El Valle del Cauca aún puede potenciar las bondades de su naturaleza

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre | Editora Tierra
El Valle del Cauca aún puede potenciar las bondades de su naturaleza

Juan Carlos Borrero Plaza, científico ambientalista.

El científico Juan Carlos Borrero Plaza habla sobre el fenómeno de ‘El Niño’, la reforestación inteligente, la explotación de acuíferos subterráneos y los Sellos Verdes.

La preocupación por buscarles soluciones a los problemas ambientales tiene que ser una prioridad para las autoridades, los sectores productivos y la propia comunidad. Así lo asegura el científico Juan Carlos Borrero Plaza, quien hace hincapié en que lo que está en riesgo es nuestra propia vida. Sin embargo, precisa que el Valle del Cauca aún está a tiempo para aprovechar las contingencias que se generan con los extremos del clima y potenciar sus condiciones naturales. ¿Qué significa para el país los anuncios de la inminencia de un Fenómeno de ‘El Niño’?El clima está haciendo desastres en el mundo, pero el Valle puede ser un valle de oportunidades si utilizamos inteligentemente todas las bondades de la naturaleza. Hay una catástrofe climática mundial y hoy lo estamos evidenciando en los deshielos en los polos y grandes veranos de Europa. ‘El Niño’ es un fenómeno cíclico que ocurre en el Pacífico Sur y es un calentamiento de las aguas superficiales. Ese calentamiento se acerca a las costas del Pacífico y produce unas ondas de aire caliente que hacen que disminuyan las precipitaciones. Del lado contrario está ‘La Niña’, que es un enfriamiento de estas corrientes.El cambio climático está agudizando estos fenómenos. Antes la naturaleza los podía atenuar, pero hoy está perdiendo esa barrera de protección, por lo que los fenómenos se convierten en algo feroz, todo porque hemos diezmado la naturaleza. ¿Cuáles serán las consecuencias de esa burbuja seca?Un incremento en la temperatura genera consecuencias drásticas como la disminución del agua en los acuíferos superficiales, como ya lo estamos viendo. También una deshidratación de las pasturas, lo que afecta la producción láctea y la carne. Al existir una sequía tan prolongada los cultivos se vuelven mucho menos productivos, lo que generaría falta de alimento. Lo más dramático es que vendrán enfermedades e intangibles. La microbiología y la biología del país, que pueden ser unas de las más ricas del mundo, serían severamente afectadas y con esto desaparecen muchas condiciones que hacen propicio el hábitat. ¿Cuánto puede durar ese eventual periodo de El Niño?Los laboratorios más avanzados lo definieron desde julio (última semana) y se espera que se madure hasta septiembre. Obviamente no va a anular la temporada de lluvias, sino que van a ser muy escasas. El verano, por ejemplo, debe arrancar en agosto y empezar a tener lluvias en septiembre. Esas lluvias se verán muy afectadas por ‘El Niño’. El problema es que tenemos que aprender a convivir con eso. ¿Las dificultades que está enfrentando Cali en materia de desabastecimiento de agua se deben sólo a la incidencia de ‘El Niño’?Es obvio que todo efecto corresponde a una causa y ‘El Niño’ y ‘La Niña’, si bien son naturales, se exacerban en regiones que no han tenido políticas ambientales que permitan que la naturaleza controle de manera eficiente esos fenómenos. La responsabilidad es ancestral y hasta hoy. El problema del manejo del medio ambiente, que se le volvió una guerra fría al Valle del Cauca con la industria, se traduce en que sino preservamos el ambiente donde hacemos los desarrollos agropecuarios, agroenergéticos e industriales todo se va a desbalancear. El hombre no supo entender qué es lo que tiene el Valle del Cauca.Las soluciones son muchas: desarrollar una política ambiental donde prime la sustentabilidad, término que se ha utilizado equívocamente pensando que es algo que se puede repetir muchas veces, cuando quiere decir que los procesos productivos que se desarrollen no impacten el entorno donde se ejecuten para preservarlo hoy y en el futuro. ¿Cuál es su diagnóstico sobre la salud de nuestros ríos?La salud hídrica se puede comparar con la fiebre de una persona. Independientemente del calor o frío que haga la temperatura promedio son 36 grados. Una manera de demostrar la insalubridad de nuestras cuencas hídricas es que en momentos de alta pluviosidad se desbordan totalmente. Igual cuando hay periodos de sequía y desaparece el agua. El organismo ambiental perdió toda la capacidad de regulación, lo que quiere decir que es un paciente crítico.¿Qué tan viable es el aprovechamiento de las aguas subterráneas para Cali?Cali tiene unos problemas inmediatos y la CVC tiene un gran estudio de acuíferos subterráneos. El agua está allí, a 80 metros. Entonces la contingencia es hacer una gran infraestructura de suministro subterráneo tratado. El 45% de las capitales desarrolladas del mundo se provee de acuíferos subterráneos porque saben que tienen problemas en invierno y verano.En Egipto perforan tres mil metros. La sequía que estamos viviendo hoy es el problema con el que han vivido los orientales toda la vida y lo han superado. Es decir, nuestros líos ambientales tienen solución, solo que hay que hacerlo ya. ¿Por qué asegura que con todos estos efectos del cambio climático es posible que la región salga bien librada?A diferencia de los conceptos más inmediatistas creo que el trópico va a ser una de las regiones más privilegiadas en el cambio climático porque dependemos de un fenómeno pluvial, es decir, no somos estacionales. Y si sabemos manejar inteligentemente los periodos de lluvia con los de sequía vamos a tener un balance, lo que no pueden decir países que viven fenómenos más extremos, como las nevadas.Entonces cuando empezamos a comparar y a decir que nosotros somos los más ‘pobrecitos’ nos estamos metiendo un cuento. ‘Pobrecitos’ ellos que se incineran y se congelan, ‘pobrecitos’ nosotros que no sabemos que el paciente dejó de regular. Y lo que hay que hacer es ponerlo a regular, lo que no es complejo, esto es absolutamente manejable.Entonces, ¿cuáles son las tareas prioritarias?El departamento tiene una industria muy pujante, que es la azucarera y agroenergética, que ha sido el motor de la pujanza vallecacuana, pero que tiene una gran deuda con la región. Creo que esta gran industria, si genera un gran mecanismo de desarrollo limpio, podría ser un aportante para solucionar los problemas ambientales. De otro lado, la región debe considerar sus nacimientos como su primer maravilla medioambiental y como tal intervenirlos.Ellos son los que forman las quebradas y luego los ríos. Hay que hacerle entender a todo el estamento departamental y al país que las cuencas hidrográficas se hicieron para producir agua, no madera. El Valle debe hacer el estudio de su patrimonio ambiental. Sobre eso construir, por ejemplo, plantulación tropical nativa. Hoy la tecnología permite generar fábricas de bioplantulación, una vez ya esté la plántula crecida, entregársela a los campesinos y así recuperar todas las cuencas hidrográficas del Valle. Estos son megaproyectos, pero lo que pasa es que el calentamiento global es un macrofenómeno.¿En qué consiste lo que usted ha denominado iniciativa Sello Verde?Es que se inicie un programa muy fuerte de reforestación con especies tropicales nativas, industriales o no industriales. En el gobierno de Alfonso López Pumarejo, que era graduado en Inglaterra, veía esas campiñas con esas plantas coníferas, entonces sustituyó todo el bosque de la sabana de Bogotá por eso. Y eso es lo que tiene destruida esa sabana. La reforestación tiene que ser una reforestación inteligente. Y allí es donde hay que pensar que si el país no tiene un plan que maneje el clima inteligentemente seremos inviables en pocos años.La pregunta no es qué hace el mundo para mejorar el clima, porque no nace nada, sino qué hace Colombia para darle ejemplo al mundo. Estados Unidos no firma los protocolos, China genera una termoeléctrica de carbón cada semana, no les importa.Entonces todas las cumbres mundiales no generan nada....Lo que se debía proponer en estas cumbres es ponerles banderillas negras a los países que contamien, no pedirles que nos paguen porque contaminan, porque esos países funcionan como las corporaciones aquí, que se consideran muy eficientes porque tienen en el banco un billón de pesos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad