El punto final a la 'Yidispolítica'

El punto final a la 'Yidispolítica'

Abril 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
El punto final a la 'Yidispolítica'

Yidis Medina, fue la clave principal desde el momento de su confesión de haber recibido prebendas.

El juicio, que empezó formalmente el 12 de diciembre de 2012, se cerró este miércoles con la condena de los exfuncionarios del gobierno Uribe por el delito de cohecho.

Casi seis años después de que fuera condenada la excongresista Yidis Medina, por haber votado a favor de la reelección presidencial en 2006 a cambio de dápas ofrecidas por el Gobierno, la Corte Suprema de Justicia puso punto final al intrincado caso conocido como la ‘Yidispolítica’. 

El juicio efectivo en la Sala Penal de la Corte duró un poco más de un año. El proceso investigativo de la Fiscalía inició en 2008, tras la condena a Medina, y estuvo marcado por vicios de trámite que, incluso, llevaron a que fuera anulada toda una acusación. 

El juicio que empezó formalmente el 12 de diciembre de 2012 estuvo marcado por un constante enfrentamiento entre la testigo principal, la propia Medina, y los exministros Sabas Pretelt de la Vega y Diego Palacio y el ex secretario de Palacio Alberto Velásquez, quienes negaron haber ofrecido dápas para que ella modificara su voto.

No obstante, las actuaciones de los exfuncionarios les cobraron finalmente factura, pues fueron condenados por delito de cohecho, encontrados culpables de ofrecer y dar prebendas. 

En este caso la Fiscalía y la Procuraduría estuvieron de acuerdo y pidieron a la Corte la condena, por estimar que los exfuncionarios propiciaron la corrupción. Ese fue el duro mensaje del fiscal delegado del caso, Álvaro Osorio, quien aseguró que los hoy condenados le pusieron precio a la función pública para que los congresistas actuaran permeados de promesas y no por sus propias convicciones. 

“Al concurrir al ofrecimiento de prebendas afectaron la transparencia en el trámite del proyecto de acto legislativo de reelección presidencial, así como la integridad y moralidad de la función parlamentaria y vulneraron los fines que rigen la actuación de los congresistas”, señaló el fiscal en los alegatos de conclusión, al indicar que permitieron los exfuncionarios que puestos en hospitales y notarías se convirtieran en un botín. 

Por su parte, el procurador delegado Jorge González Vásquez estimó que todo este escenario permitió que se trastocaran las reglas propias de una democracia para "hacer un vulgar negocio de compraventa" con los excongresistas. "¿En un Gobierno con ese interés político, en un Gobierno caudillista, de quien se ha dicho, no sin razones, que no tenía ministros sino viceministros, iba a pasar al margen del tema principal la conversación entre Diego Palacio y Teodolindo Avendaño?", preguntó en su momento. 

El caso contra Sabas Pretelt

En específico, a Pretelt de la Vega la Fiscalía lo acusaba de responsabilidad por el nombramiento de César Guzmán Areiza, un integrante de la Unidad de Trabajo Legislativo de Medina, en un cargo en el Ministerio del Interior y de Justicia (que ocupaba Pretelt) de manera provisional. Igualmente, de la designación de Sandra Domínguez en una notaría de Barrancabermeja. 

Para la Fiscalía, fue claro que en esos movimientos el exministro tuvo un papel trascendental, al igual que en el ofrecimiento de una notaría en Bogotá a un recomendado de Teodolindo Avendaño, a fin de que este aceptara "una estrategia diseñada" para que el día de la votación del proyecto reeleccionista no acudiera a la sesión y así poder doblegar la intención mayoritaria de la Comisión Primera, que era de voto negativo. 

En el marco del juicio Pretelt de la Vega repitió constantemente que nunca ofreció prebendas a nombre del Gobierno Nacional a Medina y salió en defensa del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, de quien dijo es “un tipo incorrupto y juro por mi madre, que está en el cielo, que jamás me dijo ‘páguele a Yidis’”. 

En su criterio, en este proceso se tergiversó el sentido de la frase “el Gobierno cumple”, que dijo una vez a la salida del Palacio de Nariño. “Eso lo transformó posteriormente en que yo juraba en la cabeza de mi madre… Digamos que yo soy un tarado y repetía esa frase como cualquier maniático, no es un delito decir que el Gobierno cumple”, indicó al insistirle a la Corte que lo absolviera por inexistencia de pruebas en su contra y por supuestas contradicciones del testimonio de Medina. “No hay una prueba en mi contra, solo inferencias”, dijo. 

El caso contra el exministro Palacio

Respecto del exministro Palacio Betancourt, la Fiscalía le endilgó responsabilidad por la labor que tuvo, como jefe de la cartera de Protección Social, para la designación de Carlos Correa Mosquera en un lapso de dos días en la Clínica Primero de Mayo, de Barrancabermeja, a cambio del voto positivo de la reelección, para lo cual Yidis Medina entregó de manera personal en el Ministerio la hoja de vida. 

La Fiscalía indicó que el ofrecimiento de una cuota en el sector de salud lo hizo en primera instancia el exsecretario Velásquez y que se concretó por parte del ministro Palacio, quien la llamó para hacérselo saber. En su caso, igualmente se habló de una reunión que sostuvo con el entonces congresista Teodolindo Avendaño para, supuestamente, conocer el sentido del voto para el proyecto reeleccionista y de su participación en la entrega de contratos a familiares de Avendaño. 

Palacio había pedido en el juicio su absolución, al indicar que “no participé en ninguna reunión que haya tenido que ver con la reelección” y que no había pruebas de que le haya ofrecido prebendas a Medina para que cambiara su voto a favor de la reelección. Palacio señaló que la única vez que habló con Medina fue al devolver una llamada, para hablar sobre la seguridad de sus hijos en Barrancabermeja. 

Sobre el caso de Correa, Palacio dijo que no tuvo participación, porque el ministro de Protección no tenía capacidad nominadora y porque desde que se crearon las Empresas Sociales del Estado, él delegó esa responsabilidad en los viceministerios.

El caso de Alberto Velásquez 

La Fiscalía señaló respecto de Velásquez que su participación se basó en el ofrecimiento a Yidis Medina de una cuota burocrática en el sector salud de Barrancabermeja, sin que esto fuera parte de sus funciones como secretario de Palacio de Nariño. Igualmente se señaló que le ofreció como prebenda a Medina el cargo de director de la Red de Solidaridad de Barrancabermeja. Citando el testimonio de Medina, la Fiscalía señaló que para ese cargo postuló a Jairo Alfonso Plata y que luego, a modo de formalismo, se hizo su elección entre dos hojas de vida más. 

Velásquez, por su parte, había indicado a la Corte que la única prueba de la Fiscalía en su contra era el testimonio de Medina, a quien –a su juicio- no debía creérsele. Dijo que todo “el sufrimiento” a lo largo del proceso se reduce a haber hecho dos llamadas, una de las cuales habría servido para la renovación del contrato de Eduardo Esquivel en la ESE Luis Carlos Galán en Bogotá 

“No hay prueba de que ofrecí prebendas a Yidis Medina, no las hay, no hay pruebas de que di prebendas a Medina”, dijo en su momento. 

La clave, Yidis Medina

En este entramado de favores y testimonios, el de Yidis Medina fue la clave principal desde el momento de su confesión y petición de acogerse a sentencia anticipada. 

En el juicio, Medina nunca dudó al indicar que le prometieron prebendas para que “hiciera Patria”. Para ella, era Pretelt de la Vega quien cumplía con la entrega de notarías por orden del expresidente Uribe Vélez. “Él era la cabeza visible de todo eso. Los señores ministros cumplían las órdenes del señor presidente, dando los puestos y haciendo todo lo que se correspondía a cada cargo”, declaró.

Su testimonio fue más allá, pues incluso llegó a decir que fue en el Palacio de Nariño en donde le enseñaron prácticas de corrupción. “Fueron muchas las recomendaciones de cómo amarrar a una persona políticamente, porque yo no conocía la corrupción que tenía en ese momento el Gobierno Nacional", espetó al indicar, además, que en Palacio había tulas de dinero para pagar a congresistas.

 "Telefónicamente usted me dijo 'Yidis Medina, por favor, haga Patria, ayude a que este proyecto salga adelante, yo le colaboraré, ya tengo instrucciones del mismo presidente de la República, con puestos de los que haya en Barrancabermeja que le competan al Gobierno Nacional’ ", aseguró Medina en el juicio mirando a Palacio directamente 

El caso lo adelantaron los magistrados titulares José Luis Barceló y Fernando Castro. Como conjueces estuvieron Francisco Acuña, Luis Bernardo Alzate, Abel Darío González, William Monroy, Marina Pulido de Barón, Julio Andrés Sanpedro y Luis Gonzalo Velásquez. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad