“En Colombia está descartada una burbuja inmobiliaria”: Minvivienda

Agosto 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alfonso Ospina Torres | Colprensa.
“En Colombia está descartada una burbuja inmobiliaria”: Minvivienda

Luis Felipe Henao, Ministro de Vivienda de Colombia.

El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, sostuvo que en un año se ha hecho más vivienda que en diez años y aclaró tema de entrega de subsidios.

En medio de las repetidas críticas por la dificultad del Gobierno para ejecutar los planes que anuncia, el Ministerio de Vivienda ha sido reconocido como la antítesis de ese comportamiento, gracias a los agresivos planes de construcción de vivienda y a la concreción de obras, grandes y pequeñas, de acueducto y alcantarillado. El impulso a esa agenda la dio Germán Vargas Lleras, calificado como funcionario estrella de esta administración, y la ha mantenido el actual titular de la cartera, Luis Felipe Henao. A él, sin embargo, le empiezan a aparecer críticas sobre las metas reales de vivienda para estratos 1 y 2, el manejo de los subsidios y el alza casi incontrolable de precios. Henao respondió a esas críticas e hizo un balance del trabajo en este 2013. Una de las principales críticas al Gobierno nacional es la lentitud para ejecutar proyectos, ¿el Ministerio de Vivienda es una excepción a ese comportamiento?Este es el ministerio con mejor ejecución en el país. Estamos por el 85% en lo comprometido y en lo pagado, es decir que no solo el ministerio se ha comprometido a realizar una obra, sino que ya la contrató y ya está en ejecución. Eso aplica no solo para los programas de vivienda, que son los que más se conocen, sino para los de agua, que son igual o más importantes; en agua nuestra ejecución supera el billón de pesos. Eso significa construir o adecuar acueductos y alcantarillados en Quibdó, Carmen de Bolívar (donde hay 3.500 familias a las que por primera vez les está llegando el agua), Sincelejo, Montería, Manizales, Pereira y 90 proyectos más, que ya se licitaron y están en ejecución. Mucha de esa ejecución tiene que ver con el proyecto de viviendas gratuitas. ¿La meta anunciada se cumplirá? En materia de vivienda se ha hecho un trabajo en tiempo récord, que nos permitirá haber entregado 60.000 unidades a final de este año y 40.000 más el año entrante. Ahí hay proyectos fundamentales, como los de Montería (más de 5000 viviendas), Santa Marta (4000), Atlántico (9000 viviendas, 5000 de ellas en Barranquilla), La Guajira (donde nunca se había construido, con más de 2700), Antioquia (más de 16.000), Cesar (alrededor de 4000). Ya se ve el impulso, estamos viendo crecimientos mes a mes de hasta el 300% en Vivienda de Interés Social. El Ministerio también anunció otro plan bandera, el de vivienda para familias con ingresos de 1 o 2 salarios mínimos. ¿Ese cómo va? Ya se aprobó el presupuesto de 2,1 billones de pesos, se hizo todo el trámite presupuestal en Conpes y Confis, lo que no es nada fácil, y esta semana se contrató la fiducia, con Fidubogotá, que ganó un proceso de licitación de más de un mes. La próxima semana colgaremos en página web los términos de referencia para constructores. ¿Ese programa representará un cambio sobre la manera tradicional de conseguir Vivienda de Interés Social?Antes las personas tenían que usar su carta-cheque poniéndose por la mañana el traje de pobre y por la tarde el traje de rico, además de que no existía oferta en el mercado, porque Vivienda de Interés Prioritario solo se construía en Bogotá, Medellín, Cali y algo en Barranquilla. Lo que vamos a hacer ahora es generar proyectos en todo el país; la fiducia debe abrir (el 15 de agosto) una convocatoria nacional para proyectos en todos los departamentos. Ese proceso permitirá entregar y ejecutar 86.000 unidades este año. Pero el programa tiene sus críticas, tanto por la cobertura como por los costos. ¿Qué responde a esas voces? Nos dijeron que les gustaba mucho el esquema de contratación nuevo, pagando contra vivienda hecha, pero que les parecían muy pocas unidades; respetuosamente, como viceministro que fui del gobierno pasado, les respondo que en los últimos diez años se habían construido en el país cien mil viviendas y, lo dice la Corte Constitucional, de cada cien subsidios aprobados, se aplicaban trece y de esos, solo siete dejaban conformes con su vivienda a los favorecidos; así que no es poco construir en un año lo que se hizo en diez. Otra angustia creciente es por el aumento inusitado de los precios en varias ciudades del país, tanto que se habla de una burbuja inmobiliaria… Eso está descartado. Para que haya una burbuja tiene que haber dos elementos fundamentales: una gran capacidad de compra y pocas herramientas de acceso. En Estados Unidos, más del 30% del PIB era crédito hipotecario; en países sin burbuja inmobiliaria, como Panamá, más del 18% es crédito hipotecario; países igualitos a Colombia, como Perú, tienen en promedio 14% del PIB; Colombia solo tiene el 4,9% del PIB de crédito hipotecario; es decir que hoy los colombianos aún tienen poco acceso al crédito para vivienda. Una burbuja se da cuando hay mucho dinero disponible para la compra y se tiene la opción de titularizar, generando nuevos procesos con el circulante. Además, en Colombia primero se vende y luego se construye, cuando hay un punto de equilibrio para arrancar un proyecto. No como en España, donde construyeron un montón para luego intentar venderlo. Otro asunto es que la política en Colombia obliga a que una persona tenga que ahorrar el 30% para comprar una vivienda, lo que a una familia le toma diez o doce años. Todo esto hace que no haya burbuja. Entonces, ¿qué está ocurriendo? Lo que está pasando es que sí hay un crecimiento de la clase media, sí hay mucho extranjero que está llegando a comprar y hay muy poco suelo útil, por lo que el valor del suelo está subiendo y ese es el principal componente del precio definitivo de la vivienda. Lo que necesitamos son mecanismos rápidos para generar suelo disponible para construir proyectos.Esa subida de precios hace que para la clase media siga siendo difícil tener vivienda pese a las políticas oficiales.Eso pasa en Bogotá, pero no en otras ciudades. Además el Gobierno sacó el subsidio para la compra de vivienda de entre 80 y $200 millones, logrando bajar las tasas de un 13 % a un 7 %. De esos ya se han utilizado 5000 subsidios y vamos a llegar a 50.000. Es la primera vez que la clase media tiene cómo comprar vivienda más fácil, pero claro, para evitar una burbuja, cada familia tiene que lograr un ahorro. Hay que hacer precisiones sobre esos subsidios dados en el marco del plan PIPE, hay cifras distintas sobre ellos… Creo que se ha comunicado mal. Son 50.000 subsidios; de ellos, este año eran 19.000, para los que logramos con los bancos algo muy importante, bajar las tasas al 9,5% a lo que el Gobierno suma un subsidio de 2,5%, para que los colombianos tengan esa tasa del 7%. Para los siguientes 31.000, el acuerdo que se logró con los bancos es que se va a revisar la tasa, porque la volatilidad de los TES hace que los bancos no puedan mantener las tasas tan bajas, pero al final habrá 50.000 subsidios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad