En medio de controversia, notarios harán desde hoy uniones de parejas gay

Junio 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
En medio de controversia, notarios harán desde hoy uniones de parejas gay

El jefe del Ministerio Público aseguró que los jueces y notarios no pueden aplicar la figura del matrimonio porque esta, en la Constitución, hace necesaria la condición heterosexual.

Jueces y notarios podrán alegar objeción de conciencia y no solemnizar las uniones entre parejas del mismo sexo. Procuraduría insiste que no se trata de la figura de matrimonio.

El contrato de unión solemne entre personas del mismo sexo tiene divorciados a los miembros de la comunidad LGBTI, los notarios y los jueces, porque mientras los primeros insisten en que los deben casar porque así lo ordena la Corte Constitucional, los segundos argumentan que el fallo del alto tribunal no hace referencia al matrimonio gay.La decisión de la Corte que conminaba a que el Congreso reglamentara los alcances de los derechos patrimoniales, de seguridad social y hereditarios de las parejas del mismo sexo a través de un contrato de unión solemne, determinó el enfrentamiento entre las partes, ya que el legislador hundió el proyecto que proponía el matrimonio homosexual, por lo que a partir de hoy los notarios y jueces deberán celebrar estos acuerdos muy por fuera de las pretensiones de la comunidad LGBTI.Ante la ausencia de una reglamentación, los notarios y jueces del país deberán facilitar la celebración de este tipo de contratos para una unión que no representa matrimonio, como lo aclaró el superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez.El debate ya está abierto, en la medida en que representantes de las comunidades LGBTI manifestaron que acudirán ante jueces y notarios a pedir que celebren matrimonios y ante la negativa que surja, instaurarán tutelas para hacer respetar sus derechos.Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, aclaró que el contrato que quieren implementar desde hoy “es inadmisible” al explicar que esa es una nueva figura legal que no ordenó la Corte Constitucional, por lo que anunció que “el acuerdo es que nadie va a firmar ningún contrato de este tipo”.Por esta razón, dijo: “Vamos a ir a las notarías y juzgados a solicitar matrimonio y si nos dicen que no, ponemos tutelas individuales para que se nos garanticen los derechos de igualdad y debido proceso”.Añadió que este contrato no tiene ningún efecto legal y aseguró que no genera un reconocimiento civil de pareja, no se sabe cómo se disuelve y menos puede anularse con un divorcio. “Si uno le pregunta a un notario sobre estos temas la respuesta es que no saben”.Para el abogado de la comunidad gay, Germán Rincón Perfetti, los jueces y notarios que lleven a cabo matrimonios igualitarios cumplirán con la sentencia y con la Constitución, pero los que lo nieguen se expondrán a ser demandados nacional e internacionalmente por incumplir la sentencia de la Corte, la Constitución y tratados internacionales de Derechos Humanos.No obstante, el presidente del Colegio Notarial de Colombia, Álvaro Rojas aseguró que, primero, “los notarios somos facilitadores de la ciudadanía y estamos dispuestos a escuchar, pero los mecanismos de presión no son convenientes porque todo tiene sus límites”.Comentó que “Colombia Diversa anuncia que va a instaurar tutelas, están en su derecho. Entonces serán los jueces y la Corte Constitucional las que definan si hay o no reglas para los matrimonios de parejas del mismo sexo”, por lo que aclaró que la función de los notarios es acatar y dar cumplimiento a leyes y fallos.A la polémica se sumó la Procuraduría General de la Nación, la cual advirtió ayer que existen muchos “vacíos” en la sentencia de la Corte que podría generar confusión a la hora de su aplicación.La procuradora Delegada para la Infancia y la Familia, Ilva Miryam Hoyos recordó que el titular del ministerio Público, Alejandro Ordóñez expidió una circular en la que ordena vigilar a notarios y jueces sobre el cumplimiento del fallo en torno al acuerdo contractual entre parejas del mismo sexo y que si consideran que al hacer eso va contra sus principios recurran a la objeción de conciencia. A pesar que el superintendente Vélez dejó claro que “los notarios no van a celebrar matrimonios, eso no fue lo que dijo la Corte, lo que dijo este alto Tribunal, lo que habló, fue de un vínculo contractual solemne”, el debate sobre si un notario puede celebrar un casamiento es latente.Por lo menos así lo dejó entrever Rojas, quien no descartó que dentro de su autonomía un notario pueda decidir celebrar un matrimonio de este tipo, pero aclaró que “ya hay una directriz estudiada y se debe partir del principio legal que todo matrimonio es un contrato, pero no todo contrato es un matrimonio”.El contrato solemneLas parejas del mismo sexo que quieren formalizar su relación podrán hacerlo con el contrato de unión solemne, que les garantizan los derechos patrimoniales, hereditarios y de seguridad pensional, pero no autoriza una adopción de menores porque no se trata de un matrimonio civil.El presidente del Colegio de Notarios, Álvaro Rojas explicó que luego de un estudio hecho por especialistas en derecho civil, constitucional y contractual administrativo se elaboró "un modelo de minuta o escritura pública que pueden firmar dos personas”.El procedimiento para las parejas que quieran suscribir este contrato es igual a de una escritura pública y dijo que “dos personas, en forma voluntaria, pueden llegar ante el notario o el juez y suscribir el contrato, quienes lo formalizan a través de su firma”.Este contrato se denomina “solemnización del vínculo marital entre personas del mismo sexo” y en su contenido se aclara que “el matrimonio civil es un contrato reservado a las parejas conformadas por personas de diferente sexo, razón por la cual la expresión “un hombre y una mujer” contenida en el Artículo 113 del Código Civil, fue declarada exequible por la Corte Consti- tucional en la sentencia C 577 de 2011”.Se determina que los firmantes no tienen impedimento legal para celebrar el vínculo y se les pregunta si concurrieron de manera libre y espontánea. El notario o juez verifica las condiciones contractuales y procede a la solemnización del contrato.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad