Elecciones en el Valle del Cauca, bajo la presión de los violentos

Elecciones en el Valle del Cauca, bajo la presión de los violentos

Octubre 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa - Reporteros de Colombia
Elecciones en el Valle del Cauca, bajo la presión de los violentos

Las amenazas y asesinatos han puesto en peligro a candidatos de otras colectividades en el Valle, según lo han reconocido diferentes sectores políticos.

Las amenazas y los asesinatos contra candidatos mantienen encendidas las alarmas de las autoridades.

El concejal Marco Tulio García del municipio El Dovio, al norte del Valle, debe sesionar por teléfono y desde una población cercana. Cuando necesitan que firme algún documento, se lo mandan en un sobre, lo firma y lo devuelve. Desde que aumentaron las amenazas de muerte en su contra no tuvo otra opción que dejar el municipio.Este es un ejemplo de la grave situación que vive el Valle del Cauca en materia de violencia política. Desde que la Misión de Observación Electoral, MOE, reveló, a comienzos de agosto, que el Valle del Cauca es el segundo departamento del país con mayor número de asesinatos de políticos y personas vinculadas a los comicios de este 30 de octubre -el primero es Antioquia- las alarmas se prendieron.Desde el primero de enero hasta el 17 de octubre, 14 candidatos y otras personas vinculadas con la actividad política han sido asesinados en el Valle. Estos casos corresponden a casi la cuarta parte de los 50 homicidios de este tipo que se han contabilizado en el país durante 2011. Según la MOE, 65 denuncias de amenazas contra dirigentes políticos de varios partidos se han conocido formalmente en lo corrido de este año.El Informe Especial de Riesgo Electoral de 2011, de la Defensoría del Pueblo señaló que once municipios del Valle están en un estado de riesgo electoral, nueve de ellos en riesgo alto -Cali, Yumbo, Buenaventura, El Dovio, Florida, Pradera, Sevilla, Tuluá y Zarzal- y dos en alerta media -Bugalagrande y Obando-.Los ataques más recientesEn la noche del pasado viernes 14 de octubre, dos nuevos asesinatos contra personas vinculadas a los comicios del 30 de octubre se registraron en el Valle.Según la Policía de Cali, el primer caso ocurrió en el municipio de Jamundí, donde sicarios acabaron con la vida de Juan David Muñoz Noreña, hijo de la candidata al Concejo de esa población, Nidia Noreña. El segundo hecho tuvo como epicentro a Vijes, donde un sicario con pasamontañas le propinó ocho balazos al presidente del Concejo y aspirante a esa corporación, Carlos Arbey Guerrero Urbano.Reporteros de Colombia conoció que el pasado 12 de agosto Carlos Arbey Guerrero había instaurado ante la Fiscalía una denuncia por amenazas de muerte. El jueves 13 de octubre nuevamente estuvo en la Fiscalía, donde dijo que sabía que habían dado la orden de matarlo antes del 30 de octubre, según reveló una fuente de la Fiscalía.Ilegales buscan poder políticoPara Luis Alejandro Arévalo, coordinador de la MOE en el departamento, la presencia de los grupos ilegales se ha dividido en tres zonas. “En la primera, el norte, hay presencia de ‘Los Rastrojos y hay información sobre otra banda, ‘Los Urabeños’. El trabajo de campo ha dado evidencia que, además, tienen alianzas con algunos sectores políticos para ejercer control administrativo”.El segundo territorio donde hay influencia de grupos violentos sobre el proceso electoral es el sur-oriente: “Hay alianzas, como en Pradera y Florida, entre las Farc y las bandas criminales para manejar el negocio de las drogas y también para presionar mediante amenazas a algunos candidatos”.El tercer territorio, y una de las zonas que más preocupa, es el Pacífico “donde la comunidad habla de actividad neoparamilitar y la presencia de grupos con uniformes, rangos y estrategias y acciones para constreñir a la población”, señaló Arévalo. Esto mismo quedó claro en último Comité de Seguimiento Electoral realizado en julio en Buenaventura, donde miembros de algunos grupos políticos se quejaron por no poder hacer campaña dentro del casco urbano del municipio por la presencia de grupos armados ilegales.Según el Defensor regional, Andrés Santamaría, en el norte del Valle es donde más se teme por el accionar de estas bandas criminales.Entre tanto, en Buenaventura otro temor es por el fraude electoral. En los alrededores de la Alcaldía pobladores hablan de compra de votos y de “el señor del maletín”, figura con la que los lugareños se refieren a quienes pagan entre 30 y 50 mil pesos a cambio del voto. Por temor, pidieron reserva de identidad.Amenazas y mafiasEl Dovio es uno de los municipios que aparece en alto riesgo tanto en el informe de la Defensoría como en otra investigación realizada por la MOE. Por eso, la situación del concejal Marco Tulio García no es la única. Antes de las amenazas que recibió fueron asesinados dos líderes políticos en este municipio. El comandante de la Policía del Valle, coronel Julián González, ha dicho que no se ha podido establecer si estas muertes obedecen a la actividad política de las víctimas. Entre tanto, ciudadanos del municipio, quienes prefirieron no revelar sus nombres por seguridad, advirtieron que hay una “puja interna” y un “carrusel de alcaldes promovidos por las bandas criminales”.Pero si por El Dovio llueve en otros municipios no escampa. En Yumbo, por ejemplo, el alto riesgo electoral con que la Defensoría del Pueblo y la MOE calificaron la población llevó a que el alcalde Felipe Adolfo Restrepo Gómez aplazara para noviembre las festividades populares que se realizan tradicionalmente en septiembre. La alerta en Yumbo se dio con el asesinato del diputado del Valle y candidato a la alcaldía de Yumbo, Fernando Vargas.El aspirante por el Partido Cambio Radical fue tiroteado a comienzos de julio en el barrio Granada, de Cali, lo que motivó a que el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, hiciera una fuerte denuncia: “La mafia está metida en Yumbo capturando el proceso electoral”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad