“En el proceso de paz, una cosa es lo deseable y otra lo posible”: Alejo Vargas

Junio 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas López, enviado especial de El País a La Habana
“En el proceso de paz, una cosa es lo deseable y otra lo posible”: Alejo Vargas

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional.

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y de Seguimiento al conflicto de la Universidad Nacional, habló con El País sobre la funcionalidad de los foros que vienen coordinando conjuntamente con Naciones Unidas y los avances de este proceso.

En la mañana de este miércoles, los delegados de Naciones Unidas y del Centro de Pensamiento y de Seguimiento al conflicto de la Universidad Nacional hicieron entrega de catorce libros con las más de 900 iniciativas que presentó la sociedad civil en Colombia sobre el proceso de paz.Cerca de 500 de ellas fueron presentadas por escrito y las demás fueron propuestas verbales que se plantearon en el foro realizado en abril pasado y que de inmediato empezarán a ser revisadas por las partes para el enriquecimiento de la mesa de discusiones.La delegación del Gobierno no hizo pronunciamiento alguno sobre los planteamientos de las Farc o sobre la entrega de las propuestas surgidas del foro ciudadano. Horas después de la entrega, Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y de Seguimiento al conflicto de la Universidad Nacional, habló con El País sobre la funcionalidad de los foros que vienen coordinando conjuntamente con Naciones Unidas y los avances de este proceso.¿Cómo ve el ambiente en la mesa?Creemos que el ambiente es muy positivo. Hay dos delegaciones que expresan puntos de vista distintos, pero que están aquí haciendo esfuerzos muy importantes por construir acuerdos. Hicimos la entrega formal de los resultados del foro sobre participación en política y esperamos que el material sirva de insumo para la discusión del segundo punto de la agenda.¿Sí están teniendo peso en la mesa de diálogos estas iniciativas ciudadanas?Tienen el peso que las dos delegaciones le quieran dar. En el caso del primer punto, lo que nos han dicho ambas delegaciones es que fueron muy importantes para la construcción de acuerdos y esperamos que también lo sean en este segundo punto; porque si bien no tiene ninguna obligatoriedad y es una decisión que la mesa tomó, es muy importante que se tengan en cuenta porque es, por lo menos, la voz de un sector muy importante de la sociedad.¿Surgió entre las propuestas el tema de una constituyente?El tema surgió en el foro de parte de algunos participantes y es uno de los que más adelante va a tener que abordar la mesa para definir los mecanismos para refrendar acuerdos con base en lo que dispone la Constitución, pero ese es un tema que no es del aspecto de la participación política, pero todos los temas de una u otra manera se trasladan porque no está fácil una separación absoluta de uno y otro. Este tema de refrendar acuerdos es fundamental porque la mesa solo tiene capacidad para llegar a acuerdos políticos y para que adquieran fuerza legal en el ordenamiento colombiano, tiene que utilizarse alguno de los mecanismos de participación que la Constitución establece como referendo, constituyente, plebiscito, la consulta o cualquiera de ellos.¿Pero hablar de Constituyente no es repensar otro Estado?Si, pero como bien lo ha dicho Rodrigo Uprimy en sus análisis, puede concebirse una constituyente con un temario limitado; eso en el marco de la Constitución del 91 es posible. No necesariamente todas las constituyentes deben ser como la del 91 porque en ese momento estábamos bajo la Constitución de 1886 y hoy la del 91 permitiría una constituyente sobre temas limitados y específicos.¿Cree que el proceso camina bien?El proceso nos permite mirarlo con optimismo realista y creo que está andando bien; por supuesto siempre habrá quien quisiera que fuera más rápido y que se discutieran más los temas, pero en esto hay que ser realista y una cosa es lo deseable y otra lo posible. Creo que difícilmente antes hubiéramos llegado tan lejos como vamos hoy.¿Estamos preparados para el posconflicto?Ahí tenemos aún mucho por hacer los distintos sectores de la sociedad y creo que ese va a ser el gran reto o el desafío que vamos a tener los colombianos; abocar el posconflicto implica tareas en muchas dimensiones si queremos que las cosas se hagan bien y no tengamos luego cosas similares como las bacrim, que son los resultados de cuando los posconflictos no se hacen de manera adecuada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad