En medio de críticas y tensiones se reinician los diálogos en Cuba

En medio de críticas y tensiones se reinician los diálogos en Cuba

Junio 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En medio de críticas y tensiones se reinician los diálogos en Cuba

Este martes viajaron con rumbo a La Habana los integrantes del equipo negociador del Gobierno Nacional, tras un receso de un mes en el que el proceso caminó hacia atrás.

El ciclo 38 de los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc inicia este miércoles con el llamado de la comunidad internacional a que se acelere un acuerdo de paz.

En medio de la presión y la desconfianza creciente de los colombianos en el proceso de paz, a raíz de la escalada terrorista de las Farc en los últimos días, el Gobierno y la guerrilla volverán este miércoles a la mesa de La Habana para iniciar el ciclo 38 de los diálogos.

Prueba de ese recelo que también existe en el Gobierno fue la reunión sostenida ayer entre el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y los representantes de los distintos partidos políticos para analizar la escalada terrorista de las Farc y cómo se puede afectar la mesa de diálogos.

La idea de esta reunión era intercambiar inquietudes, aseguró el Ministro del Interior, “sobre un momento que el Gobierno considera que es muy crítico para el proceso de paz”.

“Fue una reunión muy útil y productiva para conocer la posición de cada uno de los partidos, que uno podría resumir en que siguen apostándole al éxito del proceso; a la manera como el Presidente lo ha manejado, pero también con toda razón interpretar la preocupación de la mayoría de colombianos con la actitud de las Farc”, dijo Cristo.

En el mismo sentido se pronunció el presidente del Congreso, José David Name, quien aseguró que desde el Partido de la U se sigue apoyando la negociación, pero que les preocupan “las últimas acciones de la guerrilla”.

“Sabemos que estamos negociando en la guerra, sin un cese al fuego, pero ni ‘la U’ ni los colombianos estamos dispuestos a que la guerrilla siga matando a nuestros soldados con tiros de gracia, a que sigan cometiendo delitos de lesa humanidad al ecosistema, a que dejen sin luz a miles de colombianos. Ese no es un buen mensaje”, dijo Name.

Persiste la expectativa

Pese al mal momento por el que atraviesan las negociaciones en Cuba, las partes también llegan motivadas y expectantes sobre la gestión que podría realizar en favor del proceso y la celeridad del mismo el papa Francisco, como se lo manifestó hace un par de días al presidente Santos.

Al respecto la misma guerrilla ha señalado, a través del jefe guerrillero ‘Pablo Catatumbo’, que aceptarían las mediaciones de distintos sectores incluyendo al propio papa Francisco. 

Desde Oslo, el presidente Juan Manuel Santos insistió durante el foro del mismo nombre en que la paz es una inversión que quiere hacer para el país.

“Si llegamos a un acuerdo, si logramos dejar de matarnos entre nosotros después de medio siglo de guerra, el costo político en el que habré incurrido será una inversión rentable. Si no, al menos iré a la tumba con paz en mi corazón por haber intentado hacer lo que creo que es lo correcto”, sostuvo.

Agregó que “un líder necesita enfocarse en el objetivo político de la paz, y evitar a toda costa ser atraído por el camino más fácil de la guerra simplemente por seguir los vaivenes de la opinión” y que pretende lograr una sinergia entre la justicia transicional y el acuerdo de paz, algo que hace más complejo este tema”. 

Mientras tanto en Colombia el senador Álvaro Uribe, el más fuerte crítico del diálogo en La Habana, aseguró que el proceso se debe mantener solo si hay cese unilateral del fuego, los guerrilleros acepten concentrarse y se sometan a una verificación que garantice que no realicen más crímenes.

“Hemos hablado de la necesidad de urgencia y de paciencia: urgencia para que se dé la condición y de ahí en adelante paciencia para lograr un acuerdo que no afecte a nuestra democracia, que no traiga el mal ejemplo de la impunidad y que no obstaculice a la empresa privada”, anotó Uribe, al señalar que esa concentración debe hacerse donde no afecte la economía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad