En riesgo 20 mil millones de pesos por cierre de una frigorífico

En riesgo 20 mil millones de pesos por cierre de una frigorífico

Marzo 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Colprensa

La planta de sacrificio de ganado que se construyó en el suroeste antioqueño para mejorar las condiciones higiénicas de esta actividad obligó al cierre de varios mataderos. Hoy la obra está cerrada pues los municipios no respondieron.

Unas 100 personas perdieron sus puestos de trabajo con el cierre temporal del frigorífico Friogán, en Valparaíso, como consecuencia de la baja utilización de la planta levantada a orillas del río Cauca.La decisión, aplicada desde el pasado 8 de marzo, pone en riesgo una inversión de más de 20.000 millones de pesos, en la que hay recursos del Fondo Nacional del Ganado, del Idea, de cinco municipios y de los ganaderos.El primer señalamiento es la falta de compromiso de las autoridades regionales y de los alcaldes de los municipios socios, que optaron por sacrificar en otros lugares.El gerente nacional de Friogán, Jaime Giraldo, puso como ejemplo que La Pintada consume entre 85 y 90 reses al mes, mientras que Valparaíso sacrifica entre 270 y 300, cifra parecida a la de Támesis.Pero por paradoja, el mismo municipio sede y socio, no volvió a sacrificar allí. "A Valparaíso le llegamos a aportar de 80 a 100 millones mensuales en impuestos, pero permitió que los carniceros se fueran a Caramanta" , se quejó Giraldo.Entre las razones para la partida, expuso que a algunos clientes no les gusta la presencia permanente de inspectores del Invima que no permiten el ingreso de animales con problemas de salud y los decomisos consecuentes. "Se perjudicará la comunidad por un menor control" , dijo.El problema fue expuesto a la Gobernación para que no facilitara recursos para rehabilitar mataderos que no cumplen toda la normatividad, y si bien lo tuvo en cuenta, al final cedió.Requería 2.500 al mesPero si bien la sumatoria de estos municipios podría dar una capacidad mínima de ocupación para soportar el punto de equilibrio, las directivas de Friogán no encontraron apoyo en lo público.Así lo estimó Giraldo, quien reportó unos 2.000 sacrificios-mes entre los municipios del área de influencia.El directivo también puso en escena el esfuerzo de la empresa para comercializar ganado a Medellín, Bogotá, Cali y el Eje Cafetero, sumado a las ventas a Venezuela, que consolidaban un sacrificio de 50.000 reses al año.Para ello se hicieron ampliaciones en frío y en salas de desgüese, pero el primer impacto se sufrió con el cierre del mercado venezolano.También, reconoció Giraldo, otro efecto fue el mercado de intermediarios de la Feria de Medellín, que hizo que los precios de la carne de la zona se volvieran inviables frente a la oferta de otras regiones.Eso generó que a dos cadenas de supermercados a las que proveían en Medellín, no les interesara más el producto de Friogán-Valparaíso."Se hizo un esfuerzo enorme en los últimos dos años que implicaba mantener una ocupación de planta entre 1.500 y 2.500 animales-mes, para mandar a clientes de otras regiones. Como el precio no daba, a pérdida no se podía operar" , sostuvo.Como quiera que existe un decreto nacional del Invima para regular las plantas de sacrificio de ganado, que entrará en vigencia el 4 de mayo de 2012, confió que la norma ponga en cintura a 1.500 mataderos en el país para que al consumidor se le garantice la calidad e inocuidad del producto.Pero reclamó que el mismo organismo le dio prórrogas a la norma, con lo cual propició una competencia desleal y auspició la informalidad.¿Y qué sigue? Como Friogán no estaba en condiciones de esperar hasta 2012, dijo Giraldo, se decidió el cierre temporal, pero aún sin desmantelar la planta. "Se paran los equipos y quedan ingenieros prendiendo motores" .La consecuencia inmediata es la pérdida de 102 puestos directos de trabajo, de los cuales se intenta reubicar a 25 en otras plantas del país. Además, el efecto en transporte, estaciones de servicio y establecimientos comerciales del sector.La decisión de cerrar entraña un reclamo. Lo llamó "algo cruel" , por la falta de compromiso de los mismos municipios socios, pero advirtió el riesgo para la comunidad de la ineficiencia de los mataderos locales."¿Si en un pueblo matan 300 animales al mes, qué se va a hacer con 5.000 litros de sangre?" , interrogó."Lo automático es echarlos a la quebrada porque no los procesan" , concluyó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad