El Valle del Cauca está en el radar de los ‘pescadores’ de votos

El Valle del Cauca está en el radar de los ‘pescadores’ de votos

Enero 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas López | Reportero de El País
El Valle del Cauca está en el radar de los ‘pescadores’ de votos

Necesitamos elegir a muchos senadores del Valle, que sientan, les duela y quieran al Valle porque los de afuera abogan, pero por sus regiones de origen”: Germán Villegas, senador conservador.

Después de Bogotá, es la región del país que más aporta electoralmente a la conformación del Senado de la República. Analistas dicen que existen ventajas en votar por los candidatos propios del departamento.

Como si se tratara de una faena de pesca, el Valle del Cauca se ha convertido por estos días en el gran destino de decenas de candidatos que de todas partes del país han llegado a tender sus redes en el gran banco de votos del que dispone el departamento para el Senado de la República.Aunque la principal razón es porque la elección de Senado es de circunscripción nacional y, después de Bogotá, el Valle es la región que más votos aporta para esta corporación (1,3 millones de votos en las elecciones del 2010), analistas señalan que detrás de estas migraciones hay también muchos intereses particulares que no son del todo beneficiosos para el Valle.Aclaran que tampoco hay nada de irregular en que sectores políticos del departamento acompañen electoralmente a algunos aspirantes de otras partes del país, así como los candidatos del Valle andan buscando votos en otras regiones, pero que sí existe una diferencia entre “votar por los nuestros o elegir a los de afuera”.La principal de ellas, es porque el Senado de la República es la corporación con mayor peso e influencia ante el Gobierno Nacional y es a través de sus integrantes que un departamento puede lograr, por ejemplo, un mejor trato a la hora de definir prioridades en el los recursos del Presupuesto Nacional.Tener una mayor participación en el Senado de la República, según el politólogo Fernando Giraldo, le trae más ventajas a un departamento, “aunque la práctica ha demostrado que eso necesariamente no es así, pero la gente cree que para sentirse bien representado tiene que ir al Congreso un vecino suyo”.“Así los senadores de un departamento no hagan mucho por su región, siempre van a aportar algo; y no se corre el riesgo de que con otros, que son menos dolientes todavía del territorio, las consecuencias sean peores porque difícilmente quien llega buscando votos a una región, porque ya está desgastado en la suya, va a trabajar en beneficio de ese territorio”, aseguró Giraldo. Las otras razonesPese a que la Constitución deja en claro que la elección de Senado es de circunscripción nacional, los senadores se siguen eligiendo regionalmente y consideran los analistas que eso facilita que muchos de ellos, “desgastados y desprestigiados en sus regiones”, puedan salir a buscar votos donde no los conocen.No en vano, parte de la estrategia de los equipos de campaña de muchos candidatos a Senado es ubicar en el radar esos departamentos en los que hay un mayor desprestigio de su clase política para llegar a presentarse como alternativa.Para el analista Diego Luis Sánchez, “muchos de esos dirigentes que van de región en región capturando votos lo hacen porque van a tener dificultades para obtener respaldo en sus zonas propias y tiene la ventaja de que en otros lados no han cometido los desafueros que cometen en su propio territorio y llegan mostrándose como pulcros”.El mejor ejemplo es lo que viene ocurriendo en Santander, donde los congresistas conservadores están detenidos y los liberales han llegado a tratar de remplazar esa clase desprestigiada con el argumento de que es la hora de un relevo y con el supuesto político de que no tienen nada que ver con los casos de corrupción que afectan a ese departamento.El exdiputado y candidato liberal al Senado Sigifredo López, indicó que la experiencia ha demostrado que de quienes han venido al Valle en busca de votos lo que queda es “ninguna gestión, decepción y el sentimiento general de que se llevaron los votos y jamás volvieron”. “Y algo que es peor: el comportamiento de algunos dirigentes del departamento que decidieron ponerles votos a candidatos foráneos a cambio de prebendas y beneficios personales; con eso ganan esas personas, pero pierde el Valle del Cauca con los precarios resultados en gestión”, indicó Sigifredo.Aunque reconoce que hay mucho de cierto en que la gran mayoría de candidatos llegan exclusivamente a conseguir los votos y jamás vuelven a la región, el representante a la Cámara Carlos Abraham Jiménez, quien acompaña al senador bogotano Juan Carlos Restrepo, aseguró que existen excepciones como en su caso.“Nosotros acompañamos al senador Restrepo porque ha tenido presencia durante doce años en la ejecución de recursos en municipios como El Cerrito, Tuluá y ahora en Candelaria. Y si bien él no nació en el Valle, ha hecho camino, ha apoyando y priorizado desde el Senado obras en el Valle. la gran mayoría no vuelve, pero el senador Restrepo ya tiene un arraigo en el Valle”, indicó Jiménez.El mercado de los votosAunque el orden natural sería que los candidatos al Senado salieran de gira por todo el país en busca de apoyos, la distorsión de la política ha llevado, según algunos congresistas, a que hacer política por fuera de su región resulte demasiado costoso “porque votos se convirtió en sinónimo de dinero”.El politólogo Óscar Duque señaló que “en política hay de todo, e insisto en que mientras no haya partidos sólidos, sino microempresas electorales, la política se seguirá prestando para la corrupción por todo el país”.“Como no hay partidos serios ni responsables, cualquiera respalda a cualquiera y alquila una casa en la Avenida Roosevelt, monta su propio partido, compra su aval y sale elegido. El sistema electoral colombiano está diseñado para la corrupción, el clientelismo y para que el más vivo sea el que salga elegido”, dijo Duque.Giraldo coincide en que el problema es que los políticos y partidos solo funcionan en una perspectiva electoral. “Aquí los partidos no existen para discutir los problemas permanentes de la sociedad y solo van a las regiones cada cuatro años, en época electoral a buscar los votos.El senador Édison Delgado indicó que “en la mecánica política se da que gran parte de los aspirantes a Senado trabajen en otros departamentos pensado únicamente en votos. Lo fundamental es que la comunidad sepa elegir a aquellos que teniendo una visión nacional, se comprometan simultáneamente con el desarrollo de las regiones marginadas y que requieren más apoyo desde el alto Gobierno”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad