“El pueblo frena a los ‘buitres’ en las urnas”: Aurelio Iragorri, ministro de Interior

“El pueblo frena a los ‘buitres’ en las urnas”: Aurelio Iragorri, ministro de Interior

Noviembre 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá
“El pueblo frena a los ‘buitres’ en las urnas”: Aurelio Iragorri, ministro de Interior

Aurelio Iragorri, ministro del Interior.

El ministro del Interior, Aurelio Iragorri, admite que es legítimo oponerse al proceso. Dice que las Farc tienen una oportunidad histórica para firmar la paz.

El ministro del Interior, Aurelio Iragorri, es claro y directo cuando se refiere a los temas de la vida nacional.Dice que las Farc tienen una oportunidad histórica para acabar el desangre de Colombia, pero que hasta el momento lo único que han logrado es aumentar el escepticismo del país y del mismo Gobierno.Reconoce el derecho que les asiste a quienes están en contra del proceso de La Habana, pero advierte que a “los buitres los frenan es en las urnas”.Cuenta cómo fue el acuerdo con los indígenas y no cree que al Gobierno lo manipulen con los paros, pero lo que no comparte es que quienes protestan lo hagan afectando a los demás colombianos con los bloqueos a las vías.¿La dilación de las Farc en el proceso está afectando la consolidación de acuerdos y, de paso, ayuda a que este tema se convierta en una bandera de los políticos?No. Lo que genera es un gran escepticismo del pueblo colombiano, porque vamos a cumplir un año en este proceso y todos, incluido el Gobierno, esperamos que se consoliden acuerdos concretos. Pero lamentablemente las Farc no han entendido que tienen una oportunidad histórica de lograr la paz y la reconciliación mediante el diálogo. Si este esfuerzo no prospera seguiremos por la otra vía que también es efectiva, pero lamentablemente genera más desangre, más dolor para el pueblo, más guerra y eso es lo que queremos evitar. ¿Cuáles son las expectativas?Esperamos que ellos recapaciten, vean que es una oportunidad histórica de parar este desangre y lleguen a unos acuerdos concretos. La responsabilidad y el balón están en manos de las Farc y no del gobierno.¿Cómo frenar a los que usted denomina ‘ buitres de la paz’?Los buitres de la paz hacen parte de las posiciones normales, hay gente que quiere la paz y otros que quieren la guerra, que creen que esa es la única salida y están en todo su derecho. El que los puede frenar es el pueblo colombiano. Si quieren seguir en la guerra permanentemente, perfecto; pero si dicen quiero la paz y busquemos una salida negociada y ojalá paremos este desangre, perfecto. Eso lo define el pueblo y el pueblo frena a los buitres en las urnas, no con afirmaciones del Gobierno o de ellos, los frena la decisión del pueblo.¿Cómo va el tema del referendo para validar los acuerdos?El referendo va muy bien, en el sentido que ya tenemos aprobado el proyecto y la conciliación que no tuvo ningún problema, se adoptó el texto de la Cámara de Representantes.¿Por qué ese texto?Porque el texto de la Cámara de Representantes tiene una serie de garantías en la campaña del referendo para quienes se opongan a esta consulta y eso lo hace más legítimo, más igualitario. Por el momento, el referendo es inaplicable, a no ser que se presente un acuerdo total en Cuba, y no se ve fácil que eso sea realidad. Pero el hecho de tener esa herramienta disponible, para que en caso de que haya un acuerdo sea el pueblo colombiano el que tenga la última palabra sobre lo que se acordó, es fundamental. El pueblo colombiano será al final el que diga sí o no al acuerdo de Cuba.¿Corre riesgo el referendo en la Corte Constitucional por meterle el tema de la financiación de la campaña para la abstención?Pues usted vio todo lo que sucedió con el tema del fuero militar. Cualquier proyecto que se tramite, que tenga algún tipo de falla, corre riesgos.¿Hay un 'plan B' para el referendo en la eventualidad que se caiga en la Corte?No, ninguno, porque volver a tramitar un proyecto de refrendo mientras se hace la revisión de la Corte, pues no se podría utilizar en las elecciones, bien sea de Congreso o de Presidente. Nosotros siempre vamos con los planes A y tratamos que se aprueben y que se haga de la mejor manera, de que se cumplan las normas. Una parte la maneja el Congreso que es el trámite, cuándo se abre el registro y cuándo no; la coordinación entre los presidentes y los secretarios de una comisión y la plenaria. En fin, hay cosas que, digamos, se le salen de las manos al Gobierno. Pero también hay decisiones, como la del fuero militar, que por legal que sea nos entristeció a todos, porque nosotros en el tema del fuero defendemos a los héroes de la Patria, que son los miembros de nuestra Fuerza Pública y esa decisión, por legítima o legal que sea, afectó un procedimiento que nos costó casi dos años de discusión política.Usted habla del fuero militar. ¿Qué fue lo que pasó con ese proyecto en la Corte Constitucional?Yo llevo ya tres años tramitando proyectos en el Congreso y es una costumbre que se abra el registro (llamado a lista) para que los congresistas vayan llegando a inscribirse. El solo registro no significa que se abra la discusión y el debate de algún tema o proyecto en la Comisión o la Plenaria. El inicio de un debate formal lo da el Presidente de la corporación cuando dice: ‘Se constituye el quórum (las mayorías de asistencia que exige la ley) y se da inicio a la sesión formal de la plenaria’. Entonces, si esto no se ha dicho, lo que hacen los senadores y los representantes, sea la corporación que sea, es eso, registrarse para, de a poco, ir completando el quórum deliberatorio, es decir para comenzar a debatir. Lo grave, y para eso está la norma, es cuando se sesiona simultáneamente en una comisión y en la plenaria, porque uno no tiene el don de la ubicuidad y no puede estar en los dos sitios. Eso es precisamente lo que se sanciona constitucionalmente. Pero ahora hay esta nueva jurisprudencia que la apertura del registro es el inicio de la sesión y la acatamos con todo el respeto, pero no se puede negar que generó la situación que estamos viviendo. Por eso, aplaudimos y apoyamos el proyecto presentado por el Ministro de Defensa que busca darles el apoyo a los miembros de la Fuerza Pública en los procesos que se abran en su contra.¿O sea que todos los proyectos que llegan a la Corte corren riesgo?Lo que siempre he señalado es que si un proyecto no es bien tramitado corre el riesgo de hundirse. El problema que hemos tenido es que en la medida en que ha evolucionado la jurisprudencia las cosas cambian. Y ahora se señala, por ejemplo, que no puede estar ni siquiera, abierto el registro mientras se hace una discusión en la comisión. Pues hay muchos proyectos que en la historia de Colombia se han tramitado así, no solo el del fuero en esa oportunidad, sino muchos otros. ¿Fue una leguleyada de la Corte?No, fue una decisión que hay que respetar, hay que asumirla con las consecuencias que trae y, que bueno, es legal, aunque nos entristece. Cómo le voy a decir que no me entristeció si en ese proceso con el Ministro de Defensa y con los parlamentarios duramos prácticamente dos años tramitando el proyecto y la ley estatutaria, que es además un tema que requieren las Fuerzas Militares. Nosotros no podemos legislar solamente para un sector, cuando nuestras Fuerzas Militares se sienten, en ese sentido, desprotegidas. Así que si toca presentar cien proyectos, los presentaremos, si toca complementarlos con proyectos como el que se radicó esta semana, lo haremos.Hay quienes dicen que al Gobierno le encontraron el lado flaco con la amenaza de los paros para sentarlo a negociar. ¿Es así?Pues no sé. Las normas dicen que hay que respetar el derecho legítimo a la protesta y lo hemos hecho. Lo importante de esto es que se abrió el espacio para que la gente sienta la capacidad de protestar. Uno puede reprimir esas protestas a la brava o puede decir: venga, no bloqueemos las vías que es la parte que no compartimos, que consideramos que raya con el delito. Por estar protestando, reclamando unos derechos, un grupo de colombianos no puede afectar el derecho de los demás que quedan afectados, por ejemplo, con un bloqueo. Eso es lo que criticamos y lo que hemos demostrado es que se puede ir a la mesa y llegar a acuerdos como se llegaron con los pueblos indígenas con el levantamiento inmediato de esas vías de hecho, donde hubo la movilización de la palabra.¿Cómo llegaron al acuerdo con los indígenas en el Cauca?Fue un acuerdo histórico, durante siete días estuvimos negociando en La María, un sitio histórico que era además un centro de confrontación entre los indígenas y la Fuerza Pública. Esta vez fue un centro de movilización de la palabra, sin bloqueo de vías, sentados discutiendo puntos trascendentales de las poblaciones indígenas. Se habla de la desnutrición de estos pueblos, uno de estos puntos fue el de meterle todo el impulso financiero a la recuperación y a la revisión de 34 de los 106 pueblos indígenas que están en grave peligro de extinción. De esos pueblos hay algunos que no quedan sino 150 personas, vamos a dedicar recursos del Ministerio, no a hacer más estudios, sino a buscar llegar con soluciones reales alimentos, drogas, en fin, hay que buscar acciones para salvar estos pueblos que están en vía de extinción. No queremos más estudios, eso está sobrediagnosticado, lo que queremos es llegar con cosas reales. Ellos van a manejar sus propios recursos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad