Enséñeles a sonreír

Octubre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Enséñeles a sonreír

¿Cómo iniciar a los niños en la salud oral? Visitar desde temprana edad al odontólogo y dar ejemplo de higiene en casa, las claves.

Las preguntas empiezan a rondar a los padres de familia casi desde los primeros meses de vida del bebé: ¿Cómo iniciar a los niños en la salud oral? ¿Cómo lograr que crezcan alejados de la vieja idea de que el odontólogo es ese personaje de terror que saca dientes e infringe dolor?Las respuestas son más fáciles de lo que parecen, pero exigen de los padres una buena dosis de dedicación, especialmente hasta los 6 ó 7 años de edad, cuando los pequeños aprenden a cuidar sus dientes por sí mismos.La clave, dicen los especialistas, está en el buen ejemplo que los niños encuentren en el hogar: padres responsables que no sólo se cepillan las veces necesarias, sino que lo hacen de forma correcta, sin maltratar el esmalte de los dientes y usando hilo dental.Todos coinciden en que un niño que no aprende a cepillarse correctamente será un adulto que en el futuro tendrá serios problemas en su salud oral. No hay que olvidar que una sonrisa saludable, el buen aliento y los dientes fuertes ayudan a reforzar la autoconfianza y la autoestima, actitudes indispensables en el desarrollo social de los seres humanos. Con ayuda del odontopediatra Hugo Herrera y del ondontólogo Andrés Felipe Libreros, El País pone en sus manos una guía para que sus hijos aprendan a sonreír sanamente. ¿Cómo cuidar la boca del bebé?Aunque al niño no le hayan comenzado a salir sus dientes de leche, es importante limpiar sus encías, lengua, paladar y mejillas suavemente, después de cada comida, con una toallita húmeda. ¿Qué hacer cuando nacen los dientes? Ocurre a partir de los 6 meses. A esa edad los bebés pueden sufrir caries de biberón. Estas aparecen por una exposición prolongada y frecuente de líquidos que contienen azúcar como productos lácteos y jugos de frutas. Los líquidos azucarados van ‘colonizando’ los dientes mientras el bebé duerme y derivan en caries. De ahí la importancia de una limpieza adecuada. ¿Cómo manejar el tema del biberón?No permita que se quede dormido con el mismo biberón que usa para alimentarlo. Es recomendable que se elimine el uso del biberón entre los 12 y los 14 meses. ¿Cómo deben hacerse los primeros cepillados?En el mercado se consiguen cepillos adecuados para niños, de cabeza pequeña y cerdas suaves. Tome una pequeña cantidad de crema dental para niños y distribúyala uniformemente en el cepillo, asentándola entre las cerdas para evitar que ellos la ingieran. Enséñeles que las muelas se cepillan en círculo en la parte superior y en el resto haciendo un barrido completo. Los dientes de arriba se cepillan hacia abajo y viceversa. Asegúrese de que cepillen su lengua y sus dientes de atrás, sobre todo después de los 3 años cuando comienzan a nacer los molares. Nunca, lea bien, nunca permita que se vayan a la cama sin asearse los dientes; una boca sucia es el hogar de bacterias que harán daño durante la noche.¿A qué edad es recomendable que un niño comience a visitar al odontólogo?Lo ideal es a partir del primer año, aunque algunos recomiendan desde la aparición del primer diente. El especialista idóneo es un odontopediatra, quien se encarga de supervisar cómo va el desarrollo de los dientes de leche. En muchos casos ellos creerán necesario el uso de sellantes, una especie de barrera protectora para las muelitas y medicación con dosis de flúor pues la cantidad presente en las cremas dentales de niños no es la misma que la de los adultos. Después, lo recomendable es acordar la visita dos veces al año. Cuando estén más grandecitos, ¿cómo lograr que no asuman con temor la visita al odontólogo?Entre más temprano inicie las visitas al odontólogo los niños aprenderán a familiarizarse con los sonidos e instrumentos propios de un consultorio. Haga del cepillado una tarea divertida: a la hora de dormir, padres e hijos pueden cepillarse juntos. El buen ejemplo inicia en casa. ¿Qué tan nocivo puede resultar la succión de dedo?Es saludable sólo en bebés y niños muy pequeños. Si continúa cuando a los niños comienzan a aparecerles sus dientes permanentes puede acarrear dificultades serias como la mala posición de los dientes, crecimiento anormal de la boca y la mandíbula y una mala posición de la lengua lo que generará dificultades en la fonación. ¿Por qué es importante el hilo dental?Porque llega a zonas que el cepillo no alcanza y ayuda a eliminar la placa que se deposita entre los dientes y debajo de la encía. La placa, al endurecerse, se convierte en sarro y sólo puede retirarse con una limpieza hecha por el odontólogo.¿Qué tanto influye la alimentación en la salud oral de los pequeños?De una dieta rica en vitaminas, calcio y fósforo depende que sus hijos desarrollen dientes fuertes. Uno de los ingredientes con los que hay que tener cuidado son los azúcares y los almidones, presentes en productos como galletas, pasabocas fritos, dulces o frutos secos. Al combinarse con la placa de los dientes, producen ácidos que acarrean la formación de caries y ataque al esmalte dental. Si bien es difícil evitar el consumo de golosinas, la clave está en aprender a dosificarlas. ¿Qué hacer en caso de que el niño se lastime un diente de forma accidental?Si se ha roto un diente y hay posibilidades de recuperar la pieza, guárdela. Si hay fractura dental, es necesario evaluar las posibilidades de restauración estéticas y de terapia endodóntica para mantener el diente de leche el tiempo necesario. Tras un golpe fuerte, el padre de familia debe estar pendiente de si el diente presenta un cambio en el color, si éste se oscurece quiere decir que se afectó el nervio del diente. No olvide que es tan grave golpearse un diente de leche como uno permanente. Según la edadEn los primeros meses: Limpie las encías de su bebé con una toalla húmeda. Una vez salgan los primeros dientes, la madre puede utilizar un cepillo dental digital en su dedo para realizar la limpieza.De 6 a 12 meses: Puede comenzar a cepillarlos con un cepillo de cerdas suaves, pero sólo con agua, podría tragarse la crema dental. De 12 meses a 2 años: Es momento de visitar al odontopediatra. Enséñele a no tragarse la crema ni el agua de enjuagar. Ideal, que el niño se cepille dos veces al día.De los 3 a los 5 años: Puede aumentar la cantidad de dentrífico, pues ya tiene casi todos los dientes de leche.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad