“Esta alianza es con los ciudadanos, no con los partidos”: Enrique Peñalosa

“Esta alianza es con los ciudadanos, no con los partidos”: Enrique Peñalosa

Marzo 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá

El candidato a la Presidencia de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, insiste en que su mayor reto es competir contra la política tradicional del país.

Enrique Peñalosa es un luchador político. Muy atrás quedaron los días del anonimato cuando se subía a los buses de Bogotá a presentarse y entregar sus propuestas. Su trabajo ya le dio réditos, que se plasmaron en la consulta de la Alianza Verde, en la que obtuvo más de 2,2 millones de votos.Sueña con un país equitativo y con oportunidades, y tiene claro que el tema del conflicto armado no es el único problema del país. Insiste en que es una alternativa diferente que quiere acabar con la politiquería.¿Cómo asume ese reto de ser el candidato único de la Alianza Verde para la Presidencia?Bueno, yo estoy infinitamente agradecido con cada una de las personas que votaron por nosotros, eso es casi dos millones 200 mil ciudadanos, que nos permiten existir, ser una alternativa para todos aquellos que no quieren cuatro años más de lo mismo. Creo que ese reto es muy difícil, por supuesto, pero también es cierto que los colombianos quieren un Presidente que sienta como ellos, que esté con ellos hombro a hombro y las diferentes regiones del país para sacar los proyectos, trabajando para solucionar los problemas que tenemos.Usted asume una candidatura con un partido de espalda...Nuestra candidatura es ciudadana, es para los que no quieren que siga la politiquería de siempre, es de quienes creen que para que el Gobierno funcione bien, para que produzca mejores bienes y servicios, deben ir los mejores, los más capacitados y comprometidos con Colombia de todas las regiones y no los recomendados políticos. Entonces, nuestra candidatura tiene un corazón verde, de la Alianza Verde, pero queremos trabajar con todos los ciudadanos de todos los partidos. ¿Lo que dice es que su candidatura desborda las fronteras de la Alianza Verde?Por supuesto, esta es la candidatura de los ciudadanos y a lo que nos estamos enfrentando es a las maquinarias de la política tradicional. Usted habla de las maquinarias; entonces, ¿cómo enfrentar a un Presidente candidato que cuenta con todas las garantías?Exactamente es lo que usted dice, eso es lo que los colombianos van a decidir, si quieren elegir otros cuatro años a un presidente de las maquinarias, al que se reparten los puestos, los contratos, todo eso, o si quieren una cosa distinta. Nosotros hemos hecho una candidatura distinta. Vamos a gobernar distinto. Nosotros inauguramos eso de salir a la calle a repartir volantes a encontrar a la gente para que nos vieran la cara, a los ojos y sintieran nuestra integridad y nuestra alma, y eso nos permite ser elegidos sin ningún compromiso con la política nacional, sin intereses económicos, solamente con un compromiso con los ciudadanos. Los ciudadanos no le hacen caso a los jefes políticos, a nadie, sino que analizan eso con su familia, con sus vecinos y el voto de cada ciudadano vale exactamente igual que el de un senador o de un gran empresario.¿Será que a Colombia le faltan más gerentes que políticos para dirigirla?Uno ve que falta que se completen las carreteras, que hay un desbarajuste en el tema de la salud y los colombianos no son bobos, ellos saben que para progresar se necesita administrar bien las empresas, las tiendas, la panadería. Imagínese fábrica de camisas administrada no por los mejores sino por recomendados políticos, obviamente produciría camisas chuecas, caras y se quebraría. ¿Está garantizado que va a llegar a la primera vuelta presidencial?(Risas) A la primera sí, pero esperamos llegar a la segunda y con el apoyo de los ciudadanos ganar.¿Cómo ve que lo estén acomodando en las toldas del uribismo?Nuestra alianza es con los ciudadanos, no con los partidos. Esta es una cruzada ciudadana, no somos anti nada, ni anti Polo, ni anti Santos, ni anti Uribe, lo que esperamos es encontrar aquello que nos une, no aquello que nos separa. Eso es lo que queremos y que sea un país que construya sobre las diferencias. Ya hay demasiadas peleas, aquí lo que hay que buscar es qué es lo que nos une, y hacer un proyecto por fuera de lo que es esa política tradicional.¿Si llega a la Presidencia y el proceso de paz no se ha consolidado, qué haría con la mesa de La Habana?Nosotros vamos a mantener los diálogos, vamos incluso a ratificar al equipo negociador porque me parece que es idóneo y responsable. Me parece que los colombianos han sido generosos respaldando este esfuerzo y no debe utilizarse políticamente este proceso. No hay que hacer política, ni arropándose con el proceso, ni tampoco criticándolo. Lo que los colombianos necesitan no es solamente lo que se acuerde en La Habana, lo que necesitan es que cuando tienen un problema de salud los atiendan bien, con prontitud, con calidad; necesitan que sus hijos tengan acceso a una educación de calidad; necesitan acceso a la educación superior, poder hacer efectivo ese derecho a vivir sin miedo, lo que necesitamos, en fin, es tener una vida mejor que va más allá de los acuerdos de La Habana.¿Acabaría con el hermetismo que tiene el proceso?Confío que el proceso se está manejando con responsabilidad. Tenemos que unirnos como colombianos en esto porque qué tal que estuviéramos cuestionando cada gobierno que llegue, por ejemplo, cuestionando las relaciones internacionales del país. Lo que se trata es de unirnos en este caso y delegar eso en los especialistas, en los que están encargados del tema. Deleguemos en el equipo que está alcanzando la paz y confiemos en ellos.¿Es más difícil el posconflicto que el mismo conflicto armado?Tenemos que tener claro que los resultados de La Habana no van a solucionar muchas de las necesidades que tenemos los colombianos, como el acceso a una buena atención en salud, por ejemplo. Pero, de todas maneras, aunque se hagan unos acuerdos, se quedarán una cantidad de grupos criminales peligrosos que hay en el país, narcotraficantes, Bacrim, probablemente parte de las Farc, el ELN. De todas maneras, es indispensable mantener un Ejército, unas fuerzas armadas fuertes, tener una Policía cada vez más fuerte, tener cárceles, una justicia que funcione y, en cuanto al posconflicto, tenemos que construir igualdad, que todos podamos desarrollar nuestros potenciales, eso es posible y en esa sociedad igualitaria podemos llegar a la paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad