Escasean alimentos y gasolina en principales ciudades de Boyacá

Agosto 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Escasean alimentos y gasolina en principales ciudades de Boyacá

El bloqueo de las principales vías de acceso al departamento, en especial la doble calzada que conduce de Sogamoso a Bogotá y el tramo Tunja-Villa de Leyva - Chiquinquirá deja millonarias pérdidas económicas en diferentes sectores de la producción que tienen asiento en esta región del país.

El bloqueo de las principales vías de acceso al departamento, en especial la doble calzada que conduce de Sogamoso a Bogotá y el tramo Tunja-Villa de Leyva-Chiquinquirá deja millonarias pérdidas económicas en diferentes sectores de la producción que tienen asiento en esta región del país.

Mientras el gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados Becerra, intenta por todos los medios lograr un acercamiento entre el Gobierno nacional y representantes del paro agropecuario que ya ajusta el tercer día, las consecuencias económicas y sociales no se hacen esperar y comienzan a ‘cobrar factura’. El bloqueo de las principales vías de acceso al departamento, en especial la doble calzada que conduce de Sogamoso a Bogotá y el tramo Tunja-Villa de Leyva-Chiquinquirá deja millonarias pérdidas económicas en diferentes sectores de la producción que tienen asiento en esta región del país. Sin duda, uno de los problemas que se va a agudizar con más intensidad en la medida que el cese de actividades se prolongue por más tiempo, es el relacionado con la movilidad y todo lo conlleva a su alrededor. Es así como se empieza a notar el desabastecimiento de combustible en las principales ciudades del departamento de Boyacá, especialmente en Duitama en donde los camioneros decidieron guardar sus vehículos como una forma de respaldar el cese de actividades de los trabajadores del campo. “En esta ciudad sí hay reservas de gasolina, pero en este momento se le está dando prioridad para el tanqueo a los vehículos oficiales, patrullas de la Policía y las ambulancias”, dijo Constanza Ramírez, alcaldesa de Duitama. Por su parte, en Tunja sobre las horas del mediodía se pudo observar filas con gran cantidad de automotores apostados en los surtidores de gasolina tratando de aprovisionarse. Otro de los fenómenos que deja el paro tiene que ver con el desabastecimiento de alimentos en los principales centros de acopio y plazas de mercado de los centros urbanos más grandes, al igual que en los municipios capitales de las provincias del departamento. Por ejemplo, en localidades como San Luis de Gaceno -límite con el departamento del Casanare-, y Nuevo Colón, ubicada en la provincia de Márquez, a unos 30 kilómetros de Tunja, hay escasez de alimentos y los artículos de primera necesidad brillan por su ausencia. La dificultad en la consecución de los alimentos, especialmente en poblaciones intermedias, afecta especialmente a los estudiantes que suelen tomar su ración diaria de comida en los restaurantes escolares. “Los estudiantes de diferentes instituciones educativas del departamento se han visto perjudicados, porque todos la mayoría de los alimentos se compran en plazas de mercado de Tunja, Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá, y por los trancones viales las existencias de víveres empiezan a ser nulas”, explicó un vocero de la Secretaría de Educación de Boyacá. El sector de la educación ha sido uno de los más golpeados con el paro, ya que centenares de maestros han tenido dificultad para llegar a sus sitios de trabajo, a acuerdo con lo afirmado por el vocero sindical que los aglutina en Boyacá. “Docentes de las provincias de Alto y Bajo Ricaurte, Centro, Márquez, Tundama, Sugamuxi, Norte, Gutiérrez y Occidente presentan inconvenientes para cumplir con su labor pedagógica. La secretaría departamental, en caso de orden público, puede modificar el calendario académico y así no exponer a los maestros y a los mismos alumnos a esta clase de dificultades”, explicó Carlos Gómez, presidente del Sindicato de Maestros de Boyacá. Agregó Gómez, que independiente de esta movilización llegue a feliz término o no, en los próximos días se tomará la decisión de ir a cese a actividades y por esto solicito que los estudiantes no vayan a las instituciones educativas los días jueves y viernes de la presente semana. “No podemos ser ajenos a los sufrimientos que atraviesan los padres de familia que son los que participan en la protesta y por ello no se pueden las dificultades por las que atraviesan. Es por esto que se hace el llamado para no envíen a sus hijos a las escuelas y, por el contrario, se les apoye en esta lucha que es justa”, precisó Gómez. Con relación a las directrices que ha impartido Fecode con respecto al paro agrario, Gómez explicó que este gremio está cerca de entrar a un paro nacional indefinido debido a la mala prestación del servicio de salud. “El próximo viernes se tomaría la decisión y el paro estaría comenzando el lunes de la próxima semana”. Al cabo de estos tres días de refriegas entre uniformados del Esmad y los campesinos se han reportado 14 heridos en todo el departamento. A su vez, al área de urgencias del Hospital San Rafael de Tunja, ingresaron cuatro policías, tres de ellos con heridas menores y uno con fractura en el maxilar. A este mismo centro asistencial llegaron cinco manifestantes procedentes de los municipios de Samacá y Ventaquemada, uno de ellos presentaba múltiples fracturas en una pierna.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad