En La Heroica, muchas reinas buscan la corona... y el amor

En La Heroica, muchas reinas buscan la corona... y el amor

Noviembre 10, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Bedoya | Enviada especial a Cartagena
En La Heroica, muchas reinas buscan la corona... y el amor

Las 24 candidatas al Concurso Nacional de Belleza junto a 25 niños de varias instituciones educativas de Cartagena, visitaron y conocieron el buque escuela ARC Gloria, de la Armada Nacional.

Mientras algunas candidatas confiesan que ya tiene un capitán en su corazón, otras están divisando el panorama para ver dónde desembarcan sus sentimientos.

En buen puerto o en busca de uno que las haga felices, está el corazón de varias de las candidatas al título de Señorita Colombia 2010.En su visita al Buque Gloria y custodiadas por los infantes de la Base Naval, las beldades confesaron sus verdades sobre el amor y sus secretos para salir a flote tras un naufragio sentimental.Por ejemplo, la vallecaucana Catalina Robayo comentó que hace menos un mes terminó su noviazgo por cuenta del reinado. “No es falta de cariño pero el trabajo de ser reina es algo que demanda tiempo y la distancia afecta cualquier relación, así que terminamos de la mejor manera”.A pesar de no tener un capitán en su corazón revela que está feliz “navegando, un poco a la deriva pero dispuesta a conocer y divisar bien a qué puerto llegar para ser feliz”.Otro corazón que anda solitario es el de Cartagena, Karen Visbal, quien dice tajantemente: “No tengo novio, pero no estoy buscando capitán”. Y aunque ella bien podría tener un capitán con todas las de la ley, de uniforme blanco y kepis, por aquello de que los infantes de marina se pasean por la ciudad, reconoce que no le gusta mucho la idea de tener amores con un militar. “Una relación es para compartir tiempo con la pareja y lamentablemente ellos por su trabajo siempre deben estar ausentes”, explica.Sola, pero “en un lugar estable, tranquilo” está la representante de Antioquia Natalia Gallo. Ella hace dos meses le dijo adiós a su novio. “Fue por una bonita causa porque él tenía una oportunidad de estudio. Y me pareció sensato decir adiós porque los dos teníamos que estar conectados en cosas muy distintas: él con su preparación y yo con el reinado”.Pero a pesar de la ruptura, está tranquila “en el puerto de la familia y de las metas y otro tipo de sueños que difieren un poquito con el corazón”.Con buen viento y buena marUn buen pronóstico en su bitácora amorosa tienen las representantes de Bogotá, Santander, Cauca y Huila.La bogotana Diana Mina asegura que su corazón está en “excelente puerto, con un venezolano que ha sabido llevar muy bien el timón”.Aunque están junto desde hace dos meses la beldad de ébano reconoce que esa integración colombo venezolana ha sido genial. “Al principio tenía cierta duda porque nunca había tenido la oportunidad de estar con un venezolano, pero es un hombre espectacular, me comprende, me entiende, es muy seguro de sí mismo y eso es lo que necesita una reina”.Otra que está ennoviada pero con muchas expectativas es la santandereana Laura Patiño. Su romance empezó hace poco, justo cuando ella estaba en los preparativos para el concurso. Por eso su actitud es de cautela. “Esta semana llega para acompañarme. Vamos a ver cómo siguen las cosas y vamos con calma”.Pero quien si no duda sobre su buen momento en el amor es Violeta Bergonzi, de Cauca. “Hay buen pronóstico a estribor y a babor”, comenta sobre su relación con Carlos Muñoz, con quien lleva un año.Y sin duda el que parece ser el equipo ganador de este año es el de Huila, Natalia Valenzuela y su novio. Él además de animarla a concursar en el reinado no se cansa de decirle que es la reina no sólo de su corazón, sino de los colombianos. “Ya está preparados para capitanear bien el barco mientras cumplo mi año de reinado”, dice la beldad opita.Con capitán, a la deriva o recuperadas de naufragios, las reinas por ahora sólo esperan tener buen viento y buena mar para la recta final de este certamen.S.0.S corazones que no naufraganLas decepciones amorosas también han tocado a las bellas de Colombia. Violeta Bergonzi, de Cauca, revela que ha naufragado por amor, pero que se recuperó “estando sonriente y mirando hacia adelante porque los naufragios se dejan en el pasado y se olvidan, hay que seguir adelante”.Entre tanto, Laura Patino, de Santander, prefiere dejarlo todo en manos de Dios porque “él cada día nos envía cosas mejores”. Otras como la antioqueña Natalia Gallo reconocen que la mejor manera de salir a flote es estar “consciente de que soy joven, que hay cosas por vivir y que aquello que se va y no vuelve, nunca fue tuyo”.En contraste hay quienes se han salvado de naufragar. Catalina Robayo, del Valle, reconoce que nunca ha pasado por algo así pues de los dos noviazgos estables que ha tenido, las cosas han concluido en buenos términos; mientras que la bogotana Diana Mina, afirma que nunca va a naufragar “porque siempre estoy yo llevando el timón”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad