"El partido de La U es apenas un cascarón": Armando Benedetti

Enero 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País Bogotá

Armando Benedetti, senador y miembro del Partido de la U.

El senador Armando Benedetti dice que su partido trabajará duro para no perder curules y señala que en el último semestre el Congreso fue débil en materia legislativa.

El senador de la U, Armando Benedetti, es el más duro crítico de su colectividad. No duda en afirmar que las malas directivas y la ausencia de unidad van a ser determinantes en las elecciones del 9 de marzo, por lo que vaticina que si los comicios fueran hoy, este partido perdería más de 10 curules en el Senado.Sale al paso a las acusaciones que le han hecho de tener burocracia en la Escuela Superior de Administración Pública (Esap) y subraya que el 30 % de las personas que él supuestamente recomendó ya no trabajan allí, al 50 % no las conoce y el resto fueron nombradas por el expresidente Álvaro Uribe.Por ello, le recuerda al exmandatario Uribe que él no hace parte del ‘carrusel de la reelección’ y le dice que el único cartel del que hace parte es el de la paz y anuncia que va a denunciar presuntos malos manejos en Fedegán de un fondo que maneja recursos por más de $300.000 millones.¿Cómo ve el panorama electoral? ¿Será que la U va a mantener las curules que hoy ostenta en el Congreso?Hablando de hoy mismo, el partido de la U puede perder casi 10 curules en el Senado, pero el reto está en lo que se haga en enero y febrero por parte de las directivas de la colectividad.¿Será que este partido tiene la fuerza política para no perder tantas curules?No. Creería que no, porque recuerde que hace cuatro años éramos los niños bonitos, en esa época estábamos respaldados por Juan Manuel Santos y por Álvaro Uribe. Ahora, el partido es el primer damnificado de la pelea de ellos y por lo tanto no vamos a tener la aceptación que teníamos hace cuatro años.¿Será que las directivas del Partido se relajaron y pensaban que siempre iban a estar en la cúpula política?Creo que las últimas administraciones fueron demoledoras para el partido, debido a que estas personas no querían recorrer el país, no querían conectar el partido con las bases, estuvieron siempre apoltronadas en Bogotá y el partido nunca fue capaz de capitalizar el hecho de tener un Presidente de la República de sus huestes. Muchas veces la colectividad dejó solo al Jefe de Estado.¿En qué iniciativas no hubo unidad para respaldar al presidente Santos? En diferentes temas, como la paz, en temas clave e importantes para el país, el partido nunca fue capaz de estar compacto a la hora de votar, al contrario, siempre perdimos liderazgo en la Ley de Víctimas, la Ley de Facultades, las regalías, el marco jurídico para la paz, o sea, nosotros nunca hemos estado compactos para ningún tema y eso, de alguna manera, se puede reflejar en las elecciones del 9 de marzo.Hay quienes dicen que esa colectividad se volvió atractiva para los paracaidistas y eso se evidenció con la cabeza de la lista al Senado, Jimmy Chamorro...Pues ese es uno de los errores más grandes que ha tenido el partido, porque ese señor, como quedó claro, es del uribismo, dice que apoya al presidente Santos por un tema de disciplina del partido. ¿A quién se le ocurre decir que está de primero en la lista al Senado para afirmar que apoya a Santos por disciplina?, además de la foto que apareció en la que está con escarapela y todo en el uribismo. Esto lo que demuestra es que el partido es un cascarón, en donde muchos se pueden meter. La llegada de Chamorro dejó claro que el partido es solo eso.Cambiando de tema, ¿cuáles son sus diferencias con el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie? Él lo acusa de tener burocracia y usted dice que él hace ‘fiesta’ con los recursos del fondo ganadero...Él no me acusa de nada a mí. Él repite una mentira que dice otra gente. Lo último que replica es lo del llamado ‘carrusel de la reelección’ y lo de mi supuesto control sobre la Esap, pero el 30 % de esas personas no trabaja ahí; al 50 % no las conozco y el resto la nombró el presidente Uribe.Por otro lado, yo no lo estoy acusando de nada, lo que digo es que vamos a mostrarle al país algo que no se sabe y es que esos tipos allá en Fedegán manejan casi $300.000 millones de un fondo parafiscal que vienen de los impuestos de los colombianos y resulta que ellos están manejando esa plata como les da la gana, a dedo. Y tan cierto es lo que le estoy diciendo, que puede haber corrupción, que el mismo Ministerio de Hacienda está investigando, lo mismo que la Contraloría, a ver qué pasa allá. Los dineros a los que hace referencia, ¿carecen de control del Estado?No tienen ningún control. Lo pueden destinar a dedo. Entonces, vamos a hacerle ese debate ante el país al señor Lafaurie. Recuerde que él era candidato a la Presidencia, ¿verdad? Y echaba dardos contra Santos. Y hace unos cinco meses dejó de lanzar ataques al Gobierno, desde que le abrieron las investigaciones por los parafiscales esos nunca más volvió a decir nada y se le quitaron las ganas de ser candidato a la Presidencia.¿Lo que usted quiere decir es que le pusieron un ‘tate quieto’?No sé, lo único que le puedo describir es esa situación de que el señor era candidato a la Presidencia y al país se le olvidó que dejó de serlo hace como seis meses, de un momento a otro, y fue en el mismo instante en el que le abrieron las investigaciones. Si hubiera transparencia, habría sido candidato y seguiría echando pullas, pero se ha quedado callado.¿Por qué justo ahora usted sale a decir que va a hacer esas revelaciones?Yo lo venía teniendo ahí, pero con todo lo de la campaña y otras cosas no había querido meter el tema, pero al estar él diciendo mentiras hay que decir la verdad.Entonces, ¿por qué es usted nombrado en el ‘carrusel de la reelección’?El expresidente (Uribe) sabe bien que solo hago parte de un cartel: el de la paz. No creo que la paz ni la guerra deban ser utilizadas política y electoralmente.¿Qué le dice a su colega en el Senado, Juan Carlos Vélez, quien viene haciendo críticas a la gestión de Santos?Lo que pasa es que él se la pasa todo el día hablando de la gestión del Gobierno, entonces yo le recordé que todos los años que él estuvo en la Aeronáutica Civil en 2003 tuvo una ejecución del 54 %; en el 2004, el 35 %; en el 2005, el 53 % y en el 2006, el 37 %. ¿Por qué cuestionar el gobierno de Santos? En últimas su gestión no superó, en todo el tiempo que estuvo en el organismo, el 39 %.¿Cómo vio al Congreso en el último semestre del 2013?Bastante aburrido y pobre en materia legislativa, ahí no se sacó nada importante, lastimosamente. Por ejemplo, quedamos en deuda con el tema de la salud, que es un punto que les importa a todos los colombianos, pero la reforma ni les gusta a los médicos, ni les gusta a las EPS, ni les gusta a los usuarios, entonces perdimos el tiempo y no hicimos nada importante.Usted habla de una legislatura pobre, entonces ¿por qué el presidente del Congreso dio un parte de victoria?Hay un error, comenzando por las organizaciones que vigilan la labor del Congreso y de algunos medios que consideran que su éxito se mide de acuerdo al número de leyes que se aprueban como si fuera una fábrica de salchichas, eso no tiene nada que ver con eso. Lo importante son los debates que se hagan sobre temas clave como la salud, las minorías y el presupuesto, y no el número de leyes que se aprueben. Entonces sacan pecho con el número de leyes y no por la calidad.Se dice que usted fue uno de los damnificados en esta legislatura porque proyectos como el matrimonio igualitario, la eutanasia y el aborto se quedaron en el camino...Al contrario, esos son los temas que pusieron a debatir al país. Usted habla de proyectos que fueron debatidos como nunca antes en el Congreso y los medios de comunicación, y con eso ayuda uno a disminuir la ignorancia que hay sobre estos temas, que es lo que los trunca. Hemos avanzado, porque muchas personas ya saben cuál es el sentido de esos proyectos y es básicamente la defensa de la dignidad de la persona y que todos somos iguales ante la ley. Eso es lo más importante. La cosa es tan absurda que desde el año 91 hasta hoy el Congreso ha sacado más de 3000 leyes, ha cambiado la Constitución más de 30 veces y eso, ¿a qué conlleva? En los países serios como Francia, Alemania e Inglaterra debaten todo el año la ley del presupuesto, no como el Congreso que la saca en 15 minutos, no hay cosa más vulgar que esa.¿Será que el Congreso se está cerrando a esos debates importantes?Claro. Nuestro Congreso sigue siendo doctrinario, arcaico, ultraconservador.Si el Congreso es tan malo, ¿por qué busca su reelección?Ah, es que yo no lo hago con base en el destino del Congreso, yo lo hago con base en que lo que me gusta, me siento cómodo buscando la igualdad de todos ante la ley y, además, porque tengo claro que no es un problema mío, es de la sociedad más que del mismo Congreso."No he visto la mermelada"¿Cree que la Unidad Nacional se mantendrá o se fragmentará? Yo lo que creo es que va a ser una nueva legislatura pálida, porque es un Congreso que se despide y no habrá nada importante para enfocar ahí. Ni siquiera el proyecto de la salud. Imagínese usted un Congreso que sale a elecciones sin siquiera tener una ley de la salud aprobada, entonces resulta que esa reforma la va a hacer el otro que viene. Entonces, ¿la Unidad está pegada con mermelada?No sabría decirle. Cuando se habla de mermelada se hace referencia a la contratación y eso es totalmente ajeno a mi Comisión que es la Primera. Entonces, no he visto la mermelada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad