"El proselitismo no es solamente el subirse a la tarima": Procuraduría

"El proselitismo no es solamente el subirse a la tarima": Procuraduría

Diciembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País

“Esto es, en últimas, y lo digo con toda la honestidad, no dejar que se marchite la democracia con prácticas electorales a las cuales venimos acostumbrándonos”, dice María Eugenia Carreño.

La procuradora Delegada, María Eugenia Carreño advierte que el Presidente está inhabilitado para hacer campaña hasta el 25 de enero. Dice que ante el desconocimiento de la Ley lo mejor es “la abstención”.

A primera vista María Eugenia Carreño, procuradora delegada para función pública, se ve recia, no en vano tiene el calificativo de ser ‘La Dama de Hierro’ del organismo de control. Sin embargo, la apariencia contrasta con la amabilidad que caracteriza a los santandereanos, pero no se sale un milímetro de la línea cuando se trata de hacer cumplir la ley, así esté de por medio el mismo presidente Juan Manuel Santos.La también presidenta de la Comisión de Asuntos Electorales de la Procuraduría deja claro que el Jefe de Estado está inhabilitado de hacer proselitismo hasta el 25 de enero, o cuando inscriba oficialmente su candidatura a la reelección, por lo que insiste en que “frente a la duda, mejor la abstención”, al hacer referencia a los límites invisibles que hay entre los actos de Gobierno y los proselitistas.¿A partir de cuándo el Presidente debe evitar realizar actos proselitistas?El Artículo 127 de la Constitución establece la prohibición para todos los funcionarios públicos de hacer actos de proselitismo. En ese orden de ideas, podemos decir que el Presidente hoy no puede hacer actos proselitistas. El hecho de haber manifestado su intención presidencial no le quita el carácter de funcionario público y, a pesar de esa manifestación, no puede hacer actos de esa naturaleza. Dichos actos proselitistas comienzan a partir del momento de la inscripción, vale decir desde el 25 de enero del 2014 hasta el 25 de febrero se verifica la inscripción y la Constitución tiene previsto que una vez efectuada comienza concretamente la campaña.¿Qué significa el inicio de la campaña presidencial para la ley?Es todo acto tendiente a presentar el proyecto político y a obtener el voto de los electores, por eso solamente después del 25 de enero o después de la inscripción, que es lo mismo, pueden empezar los actos proselitistas.¿O sea que desde el lunes anterior hasta el 25 de enero o el día en que se inscriba, el proselitismo está prohibido para el Presidente?Correcto, la sola manifestación le da el alcance, si se quiere, de una solemnidad, de una protocolización que se hizo en un acto privado en la Registraduría, pero él tiene su doble condición de funcionario y de Presidente que va a aspirar a la reelección. De manera tal que respecto de él, además de la limitante de ejercer actos proselitistas porque no ha empezado completamente la campaña, se instituye por parte del legislador otras prohibiciones que comenzaron a operar el 25 de noviembre. ¿Cuáles?La prohibición total de inaugurar obras públicas, la de destinar bienes del Estado para una causa de naturaleza proselitista, la de abstenerse de utilizar los recursos o las instalaciones del Estado para este tipo de actos. Sobre este último aspecto, hemos hecho un llamado al Presidente, porque tuvimos conocimiento que en la Casa de Nariño se estaban llevando a cabo reuniones entre la Fundación Buen Gobierno y el Mandatario. Esa es una conducta indebida, es inapropiada porque la Constitución establece que no puede haber aprovechamiento de los bienes del Estado para una causa política y ello tiene una razón de ser y es que el interés personal del señor Presidente de reelegirse debe hacerse en actos o enseres que sean particulares. La Ley de Garantías establece un principio de transparencia que incluso va más allá de la igualdad frente al resto de contendores, en tanto que busca que los bienes del Estado se mantengan incólumes, que la Casa de Nariño no sea convertida en una sede partidista.¿Qué otras prohibiciones?Están las de no hacer vinculaciones a la nómina oficial ni contratos de prestación de servicios. Eso en términos generales, porque tenemos que los canales institucionales no pueden ser utilizados para hacer actos de transmisión de la gestión del Gobierno. En materia de publicidad también se hacen recomendaciones de rigor hasta tanto el Consejo Nacional Electoral no regule la materia. En ese sentido, nuestro propósito como Procuraduría es hacer cumplir la ley, restricción es restricción, prohibición es prohibición, limitación es limitación, en este caso la Ley de Garantías debe tener una aplicación estricta que no permite términos medios.¿Dónde está la frontera entre un acto de Gobierno con uno proselitista?Muy sencillo, cuando se habla de este tema y se dice que hay una frontera tenue, leve, eso se lo he escuchado a la opinión pública, lo que digo es que frente a la duda de la ley mejor la abstención. El Presidente puede cumplir todas las funciones que le ordena la Constitución sin necesidad de exteriorizar o hacer públicos este tipo de actos, puede llevar a cabo su función, evitando al máximo los medios de comunicación, pero aquí cuando estamos en vísperas de la presentación de un proyecto político, de pedir el acto de proselitismo, que la Real Academia llama como el celo, el fervor de los electores, el lenguaje debe ser desprovisto de cualquier insinuación de necesidad de continuar con la gestión, de necesidad de que se concreten las gestiones que se vienen realizando, todas estas insinuaciones, estas formas veladas son muy sencillas de descifrar. Los colombianos tenemos la capacidad de descifrar cuándo es un lenguaje que busque obtener un apoyo por parte del electorado y cuándo el Gobierno está simplemente en un acto institucional. ¿Es decir que el Presidente no puede hablar a futuro?El Presidente puede decir y anunciar, lógicamente no en un canal institucional, que se hizo la entrega de unas viviendas, se entregaron 150 viviendas, esto no es un acto propiamente inaugural porque se prohíbe es la asistencia a ese acto, pero si dice que se entregaron estas viviendas y se van a entregar más en el futuro, pues claro que hay un móvil y un claro propósito y para eso está la Procuraduría, para detectar estas manifestaciones que afecten el sentido de transparencia y la Ley de Garantías. Por eso nuestro llamado, frente a la duda, abstención.O sea que el lindero lo marca el discurso, el lenguaje...Muy bien, usted lo ha dicho. Hay que ser ponderados, prudentes, hay que formatearse. Los jefes de prensa y los demás deberán orientar al Presidente para que no caiga en la tentación de hacer proselitismo, que es difícil, sí, porque nuestra condición humana natural es que si estamos frente a una aspiración, a un propósito personal como que no podemos despojarnos casi de ello, pero como quiera que el sistema implementó la reelección y la doble condición de funcionario y de Presidente, aquí el ejercicio consiste en tener la máxima prudencia, discreción y pensar antes de hablar.Con base en esto, ¿qué pasa con una reunión del Presidente con la bancada de la Unidad Nacional en la Casa de Nariño?Gravísimo, eso me parecería gravísimo, por varios motivos. Primero, porque en estos momentos no se pueden hacer actos proselitistas y eso sería un claro acto de ese tipo. El proselitismo no es solamente el subirse a la tarima, el de echar el discurso, de mostrar la pancarta; el acto proselitista es gestar con una reunión como esta que usted me menciona, donde hay personas con condición política por esencia, allí estaríamos hablando de un acto proselitista, como se está gestando el proyecto político. A eso se sentaría esa bancada con el Presidente y, más grave aún, si se llegara a utilizar la sede del Gobierno, porque allá se llega con el ejercicio de la política, pero no se ejerce ella en la Casa de Nariño.Si el Presidente no puede entregar obras, ¿quién puede hacerlo?El criterio de la Procuraduría es que los ministros son voceros del Presidente, no podrían inaugurar; los viceministros, tampoco, porque son voceros del Presidente son los que instrumentalizan la gestión, son los que llevan a cabo la gestión y mal podría evadirse entonces la norma bajo la tesis facilista que como el Jefe de Estado no puede inaugurar que lo hagan los ministros.Se dice que esos actos los haría la Primera Dama...En cuanto a la Primera Dama nosotros hemos considerado que aún cuando no es una persona que disciplinariamente pudiera ser sujeto de la Procuraduría, vale decir porque es una particular y no una funcionaria pública, hemos considerado, y es la recomendación que hemos hecho, que se examine por parte del Presidente y sus asesores hasta dónde es prudente que un particular entregue bienes y recursos del Estado en una época electoral. ¿Es prudente eso? Esa es la reflexión que estamos haciendo al Presidente en este tema.No es común que en Colombia los organismos de control trabajen sobre la base de la prevención. Sin embargo, hay quienes dicen que estas labores previas tienen matices de persecución, incluso, política...Sí, tiene razón. La opinión pública y algunos medios se han encargado de hacernos ver como si estuviéramos persiguiendo las campañas presidenciales. Nuestra labor es prevenir, prevenir, prevenir; evitar que estas actuaciones, que finalmente pueden ser subsanadas a través de los llamados preventivos, no se enmarquen luego en un proceso de materia disciplinaria. Es mejor prevenir que curar, es lo que siempre ha dicho el señor Procurador General. Entonces, estamos haciendo una campaña de pedagogía, de hacer conocer el contenido de la sentencia de la Corte Constitucional con un propósito de naturaleza preventiva.¿Cómo cambiar la imagen que hace carrera sobre que la Procuraduría se está convirtiendo en la Santa Inquisición?Bueno, nosotros tenemos la tranquilidad de estar obrando con absoluta rectitud, dentro de los postulados del orden jurídico. Somos el Ministerio Público, de la gente, la voz de quienes muchas veces no tienen voz; del usuario que nos formula quejas, que nos da a conocer las actuaciones de muchos funcionarios públicos. Eso es lo que estamos haciendo ahora y hacemos pedagogía para no caer en procesos disciplinarios que no le aportan a los procesos democráticos como los del año entrante. Nuestro énfasis es que vamos a hacer llamados para prevenir, prevenir, prevenir; evitar, evitar, evitar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad