Elecciones marcarán la agenda política en Colombia en 2014

Elecciones marcarán la agenda política en Colombia en 2014

Enero 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Elecciones marcarán la agenda política en Colombia en 2014

Es indudable que la agenda del 2014 para los colombianos estará marcada por la actividad proselitista. La elección de un nuevo Congreso en marzo y la posterior doble vuelta presidencia en mayo y junio serán la noticia del año.

2014 será un año electoral que definirá el futuro inmediato del país. Se vislumbra un remezón en la política nacional.

El año que terminó será recordado por la convulsionada situación política y social que vivió el país y que tuvo su más elocuente expresión en los paros cafetero y agrario, las manifestaciones urbanas y de estudiantes, así como las crisis ministeriales y los enfrentamientos con fuerzas de oposición.Si bien el presidente Juan Manuel Santos comenzó el 2013 intentando afianzar el paquete de reformas de corte liberal con que arrancó el primer tiempo de su mandato, el desafío estuvo en capotear una serie de complicaciones como la pérdida de territorio por el fallo adverso de La Haya; la incertidumbre que generó el anuncio de los diálogos de paz con las Farc y el impresionante bajón de imagen que sufrió el Presidente, que llegó a un 29% de aceptación en septiembre.Y todo esto con el trasfondo de la reelección, decisión que estuvo en vilo hasta el último momento, tal como es el talante de ‘jugador de póquer’ que, según los observadores, es el Presidente.Los paros generaron un remezón en la cúpula del Gobierno, del que salieron los Ministros del Interior y de Agricultura. Que las protestas fueran protagonizadas por campesinos constituye una enorme paradoja, si se tiene en cuenta que uno de los logros más importantes que se le reconocen al Gobierno es la aprobación de la Ley de Tierras, que los beneficia precisamente a ellos. La ola de protestas fortaleció a las dos corrientes de oposición, el uribismo y la izquierda, quienes aprovecharon la descolgada en la opinión favorable del Presidente para incrementar sus mensajes y apuestas políticas. Pero pese a todo ello, hoy Santos goza de una ventaja que le permite arrancar el 2014 como gran favorito para las elecciones presidenciales. Incluso, que el Mandatario se imponga en primera vuelta es cada vez más factible. El año que pasó también le dejó buenos réditos a las diferentes corrientes de izquierda ya que las protestas les dieron impulso a sus banderas y postulados a favor de las reformas en salud y educación, así como en contravía con los tratados de libre comercio y la caída de la industria nacional.De igual forma, pero desde distinto ángulo del espectro político, la derecha representada por el uribismo tuvo en los diálogos de paz con las Farc su mejor trinchera para atacar al Gobierno.Sin embargo, los analistas no se acaban de poner de acuerdo a la hora de interpretar por qué los candidatos Clara López del Polo y Oscar Iván Zuluaga del Uribe Centro Democrático no logran convertir el descontento en puntos a su favor en las encuestas. Lo cual favorece la intención reeleccionista de Santos.En lo que si hay un aparente consenso es en los temas sobre los que girará el debate por la presidencia este primer semestre de 2014. Fijo está el proceso de paz y como tal la polarización entre continuar con la guerra o pactar con la guerrilla unas condiciones que permitan acabar el conflicto armado.Santos tiene en la paz su mejor argumento para ganar la campaña electoral que se avecina, aunque como lo advierten encuestas recientes, una parte importante de los votantes, que oscila entre 30% y 40%, manifiesta su desconcierto político y podría inclinarse por el voto en blanco.Esa franja de irresolutos tiene la dimensión suficiente para desequilibrar la carrera por el solio de Bolívar y es el legado de un año convulso. ¿Qué puede pasar con ellos? Si no son atraídos por los candidatos en contienda o por un nuevo nombre que surja y encause su malestar, como ocurrió con la ola verde hace cuatro años, la mayor parte de los indecisos se abstendrá de votar, lo que favorecería las maquinarias.Y es en ese escenario en el que, sin duda, el presidente Santos saldrá favorecido por la fortaleza innegable que frente a sus rivales tiene el Primer Mandatario. Luego de enfrentar su año más difícil, las perspectivas para Santos son alentadoras.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad