"Elecciones regionales serán otro plebiscito por la paz": Ministro de la Presidencia

Diciembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Lorena Beltrán | reportera de Colprensa.

Néstor Martínez, ministro de la Presidencia, dice que su tarea es ayudar a que funcione el motor del Gobierno. “Es muy conveniente mantener un diálogo político con la oposición”.

Con el reto de consolidar la Unidad Nacional para la próxima jornada electoral, el ministro de la Presidencia, Néstor Humberto Martínez, hizo un balance de su gestión en el último periodo legislativo. Aunque las iniciativas gubernamentales no se destacaron por ser numerosas, sí lograron superar acalorados debates en el Congreso, a pesar de una fuerte oposición que también estará presente en las urnas durante las elecciones de 2015. En entrevista con Colprensa, el ministro Martínez habló del desafío de generar mayor diálogo político en la carrera por alcanzar la paz en el país. Varios sectores aún lo apodan como el ‘Súperministro’ del presidente Juan Manuel Santos. Incluso, por su papel protagónico en el Congreso, se dijo que usted opacó a los titulares de otras carteras. ¿En qué se diferenciaron sus funciones? Nuestras funciones son de apoyo a todo el gabinete y en ese sentido nadie puede decir que haya confusión en las funciones, precisamente la razón de ser de los cargos de la Presidencia son ayudar a que funcione el motor del Gobierno. ¿Qué resultados ha dado ese cambio en la estructura de la Presidencia? Hay varios aspectos en donde hay mayor eficacia, como el diálogo político con los partidos y sectores sociales. Asimismo, la Ministra Consejera para el Gobierno y el Sector Privado mantiene una relación muy fluida con las regiones y el Ministro para el Posconflicto está dedicado a estudiar aspectos concretos en la ejecución de los acuerdos de paz. Hay diálogo político pero no una respuesta de acercamiento del Centro Democrático, ¿cómo asumirá esto el Gobierno de cara a las próximas elecciones? Es muy conveniente mantener un diálogo político con la oposición sobre los temas fundamentales, y en especial con relación al proceso de paz. Nos desalienta que todavía no haya una respuesta positiva de la oposición que representa el Centro Democrático, pero no estamos frustrados. La paz tiene que ser un concepto incluyente en Colombia y no vamos a desfallecer. ¿Cree que, como lo ha dicho el propio presidente Santos, el uribismo se quedó sin argumentos ante los avances del proceso de paz? Los primeros argumentos en contra era que estábamos negociando el Ejército, la libre empresa, la propiedad privada y el modelo económico y resulta que nada de eso era cierto: quedó desnudado con la publicación de los acuerdos parciales. Nada de eso resultó ser cierto, entonces se han quedado sin argumentos. Es la hora de que con sentido propositivo ayuden a enriquecer este diálogo político. Otra de las preocupaciones que tienen es que los acuerdos se lleven a una constituyente, ¿le gusta esa idea? Esa no es una alternativa para el proceso de paz; hay que seguir avanzando en los temas de la agenda que se construyó en La Habana. El Presidente ha dicho que este será el Congreso de la paz y las iniciativas de la anterior legislatura fueron muy políticas, ¿cambiará eso en el próximo periodo?El país sabe que no estamos en el primer año de un nuevo Gobierno, sino en el inicio de un segundo mandato. Lo que no puede haber es expectativas de un cúmulo de proyectos de ley que se estén gestando en el Congreso. En este periodo necesitamos menos leyes y una mayor acción de Gobierno en las iniciativas tramitadas en el primer periodo. ¿Entonces los temas gruesos que se cocinan en el posconflicto, como la revolución agraria, de dónde saldrán si no es de iniciativas tramitadas en el Congreso?Ese ha sido un debate largo al que el Presidente ya ha dicho que no hay que anticiparse. El acuerdo parcial contempla como eje fundamental el fondo de tierras y ese fondo se nutre de la extinción del dominio de los bienes adquiridos ilícitamente. Todo el mundo piensa que se requieren nuevos ingresos, pero aquí el principal componente está en la extinción y en la ley que tramitamos en el Congreso para financiar la Justicia, allí se establece un componente para que los jueces encargados de este tema puedan empezar a operar. Pero hay temas que no son un supuesto sino que incluso han sido bandera del Presidente, como la reparación a las víctimas, y algunos sectores denuncian la falta de recursos, ¿será viable la reparación?El Gobierno ha ido descentralizando ese proceso, estamos hablando de cerca de 470 mil víctimas que han sido reparadas y no existe país en el mundo que tenga una política en este tema, como lo ha hecho el presidente Santos. Aquí no puede haber ningún tipo de dudas, el centro de todo este proceso son las víctimas.Otros compromisos¿Qué pasará con el referendo para implementar la cadena perpetua a violadores de menores en el país? El Presidente ha dicho que hay que animar ese debate, el Gobierno Nacional tiene ese compromiso y la Directora del Icbf lo ha ratificado recientemente. Frente a ese delito atroz hay que actuar.¿Qué pasará con otros temas que siguen en la mira de la opinión pública, como la reglamentación de la ley estatutaria de salud? La ley estatutaria debe entrar en funcionamiento a partir del año 2015, ahí están los postulados para avanzar en un mejor acceso a la salud por parte de los colombianos. Al terminar este año se han dictado decretos para la habilitación de las EPS, eso habrá de redundar en la calidad del servicio, pero en materia de salud Colombia ha hecho una verdadera revolución. La gran apuesta es hacer de Colombia el país más educado en 2025, ¿a corto plazo qué verá el país? La política que está desarrollando la ministra Gina Parody está claramente expuesta y se va a incorporar al Plan de Desarrollo con unos contenidos propios, pero es evidente que es mucho lo que se está haciendo, no solo con la educación superior sino con el acceso de destacados estudiantes de estratos 1 y 2 a las mejores universidades del país, es una revolución social. La jornada única y el bilingüismo también hacen parte de este pilar. ¿Y la agilidad en la Rama Judicial?Las reformas legales que habían que hacerse ya se hicieron, si nosotros damos el paso hacia la justicia oral, vamos a poder cumplir con procesos que no se tomen nunca más de un año, ni en lo civil ni en lo administrativo ni en lo agrario, esa será una gran revolución institucional. Se necesitaban recursos y el Gobierno ya buscó en el Congreso la manera para tener 600 mil millones de pesos adicionales para su financiamiento. Pese a esos avances, hay críticos que aseguran que la inversión se ha ido a vías e infraestructura y no al sector social. ¿Qué responde el Gobierno? El equipo económico ha encontrado recursos importantes para sectores que no los tenían, como el de la educación, en componentes del Cree. Por otro lado, se encontraron recursos adicionales para vivienda, agua potable e infraestructura y, finalmente, en materia agrícola es la primera vez que el Gobierno tiene inversiones de cinco billones de pesos, así que los recursos sí se han encontrado, buscando fomentar la equidad y la productividad. El Gobierno prevé una desaceleración del crecimiento económico, ¿alcanzará la infraestructura a jalonar la economía? En este momento la economía está creciendo a un 5 %, destacándose al lado de países asiáticos, lo que se traduce en una mayor lucha contra el desempleo y la pobreza. Respecto al impacto del petróleo en el crecimiento, las expectativas muestran que creceremos a una tasa de 4,2 % para 2015, que comparada con un entorno mundial sigue siendo importante. Eso se compensará con aumentos en la productividad. ¿Cuáles son los retos para 2015? Consolidar la Unidad Nacional, ese va a ser un elemento dominante en la política colombiana, porque el próximo año es de elecciones regionales y la presencia de una coalición vigorosa va a animar mucho este proceso democrático que terminará siendo un plebiscito por la paz en Colombia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad