Colombia, en el ojal del mundo

Diciembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Colombia, en el ojal del mundo

Jorge Duque asegura que su prioridad como diseñador es que “las mujeres luzcan bellas, sofisticadas y refinadas”.

Jorge Duque, un diseñador de modas colombiano autodidacta, llega a la gran final del reality internacional ‘Project Runway’.

Cuando Jorge Duque llegó al reality Project Runway Latin América recibió comentarios desobligantes de parte de algunos de sus compañeros por ser autodidacta. Él, relajado, y siempre con una sonrisa, respondía: “Frescos, que en las máquinas nos vemos”.Con él fueron quince los que iniciaron en el programa de Fashion Tv. que da la oportunidad a diseñadores latinoamericanos en convertirse en la próxima revelación de la creación de moda en el mundo.Pero sólo tres obtuvieron la venia del jurado integrado por tres autoridades en moda como la mexicana Rebecca de Alba, el diseñador venezolano Ángel Sánchez y la periodista argentina Claudia Pandolfo, de estrellas del diseño invitadas como Hernán Zajar, y de su mentor en el reality, Mariano Toledo. Mientras sus coterráneos Wilson Chaparro y Paula Valencia, quienes estaban avalados por sus carreras fueron eliminados, el colombiano Jorge Duque, autodidacta del diseño, llegó a la final de Project Runway Latin America y mañana compite por el premio mayor.Duque se caracterizó por la madurez y la cordialidad en la convivencia con sus colegas, ganó varios desafíos y hoy es uno de los finalistas junto a la argentina Catalina Rautemberg y la nicaragüense Shantall Lacayo. El colombiano, quien parece ser el seguro ganador de este reality, es un terapeuta que a sus 35 años es propietario del taller Duquevelez, con énfasis en vestidos de coctel y de novias.¿Cómo se siente por haber llegado a la final?Me ha dado por llorar, cosa que no me había pasado, hay una cantidad de emoción contenida, me siento feliz. Pienso que por fortuna los jueces vieron algo en mi trabajo y me dieron la oportunidad de ser visto. Además me siento orgulloso de haber sido el único colombiano en la final y gratificado de ser el único autodidacta que logró estar vivo en toda la competencia.Fue el único que no tuvo discusiones con el ex participante más conflictivo, el mexicano Mauro Babún...Exactamente. Es que lo quiero mucho, independientemente de que tengamos diferencias profesionales, en lo personal somos buenos amigos. En la medida en que uno pueda separar esas cosas, puede convivir muy bien con alguien. El que sea finalista es un premio también a su capacidad de convivencia. ¿Cómo hizo para no salirse nunca de casillas?Tengo claro que los conflictos de los demás no son mis conflictos. Procuro ser lo más honesto posible. Si tuve que hacerle algún comentario a alguien se lo dije y en la intimidad, porque no me interesaba entrar en polémica. No me meto en los mundos íntimos de la gente y asímismo respetan el mío.¿Qué le faltó para ganar el desafío de vestir a Rebecca de Alba?Ah, ese era mi sueño. Probablemente me faltó aventurarme un poco más. Pero quedé muy conforme con mi trabajo, ya que Rebeca se haya decidido a explorar una nueva silueta que yo nunca se la vi y con un vestido que nunca imaginé, es otra cosa. Me encanta que la gente tome riesgos. ¿Qué tanto provecho le ha sacado a las críticas de Mariano, el mentor del grupo?Muchísimo. Tener la oportunidad de que alguien como Mariano sea un guía, una luz, y que te haga comentarios muy constructivos, para que todo salga bien, ha sido muy importante.¿Qué críticas de él lo han molestado?Me golpeó muchísimo el día que hice mi traje de novia de papel periódico, y que él me dijera que le había gustado y luego en la pasarela dijiera que no le gustaba. Pero entendí que era parte del juego y lo acepté.¿Cómo logró ganarse el respeto, siendo un autodidacta en un grupo de profesionales?Al ver en mi trabajo esa consistencia desde la concepción y la construcción me hizo ganarme un respeto. Vieron que soy una persona con mucho más valor cualitativo y cuantitativo, producto de muchos años de experiencia. ¿Quiénes fueron sus maestros?Los libros, las tijeras, un maniquí y dañar muchas telas. Siempre he sido muy manual. No es algo que venga de vena familiar. Yo soy terapeuta.¿Cree ahora que hacer costura con bajo presupuesto es posible?Sí, de hecho ahora está muy en boga en el mercado de los productos de moda. Lo que pasa es que algunos cuando maduramos la sensibilidad lo hacemos desde puntos muy exquisitos. En este reality hice un vestido de botellas de plástico con US$50.¿Cómo definiría su estilo personal?Me gusta explorar la moda desde lo que yo soy. Uso zapatos clásicos, corbatín, un saco y los modulo para que tengan sello personal. Los diseñadores nos volvemos la antítesis de la misma moda.¿Por qué sus diseños no se han visto aún en las pasarelas de Colombia?No me han invitado, no sé por qué. Yo hago moda hace muchos años. A través de Project Runway soy afortunado de que me conozcan. ¿Por qué debe ganar este reality?Siento que lo merezco, porque he trabajado el triple, me ha costado el triple. Tengo el ‘feeling’ para ser la nueva revelación del diseño de modas en Colombia. Llevo quince años en esto.PremiosUS$20.000, para iniciar su colección. Presentará su colección en el Puerto Rico High Fashion Week y en DFashion de Mexico. Portada y artículo central en la revista Elle de México.Una semana para dos personas en el Atlantis Resort Paradise Island, en las Bahamas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad