El Partido Conservador se juega su futuro político este domingo

El Partido Conservador se juega su futuro político este domingo

Enero 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
El Partido Conservador se juega su futuro político este domingo

Omar Yepez Alzate, Presidente del Partido Conservador.

La colectividad azul definirá si acompaña o no la reelección de Santos. Conservatismo llega dividido.

En medio de un ambiente de división, este domingo el Partido Conservador buscará en su Convención su norte político y con ello evitar que la cuerda de la unidad se rompa por su lado más débil.Las orillas están definidas y la solidez en juego, debido a que un amplio sector congresional es partidario de que la colectividad apoye las intenciones reeleccionistas del presidente Juan Manuel Santos. Sin embargo, otro sector, el de las bases, -también fuerte- insiste en que no se debe renunciar a la vocación de poder y que el partido debe tener candidato propio o en su defecto una figura por coalición.Los anteriores escenarios han sido tan matizados que incluso se habla de movimientos non sanctos para inclinar la balanza ante algunas de estas propuestas, razón por la cual, para los analistas, esta situación podría determinar un detrimento en su representación en el Congreso en las elecciones del 9 de marzo.El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie dice que “la coyuntura es muy compleja” debido a que “las bases no acompañan las acciones del actual Gobierno y no se identifican con él”.Explica que durante los ocho años de gobierno del presidente Álvaro Uribe, quien “gobernó con ideas conservadoras, le permitía al partido estar cómodo, pero hoy hay un gobierno liberal que hace que el conservatismo se sienta incómodo”.El analista Ancízar Marroquín coincide con esta posición al considerar que “los conservadores en las pasadas elecciones iban a la fija y avanzaron porque gran parte del poder lo tenía la gente conservadora”.No obstante, según Marroquín, “hoy las cosas son diferentes porque no ostentan ese poder, a lo que se le suma que el Centro Democrático de Uribe le ha ocupado una franja muy importante que va a terminar afectando al conservatismo”.Alejo Vargas, también analista, tiene una mirada más severa de la situación y advierte que “desde hace mucho tiempo el Partido Conservador no es sólido, no tiene unidad y vive, desde hace rato, de la burocracia del Estado”.De hecho, sobre el tema de los cupos indicativos o la denominada ‘mermelada’ se abrió el debate esta semana, más cuando se dice que estos beneficios buscarían el respaldo de la aspiración reeleccionista del presidente Santos.Es aquí donde el camino del apoyo a la reelección tiene dificultades, ya que las denuncias estuvieron a la orden del día la semana que terminó, lo que, según analistas, podría ir en detrimento del apoyo al presidente Santos.Lafaurie cree que por mucho que se haga campaña a favor de la reelección la situación no es tan fácil, ya que “si este certamen es multitudinario como dicen (se habla de 3.000 convencionistas con derecho al voto) no creo que logren direccionar a quienes quieren candidato propio”.Marroquín, entre tanto, identifica otro elemento y es que en el interior del partido la “franja pastranista ha vuelto a coger fuerza y, obviamente, estos se inclinarán por el candidato propio o por el aspirante de Uribe”.A su turno, la precandidata Marta Lucía Ramírez denuncia que “el manejo de la burocracia en el gobierno Santos ha sido totalmente irresponsable con el futuro de la democracia colombiana”, por lo que cree que “comprando apoyos a través de ‘mermelada’, tiene secuestrados a buena parte de los congresistas”.Si bien estas diferencias se mantienen en el interior del partido, Marroquín trae a colación una frase del fallecido Álvaro Gómez, de quien recuerda que decía ‘que este es un país conservador que vota liberal’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad