El museo que habla

El museo que habla

Julio 19, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
El museo que habla

El Museo de la Independencia-Casa del Florero está situado en la Plaza de Bolívar de Bogotá y será reabierto mañana 20 de julio. La pelea contra los González Llorente por el florero fue convertida en estatuas.

$1.500 millones se invirtieron en la remodelación del Museo de la Independencia-Casa del Florero. Camilo Torres, Simón Bolívar y Antonio Nariño regresarán del pasado para narrar sus proezas directamente a los visitantes. Mañana reabrirá sus puertas.

Camilo Torres, Simón Bolívar y Antonio Nariño regresarán del pasado para narrar sus proezas directamente a los visitantes. Esta es la apuesta del remodelado Museo de la Independencia-Casa del Florero, situado en el sitio donde ocurrió el famoso incidente del Florero de Llorente, que desencadenó el movimiento patriótico del 20 de julio de 1810, del cual mañana se conmemorarán 200 años.En el centro histórico de Bogotá los colombianos podrán visitar este gran centro de memoria interactivo y gestado como parte de las celebraciones del Bicentenario, para que sus visitantes puedan adentrarse, a través de la tecnología, en los recuerdos de la conformación del país.Las puertas del museo, escenario simbólico de los acontecimientos de 1810, se abrirán mañana 20 de julio para mostrar la exposición ‘El Bicentenario en su lugar’, a través de la cual el público podrá vivir y casi ser testigo de este proceso histórico.Con recursos del XXIUna inversión de $1.500 millones fue necesaria para restaurar la casona construida hace 300 años y llevar a cabo la adecuación del museo a las posibilidades tecnológicas de hoy.Así pues, podrán ser visitadas estaciones como La Colombia de 1810, La Ruta de la Independencia, El Florero, La Historia de la Casa y La Tienda de González Llorente.Las adecuaciones fueron presentadas por la ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno Zapata, quien reveló que este es sólo el comienzo de un gran proyecto que busca que el colombiano conozca la historia en los museos, casi como si estuviera presenciándola.“Fueron reunidos todos los elementos que teníamos para que los visitantes vivan algo especial. El Museo de la Independencia-Casa del Florero es un proyecto arquitectónico de restauración”, manifestó.Sobre las innovaciones, la Ministra destacó que “en este espacio el visitante no será contemplativo. Con recursos del Siglo XXI se experimentarán los contenidos históricos del XIX”. Este proceso estuvo a cargo del museógrafo brasileño Marcello Dantas, un experto en la puesta en escena de museos interactivos e innovadores en varios países del mundo.Una época proyectada“Hubo un trabajo de interpretación en el cual miramos mucho hacia el pasado, pero también al presente e hicimos una proposición con sentido de futuro”, explicó Dantas.Según el brasileño, este proyecto fue dirigido hacia la conservación de los elementos originales de la arquitectura de la casa, que es símbolo de la época durante la cual el país empezó a gestar su independencia. “No es un museo cerrado en el tiempo, pues está abierto a reinterpretar la historia. En él se celebra la identidad de los diferentes pueblos que estaban en Colombia hace 200 años”, añadió.Tecnología e historiaPor su parte, Daniel Castro, director del Museo de la Independencia-Casa del Florero, destacó la importancia que le da la tecnología a este lugar histórico y que le permite transformarse en tiempo y sociedad.“En este espacio de memoria patrimonial se hace una apuesta para que el ciudadano, más que un personaje pasivo, experimente y entre en una dinámica de reflexión sobre nuestra historia”, explicó el directivo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad