“El proceso de paz hay que redireccionarlo y ponerle términos”: Martha L. Ramírez

“El proceso de paz hay que redireccionarlo y ponerle términos”: Martha L. Ramírez

Octubre 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“El proceso de paz hay que redireccionarlo y ponerle términos”: Martha L. Ramírez

Precandidata presidencial Martha L. Ramírez.

La precandidata presidencial Martha L. Ramírez habla de sus temores frente a los diálogos de paz. Pide a conservadores tomar distancia del Gobierno.

¿Cómo ve la situación del país hoy? El país está en un gran desconcierto, no se sabe realmente hacia a dónde vamos, de un momento a otro se siente que no hay rumbo. Eso es inconveniente, porque este país, que venía recuperando la seguridad, la inversión, todavía está muy lejos de tocar el cielo, estamos a mitad del camino; de tal forma que pegar un frenón en seco por cuenta de la incertidumbre, no es nada conveniente. Por otro lado hay una gran incertidumbre sobre las conversaciones en La Habana, a un año de las negociaciones, todavía no hay ningún resultado para mostrarle a la sociedad; las Farc siguen reclutando menores, siguen poniendo minas por todo el país. Cada vez las demandas de ellos son mayores y la entrega es ninguna.¿Usted no cree en el proceso de negociaciones con las Farc?Creo que al ritmo que va es muy difícil tener optimismo en ese proceso, el tiempo que está corriendo va en contra de la sociedad y a favor de las Farc. No olvidemos que es un grupo terrorista. Pero a estas alturas, después de verlos un año dando declaraciones desde Cuba, y que hoy parecen un actor político como cualquier otro, creo que no debe ser así. Creo que el proceso hay que redireccionarlo y ponerle unos términos, ser capaces de demostrarle al país que todo este tiempo ha valido la pena porque las Farc van a dejar las armas, van a dejar de reclutar niños, se comprometen a dar información sobre 400 o 500 secuestrados que se supone tienen. El tema del narcotráfico es clave para acabar el conflicto. ¿Cree que el diálogo debe suspenderse en caso de que Santos vaya a la reelección?Creo que si el Presidente está seguro de que la negociación que está haciendo es tan buena para Colombia y le va a convenir, debería hacerse a un lado y dejar que el proceso avance mientras esté en la Presidencia.Un gesto de grandeza del presidente Santos sería decirle al siguiente Mandatario: aquí está la negociación firmada y hagan el trámite o el referendo o lo que esto requiere para la aprobación del pueblo. Desde ya debe anunciar que no se va a presentar a la reelección, porque cuando se confunden los dos roles, el de negociador, que está representando a 46 millones de colombianos, con el del aspirante a la Presidencia para que lo reelijan a él, eso genera duda, desconfianza, suspicacia. El Presidente debería abstenerse, lo dijo el expresidente Pastrana y también lo dije yo, hace 4 meses, en una carta que le dirigí al presidente Santos.Usted ha dicho que su partido, el Conservador, debe ir con candidato propio a las elecciones presidenciales, ¿insiste en su postura?El Partido Conservador siempre fue el partido de la seguridad, de la justicia, del Estado de Derecho, del desarrollismo del que tanto hablaba Álvaro Gómez, de las instituciones por encima de las personas, pero de pronto uno ve un partido entregado al Gobierno de turno y que se mantiene allí, a pesar de que hay temas en los que hay diferencias de fondo con la doctrina conservadora. Vemos con mucha perplejidad que el Partido siga entregado a una Unidad Nacional, que me imaginé iba a ser una convocatoria grande, con la academia y distintos sectores para que entre todos definieran una visión de país y se trabajara, pero la Unidad Nacional no ha sido más que una unión politiquera, de los amigotes políticos y ahora, dicen, está pegada con mermelada y el país se merece mucho más que eso. El Partido Conservador, si vuelve sobre su ideología, sus principios, su doctrina, debería hacer lo correcto y tomar distancia de un gobierno en donde hay tantas cosas que no se comparten, apoyar patrióticamente lo que le sirva a Colombia, pero mostrarles a los ciudadanos que es con nuestras ideas y doctrina que podemos sacar adelante a Colombia, no claudicando. ¿Cómo lograr eso cuando en el Partido parecen estar más pendiente de las cuotas burocráticas?Eso depende mucho de que la clase parlamentaria entienda cuál es el mandato de los ciudadanos, aunque hay algunos que están conscientes de qué es lo que quiere el pueblo. Ojalá muchos de los parlamentarios tomen la decisión de retirarse, de manera decente, sin dar un portazo. En diciembre habrá una convención del Partido, espero que allí las bases se hagan oír, que tengan la vocería, si se logra que esa voz tenga eco, estoy segura de que el partido va a tener una candidatura propia.¿Cómo ve una alianza con el Centro Democrático?Personalmente con el expresidente Uribe tengo identificación, sobre todo en la seguridad democrática, pero hay otros en que quisiera que sea la agenda conservadora la que priorice en aspectos como educación superior, ciencia, tecnología e innovación, competitividad, desarrollo rural. Es lógico que en algún momento se busque una alianza. Estoy convencida de que si lograra tener la candidatura del Partido Conservador y si pudiéramos tener una alianza y definir unas reglas de juego, me sentiría muy orgullosa de tener el apoyo del expresidente Uribe y del Centro Democrático para que sea una presidencia conservadora la que tome las riendas de Colombia en los próximos cuatro años.La situación en el Partido muestra que es difícil llegar a un consenso para una candidatura propia…Sí, es difícil, pero tengo la esperanza de que el Partido reaccione, de que los parlamentarios se den cuenta de que lo que está en juego es mucho más que su reelección al Congreso. ¿Usted definitivamente sigue adelante con su precandidatura? Voy a seguir adelante porque este es un tema de una convicción que tengo, hay que demostrarle a Colombia que sí hay alternativa, que no es cierto que nos va a tocar reelegir al gobierno del presidente Santos, dizque porque no hay nadie más.Cuando se trata de defender convicciones, de defender una visión de país de largo plazo, uno tiene que estar dispuesto a ir hasta el final y eso es lo que yo voy a hacer. Voy a persistir en que el Partido Conservador se sacuda de este letargo en que está, que le haga propuestas al país. Eso le serviría también a los aspirantes al Congreso. Creo que ya pasó el tiempo en que las maquinarias garantizaban votos independientemente del discurso; creo que en la próxima elección, tanto al Congreso como a la Presidencia, la gente va a escoger entre el talante y la credibilidad que genere una persona. ¿No es estéril esa lucha suya donde pareciera que el partido no la quisieran escuchar?Es muy difícil, pero cuando uno tiene convicciones, eso le da una fuerza interior muy grande. Estoy convencida que este país necesita poner orden, fortalecer sus instituciones, lograr un Estado que de verdad nos dé derechos a todos. Tenemos que lograr un Estado que dignifique al ser humano, que le dé todo el sentido al verdadero humanismo, por todo eso espero que Dios me dé la fuerza para estar firme hasta el final. Estoy convencida de que hoy no se están haciendo las cosas bien y que por el camino que vamos, vamos hacia el derrumbe de nuestra democracia,

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad