El testimonio de una niña víctima de la violencia que conmovió al Papa en Medellín

El testimonio de una niña víctima de la violencia que conmovió al Papa en Medellín

Septiembre 09, 2017 - 04:16 p.m. Por:
Redacción de El País
Niña víctima de violencia habla al Papa

Claudia Yesenia leyendo las palabras ante el Santo Padre.

Foto: tomada de @elpapacol en Twitter

Claudia Yesenia, una menor de trece años que perdió a su familia en una masacre en San Carlos, Antioquia, conmovió con sus palabras al papa Francisco durante su visita a Hogares San José, en la tarde de este sábado en Medellín. 

Lea también: Ante cerca de un millón de personas, el papa Francisco ofició misa en Medellín.

"Dios te regaló una tía que te cuidó en un hospital y te atendió, y finalmente una comunidad que te recibió", le contestó el Papa a la joven. 

A la edad de dos años, Claudia perdió a su familia y en medio de estos hechos ella quedó herida y desamparada, pero "Dios es grande" y fue acogida en los Hogares Infantiles San José de Medellín. "Hoy tengo 13 años y con alegría puedo contar que soy una niña feliz", relató la joven.

Los Hogares San José, con sede en el barrio Boston del centro de Medellín y dirigido por monseñor Armando Santamaría, tiene programas sociales que benefician a casi 1200 niños y niñas vulnerables.

Estas fueron las palabras de la joven al papa Francisco

"Mi nombre es Claudia Yesenia García Ramírez. A mis dos años de edad, perdí a mi familia en una masacre provocada por la guerrilla, en San Carlos, Antioquia. Solo sobrevivimos 10 niños y mi tía.

Desde ese momento nuestras vidas cambiaron. Yo también me vi afectada, recibí un disparo en el abdomen y una bala rozó mi cabeza y me dejó esquirlas, por lo que estuve mucho tiempo hospitalizada.

A mi tía se le cerró el mundo y no sabía qué hacer, porque quedamos 10 niños entre 2 y 8 años para sacar adelante, pero Dios es tan grande, se dio cuenta de la obra de la Arquidiócesis de Medellín, los Hogares Infantiles San José, y acudió a Monseñor Armando Santamaría, pidiendo ayuda. Él nos recibió a todos en los hogares, como nuestra segunda familia.

Llegué al hogar a los 2 años, hoy tengo 13 años y con alegría puedo contar que soy una niña feliz, porque sané mis dolores y tristezas con el amor recibido y la oportunidad de una vida nueva.

Tengo todo lo que necesita una hija de Dios para ser feliz: la fe, el calor de hogar, buena formación, salud, alimento y estudio. Estoy en la Normal Antioqueña en el grado octavo, preparándome para ser maestra y enseñar los valores que he aprendido.

Padre Francisco: le comparto mi agradecimiento con Dios y con la Iglesia, porque hoy soy una mujer nueva y con esperanza. Dios lo bendiga en su Santa Misión".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad