En política, perder será ganar

Octubre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá.
En política, perder será ganar

Las declaraciones de algunos desmovilizados de las autodefensas serían cruciales para definir la situación jurídica de varios congresistas y funcionarios involucrados con la llamada parapolítica.

Proyecto premia a ‘subcampeones’ de los comicios a la Presidencia, las gobernaciones y las alcaldías.

La original frase del otrora técnico de la selección Colombia, Francisco Maturana de “perder es ganar un poco” parece que ya tiene un nicho en la política. Esta semana, la plenaria del Senado aprobó, en el segundo de ocho debates, el proyecto de reforma constitucional que propone otorgar ‘medalla de plata’ a quienes pierden en las elecciones a la Presidencia de la República, las gobernaciones y las alcaldías.Se trata de una iniciativa del Partido Conservador, que plantea que quien quede segundo en los comicios a la Presidencia logrará una curul en el Senado; su fórmula vicepresidencial irá para la Cámara de Representantes; quien alcance la segunda votación en los comicios para Gobernación terminará sentado en la Asamblea de su departamento y quien quede ‘subcampeón’ en la puja por la Alcaldía alcanzará un escaño en el Concejo.La propuesta, que no tiene antecedentes internacionales incluso en regímenes tan liberales como el parlamentario, cuenta con el beneplácito de todas las bancadas con asiento en el Congreso, las cuales ven con buenos ojos que los segundos en las elecciones no se queden con las manos vacías.No es un premio de consolación: GarzónAl ex alcalde de Bogotá, ex candidato a la Presidencia y actual cabeza del Partido Verde, Luis Eduardo Garzón, le parece una iniciativa buena y recuerda que “nosotros la hemos avalado en la Comisión Primera, porque consideramos que no es justo que quien interpreta una opinión supremamente importante, en materia política durante la campaña, se diluya o se disuelva ante la opinión pública en el corto plazo”.“Nosotros --agrega Garzón-- tuvimos tres millones 600 mil votos en las Presidenciales y ni siquiera al Consejo Nacional Electoral nos dejaron entrar”. Y añade: “entre el Polo Democrático y el Partido Verde hubo la tercera parte de la votación en esos comicios”.Cuestionado sobre si no se trataría de un engaño al electorado que vota por un presidente que termina de senador, el ex alcalde dice: “No creo, porque si no es ganador se siguen interpretando sus ideas y sus valoraciones en escenarios políticos como el Congreso de la República, donde se va a jugar la agenda legislativa el ganador”.Y, enfatiza: “Yo no lo entendería como un premio de consolación, nosotros no estamos pidiendo que sea de manera inmediata, para evitar que se hable de consolación, nosotros estamos diciendo que nos parece bien el empoderamiento de un segundo lugar”.A su turno, el senador del Polo Democrático, Luis Carlos Avellaneda, considera que es un paso importante para los partidos que se declaran en oposición.“Lo que se buscaría es que se fortalezca la oposición, no porque se fortalezcan a los partidos eminentemente minoritarios, sino aquellos que se declaren en oposición ocuparían esas curules”.El senador Avellaneda califica el proyecto como “un buen servicio a la democracia” y agrega: “Usted se imagina a un candidato presidencial estando en el Senado o la Cámara, me parece que se nutriría un Senado, una Cámara, una Asamblea o un Concejo municipal o distrital y no se dejaría en el ostracismo a figuras que, sin lugar a dudas, tienen un proyecto de país, de departamento o de municipio en su cabeza”.Hay mucho por ajustar: VélezMientras tanto, el senador del Partido de la U, Juan Carlos Vélez, tiene claro que si bien le dio el voto positivo a la iniciativa hay “muchos temas que se tienen que ajustar”.Dice que “la ventaja de los proyectos de acto legislativo es que requieren de ocho debates. Es un tema grueso y afortunadamente vamos a tener bastante tiempo para analizarlo con calma y con detalle en dos legislaturas diferentes”.Reconoce que “tengo algunas preocupaciones con ese proyecto” y añade que “hay unas situaciones que se tienen que solucionar. Por ejemplo cuando son elecciones atípicas”.“Habría que mirar los pequeños municipios, porque el que no sale elegido, el hecho de ser concejal, le genera una serie de inhabilidades para temas de contratación, principalmente. Entonces no sabemos si es que se le obligaría a él a ser concejal, pero si no se posesiona podría tener algunas consecuencias”.Concluye diciendo: “Me parece que aún le falta mucho debate a ese proyecto” y apunta: “Sería el único caso en el mundo, en el cual al que queda de segundo se le daría medalla de plata, porque medallitas de plata, en política, en ningún lugar del mundo existen”.No es nada del otro mundo: CristoPara el senador liberal, Juan Fernando Cristo “esa ha sido una iniciativa que ha estado sobre el tapete durante muchos años en Colombia” y reconoce que “puede ser útil. No es nada del otro mundo, tampoco hace daño, pero eso no puede ser presentado como el gran avance para la oposición en Colombia”. Enfatiza que “el ejercicio del derecho de oposición tiene unos elementos mucho más importantes, de acceso a los medios de comunicación, especialmente, de acceso a la información estatal, de garantías que es lo que tenemos que avanzar en este país para que haya un ejercicio pleno de la oposición”.Y, reitera que el tema de que “un perdedor pueda ir a la corporación pública a ejercer el control político, es válido” y recuerda que puede ser útil pero “no es la gran panacea”.No es algo exótico: HernándezEl ex magistrado de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, reconoce que la propuesta que hace curso en el Congreso “es algo que no resulta exótico” y recuerda que “hay países donde se hacen esos reconocimientos en distintas modalidades, por ejemplo a quien desempeñó la presidencia ocupó una alta investidura en el Estado”.Hernández piensa que el proyecto “no le causa daño a la democracia” al considerar que “lo que están haciendo con esa norma es reconocer que, a pesar de no haber ganado las elecciones, la persona sí obtuvo una alta votación”.Sobre el tema de la voluntad del constituyente primario que vota para un cargo por un candidato, pero éste termina en otro, el ex magistrado anota que “si bien no lo tienen en el escenario para el cual se había postulado, sin embargo tengan la representación en el órgano de carácter legislativo. Entonces, finalmente, lo que en el fondo ocurre es que esa persona sí es elegida para un cargo donde hay una representación de muchas personas que votaron por él”.Cuestionado sobre si este modelo se aplica en otros países, Hernández explica que no existe como tal, pero “lo que hay es que quien ha desempeñado la presidencia tiene la posibilidad de participar en el parlamento o en el Congreso. En Estados Unidos, por ejemplo, el Vicepresidente es simultáneamente el Presidente del Senado. Es algo similar a lo que se propone en Colombia, pero no el mismo sistema” que se está aprobando en el Congreso.Así va el proyecto en el CongresoLa iniciativa de enmienda constitucional ya contó con el visto bueno de la Comisión Primera y la Plenaria del Senado y ahora pasa a manos de la Cámara para que le dé su aprobación en dos debates y con ello culmine su primera vuelta.De no ser aprobada antes del 16 de diciembre, en los primeros cuatro debates, el proyecto se archiva por trámite. Sin embargo, si cuenta con el visto bueno en la Cámara, en marzo del 2011 reiniciará para completar la segunda vuelta.En esencia, el acto legislativo plantea otorgar cupos en el Congreso y los cuerpos colegiados a quienes queden segundos en las elecciones y que representan a su colectividad en el cuatrienio para el que fueron elegidos.Para este fin, el senador conservador Roberto Gerlein, durante la plenaria, recomendó incluir en el título del proyecto los artículos que se modifican como consecuencia del aumento del número de senadores y representantes a la Cámara, con la llegada de quienes obtienen las segundas votaciones en las respectivas elecciones.Así las cosas, y como lo dice el senador Vélez, en Colombia habrá medalla de plata para quienes no ganen el cupo que buscaban. Es, precisamente, en este punto cuando llega a la memoria el seleccionador chocoano. Esa que ya hace escuela en el seno del legislativo y que cuenta con la anuencia de las mayorías.Es un proyecto original: EnríquezEl senador nariñense del Partido Conservador, Eduardo Enríquez Maya tiene claro que la propuesta que presentó su colectividad es inédita y no existe algo similar en el resto del planeta.“En ninguna otra parte del mundo existe esta propuesta que nosotros estamos haciendo, por eso nos satisface, por la originalidad del proyecto de iniciativa del conservatismo”, dice.Explica el congresista que al otorgarle una curul en el Senado, la Cámara, las asambleas y los concejos, se hace necesario “aumentar una curul” en cada uno de estos cuerpos legislativos.Es tajante cuando se le pregunta que la iniciativa representa un premio de consolación para los que no ganan las elecciones. “Es un absurdo esa interpretación. Lo que se busca es fortalecer los espacios para el libre ejercicio de la oposición, segundo buscamos que el voto sea útil en Colombia”.Con respecto a la importancia del sufragio, Enríquez Maya dice que “buscamos combatir la abstención, no es posible que de 30 millones de colombianos que estamos aptos para votar, tan sólo 12 millones concurren a las urnas”.Sobre las preocupaciones de otros colegas suyos sobre los eventuales vacíos en una elección atípica, el Senador nariñense explica que “no hay ningún problema, por dos razones. La primera la persona que asiste como concejal y hay una elección puede participar” y aclara que un candidato puede o no aceptar la curul, pero “no se le da la oportunidad al que sigue, esto no es un carrusel”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad