Esposa de Pretelt rindió indagatoria por el presunto despojo de tierras en Urabá

Abril 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
Esposa de Pretelt rindió indagatoria por el presunto despojo de tierras en Urabá

Martha Ligia Patrón, a su salida de la indagatoria.

La procuradora Martha Ligia Patrón acudió a la diligencia con 113 documentos que soportarían la compra y venta legal de dos fincas.

Cinco horas duró el interrogatorio que rindió este martes, ante un fiscal delegado de la Corte Suprema, la procuradora Martha Ligia Patrón, esposa del magistrado Jorge Pretelt.

La Diligencia se da en el marco del proceso que se adelanta por la compra y venta de dos fincas, que según denuncias fueron despojadas por paramilitares. 

Lea también: Las propiedades que enredan a Jorge Pretelt y a su esposa

Según trascendió, la funcionaria contestó en su totalidad el cuestionario de 80 preguntas que los investigadores prepararon, además de sustentar cada una de sus respuestas con cerca de 113 documentos con los que justificó la compra de los predios. 

Así lo explicó, el abogado Carlos Gómez Pavajeau, quien además dio detalles de la compra de los predios de las fincas La Corona y Alto Bonito, ubicadas en el Urabá antioqueño. 

"En un primer predio, ni el esposo, ni ella intervinieron en la prenegociación y venta, eso lo hizo fue el padre de Pretelt, quien firmó la promesa de venta. Tres años después, el papá decide dejárselo a él (Jorge Pretelt) y tres años después hace la escritura a nombre de la esposa. Estamos hablando del predio perteneciente a la familia Villalba", dijo el abogado. 

Agrega que el predio nunca se vendió de forma directa por parte de la familia Villalba, "en la región las investigaciones que se han hecho dicen que existen tres personas que le llamaban 'El burro', ninguno de ellos esta identificado como las personas que lo vendieron.

La familia Villalba vende a una persona a través de un señor Pupo, y éste vende a otro, quien finalmente le vende a Pretelt". También dijo el jurista que nunca hubo ningún desplazamiento forzado.

"La situación era clara. En el momento en que llegan a la zona no presentaba ningún tipo de desplazamiento. Las preguntas y respuestas que dieron los familiares que vendieron dejan notar que no hubo ningún desplazamiento", dijo. 

En cuanto a la denuncia de las autoridades explicó que existen unas inconsistencias que deben ser investigadas, "la mujer que puso la denuncia y que hace parte de seis hermanos, cinco de los cuales nunca hablan de desplazamiento. Solo es ella, e incluso vive en la ciudad de Medellín y nunca vivió en la zona. Además, busqué un perito que evaluó la denuncia y determinó que la letra con la que firman no es del señor Gregorio". 

Y reveló que "Martha Ligia le vende a Pretelt porqué él iba hacer un préstamo para mejorar la finca, pero como las tierras estaban divididas no eran garantía para el banco. Y se hace la venta".

Por último, el abogado defensor manifestó que "ella se va a quedar en el país para responderle a la justicia. Aquí nos quedamos y aquí estamos. No creo que sea ninguna persecución de la Fiscalía, creo en la justicia, y la forma en la que llevaron la diligencia me lleva a creer más en la justicia". 

La cuestión es que la investigación sigue hasta esclarecer la forma en que Pretelt Chaljud y su esposa adquirieron esos predios en los años 2000 y 2003, e irá hasta determinar si se cometieron los delitos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado de población.

La historia de las tierras

La Corona, Alto Bonito y Dos Bocas son los nombres de las propiedades que están a nombre del suspendido presidente de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt Chaljub.

Estas tierras fueron, según las autoridades, despojadas a sus dueños por presiones de grupos paramilitares. Y es que según contó a medios de comunicación, Reinaldo Villalba, exdueño de la Finca la Corona, a él lo obligaron a vender su propiedad por solo 14 millones de pesos.

“Fueron dos veces hasta la finca y solo me decían que me daban 14 millones de pesos por las 71 hectáreas, de no hacerlo, amenazaban con hacerle daño a mi familia. Al final, el negocio lo hicimos, primero me dieron la mitad de la plata y luego nos dieron la otra parte”, contó Villalba. 

Y agregó que no tiene conocimiento de quiénes son los dueños de las que fueron sus propiedades, solo la información que tiene por las escrituras y lo que le han manifestado las autoridades que están al frente de su caso.

“No sé bien si estas tierras terminaron en poder de un magistrado, solo puedo decir que según las escrituras están en nombre de una señora Marta Ligia. Solo le puedo decir que a mí me amenazaron los paramilitares de la zona para que vendiera la finca de la cual me desplazaron con mi familia, y estamos buscando que hoy día se haga justicia y nos sea devuelta”. 

En lo que se refiere a la finca de Alto Bonito, trascendió que pertenecía a un reclamante de tierras que fue asesinado, identificado como Manuel Gregorio Hernández. La propiedad fue vendida en cinco millones de pesos a la esposa del magistrado Pretelt. Y la última finca, Dos bocas, de 42 hectáreas, fue comprada por el magistrado el 14 de junio de 2005. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad