por citar la última, Guarumo – Ecoanalítica, que dirige el exregistrador Nacional Carlos Ariel Sánchez, indica que el Centro Democrático lidera la intención de voto con 24 %, mientras el partido con menor respaldo es, justamente, La U con un exiguo 0,8 %.

Por estos resultados, el codirector de La U y hoy precandidato presidencial, senador Roy Barreras, le pidió al Consejo Nacional Electoral “se investiguen los procedimientos” utilizados por esa encuestadora.

Según Barreras, el resultado “lo que evidencia es que esa encuesta en lugar de informar, desinforma y sus resultados generan en esta época de las posverdad hechos que parecen ciertos pero que terminan siendo deformaciones de la realidad y a futuro son instrumentalizados por alguna de las campañas generando en la opinión pública tendencias artificiales”.

Pero al margen de esa medición, observadores coinciden en que difícilmente en los próximos comicios legislativos La U volverá a sacar los más de 2,2 millones de votos que lo catapultaron como la principal fuerza electoral del país: 21 senadores y 37 representantes a la Cámara.
La dirigencia de La U, comenzando por el senador Mauricio Lizcano, actual Presidente del Congreso, es partidaria de ir con candidato propio a la primera vuelta presidencial para “mantener la vocación de poder”.

Sin embargo, a un año de los comicios presidenciales sus precandidatos se cuentan con los dedos de una sola mano, es más, solo está confirmado Barreras; posiblemente lo harían el exministro Sergio Díaz-Granados y el embajador en Washington Juan Carlos Pinzón, mientras que el senador Armando Benedetti no ha mostrado interés de lanzarse al agua.

Más preocupante es que ninguno concita mayor interés del respetable. En encuestas, el 53,2 % de los consultados no votaría por ninguno.

Paz, corrupción y mermelada

De acuerdo con el analista Pedro Medellín Torres, “nunca el Partido de La U había estado en una situación tan difícil y de tanta ilegitimidad”.

Se refiere a que militantes de La U se han visto envueltos en algunos de los más sonados escándalos de corrupción, a que esa casa política es asociada con la ‘mermelada’, y a que el eslogan de ‘Unidos, como debe ser’ “es propio de una microempresa burocrática”.

Medellín considera que La U hoy “no es referente de un proyecto político, menos ideológico, sino como un movimiento clientelar”. Incluso, afirma sin titubeos: “En La U no hay un solo dirigente respetable intelectualmente”.

A ello se agrega que el Partido “no tiene un jefe, todos son senadores”, al decir del exministro Armando Estrada, quien advierte que “se trata de un partido frágil, sin sustentación, sin plataforma ideológica”.

En ese panorama, “el único cohesionador que tiene La U es el presidente Santos, para que su obra de Gobierno sea continuada por quien reciba el aval para las presidenciales”, agrega el analista Juan Manuel Charry.

No obstante, Estrada prevé que “esa ‘cohesión’ terminará cuando termine la mermelada”, es decir cuando Santos deje el poder.
Así las cosas, las fuentes consultadas advierten que si el Partido de La U no se reorganiza antes de las próximas elecciones parlamentarias, su caudal electoral sufrirá un duro revés. “La U está próximo a su desaparición”, sentencia Medellín.

Sin coalición no hay nada

Los observadores dicen que desde ya, La U tiene que reorganizarse y crear una coalición fuerte y definir un candidato presidencial con opción real de triunfo, pero con otros partidos. De lo contrario, señalan que su fraccionamiento será total.

De hecho, tan pronto anunció su precandidatura Roy Barreras propuso crear un “gran frente por la paz”, para lo cual invitó a los partidos de la Unidad Nacional: Liberal, Conservador, y Clara López en representación de la izquierda que apoya la paz.

El problema es que difícilmente los dos partidos tradicionales apoyarían una consulta interpartidista cuando el liberalismo, por ejemplo, se la jugaría en solitario con Humberto De la Calle, y los conservadores están mucho más cerca del Centro Democrático que de la Unidad Nacional.

En últimas, Charry advierte que si La U no logra un gran consenso en torno a un candidato que dé continuidad a la obra del presidente Santos, “llegará debilitado a las elecciones de Congreso y sin opción en las presidenciales”.

Y ese candidato “no es el embajador Pinzón, que no tiene votos, y mucho menos el senador Barreras que ha perdido toda credibilidad en la opinión pública”, según Medellín.

“Si el Partido de La U no tiene un candidato que pueda pasar a segunda vuelta presidencial, las elecciones las gana el Centro Democrático, porque el proceso de paz no le gusta a todo mundo”, concluye el exministro Estrada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad