Entregan libreta militar a víctimas del conflicto

Octubre 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com / Colprensa

La Jefatura de Reclutamiento del Ejército, el Ministerio de Defensa y la Unidad de Víctimas, encabezaron el acto de entregar a 206 víctimas del conflicto la libreta militar.

En una ceremonia realizada este viernes en la Plaza de Armas de la Vigésima Tercera Brigada del Ejército en Pasto, fueron entregadas 206 libretas militares a jóvenes que padecido los rigores del conflicto armado en Colombia.

La Jefatura de Reclutamiento del Ejército, el Ministerio de Defensa y la Unidad de Víctimas, encabezaron el acto. Sin embargo, Johann Steven, un jóven víctima del conlicto, fue quien acaparó todas las miradas por ser uno de los símbolos más visibles de las víctimas. 

Johann Steven Martínez Tulcán, nació cuando su padre, el sargento José Martínez Estrada, fue secuestrado en la toma al cerro de comunicaciones de Pastascoy a dos horas del casco urbano de la capital de Nariño, y luego fuera asesinado en cautiverio el año 2011.

Lea también: Estos son los cuatro integrantes de la fuerza pública asesinados por las Farc

El suboficial Martínez fue secuestrado al lado de otros 17 militares, entre ellos el liberado Pablo Emilio Moncayo. La mayoría recuperó la libertad el 26 de junio del 2001. Esa madrugada, durante la acción del grupo guerrillero, fueron asesinados diez soldados.

Para aquella época, Martínez había llegado el 15 de noviembre de 1997 a realizar trabajos en la Estación de Comunicaciones del Ejército, en el cerro de Patascoy. Claudia Tulcán tenía en esa época seis meses de embarazo de su hijo Johan Steven, quien hoy tiene 18 años.

Johan Steven nació el 24 de marzo de 1998, día en el que a su casa llegó la primera prueba de supervivencia de su padre. En múltiples ocasiones encabezó marchas e, incluso, recorrió a pie los 100 kilómetros que separan a la población de Ospina, donde nació su padre, hasta de Pasto, para pedir la liberación de su papá.

Lea aquí: Johan Steven, el niño que se convirtió en un símbolo nacional contra el secuestro

Este joven quien cursa tercer semestre de Derecho, habla con propiedad de la paz, quiere “agradecerle al Presidente por todo su esfuerzo, por lograr la reconciliación que todos nos merecemos. Esto fue premiado con el Nobel de Paz y ninguno podemos desconocerlo”, dijo Johann Steven, quien pidió luchar por el anhelo de reconciliación.

En cuanto a los puntos del acuerdo, el joven dijo que "es necesario seguir luchado por esa paz que estamos buscando" y en cuanto a las víctimas agregó que “la reparación debe ser integral, buscar una manera en la cual la víctimas de este conflicto nos sintamos reparados. En algunos puntos estoy de acuerdo pero en otros no, como es el caso de tantas garantías y amnistías que se le dan a este grupo guerrillero.

"De todas maneras pienso que esto se puede pasar en aras de conseguir la paz que durante mucho tiempo hemos buscado. Es necesario que más niños no pasen por lo que yo pasé, para que madres no pierdan a sus hijos en la guerra, para que los padres puedan compartir con sus hijos y no se  repitan la historia del conflicto”, comentó Johann Steven quien agregó, “yo ya perdoné a las Farc y quien ahora los va a juzgar es Dios”.

De igual forma, envió un mensaje a los integrantes de la guerrilla, “sigan con ese proyecto de lograr la paz, que se comprometan así como lo han hecho en este tiempo, que los colombianos estamos cansados de esta guerra, que no se repitan las historias tristes que ya henos vivido muchas personas”.

En cuanto a recibir la libreta militar dijo que es un legado de su padre y que es un honor recibirla puesto que su progenitor dio la vida por el Ejército Nacional.

La Fundación Matamoros financia los estudios superiores de Johann Steven. Claudia Tulcán su madre expresó que todos esos sueños de niño no se han cumplido, “le ha tocado acoplarse a las situaciones. A pesar de que mucha gente estuvo pendiente, la realidad es otra”, dijo Claudia.

Una de las ilusiones de Johann Steven era ingresar a la Fuerza Aérea pero, cuestiones de salud lo impidieron. “Admiro la valentía de mi hijo, todo lo que ha vivido es muy doloroso. La ilusión de ver a su padre con vida era muy grande y aumentó luego de que liberaron al hijo del profesor Moncayo, creyó que pasaría eso con su papá pero, no fue así. Eso lo marcó mucho e hizo que madurara cuando apenas era un niño”, expresó Claudia.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad