El juego usado como terapia sanadora para niños y adultos

El juego usado como terapia sanadora para niños y adultos

Septiembre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El juego usado como terapia sanadora para niños y adultos

Los adultos, que durante su infancia no jugaron mucho, pueden presentar dificultades para desarrollar con seguridad sus relaciones sociales y tener miedo a experimentar.

A través del juego niños y adultos pueden obtener grandes beneficios en la sanación de problemas emocionales, adicciones y comunicación de hechos problemáticos difíciles de abordar por medio del diálogo.

“Una persona que no juega no es una persona sana”. Con esta frase la educadora social Ariadna Aragay no sólo resume su experiencia al frente de varias ludotecas de España, sino que invita a conocer el efecto sanador del juego. Esta española, una de las invitadas al IV Encuentro Internacional de Juego, Educación y Ludotecas que se realizó hace pocos días en Colombia, cuenta que la mayor prueba del efecto sanador del juego sucedió con un grupo de drogadictos y alcohólicos. “Fue una experiencia muy bonita de rehabillitación que duró seis meses, y donde el juego ayudó mucho a estas personas a dejar su adicción. Con el juego comprendieron que la diversión no está asociada al consumo”, dice Ariadna. Aunque esta experiencia es netamente de adultos, los efectos del juego son igual de potentes en los niños, pues el juego les ayuda a expresar las cosas que los incomodan o las que se les dificulta. En palabras de Ariadna: “Los juegos nos muestran a los demás de forma transparente, pues involucran el sentir, el pensar y el hacer de cada persona”. De ahí que muchos juegos sea vitales en las terapias de sanación de problemas emocionales. Estudios han revelado que el juego es un antídoto contra las tendencias violentas y que es un poderoso catalizador para la socialización positiva. Quienes dedican un tiempo para jugar pueden controlar sus miedos, la ira y la preocupación obsesiva, lo que puede contribuir a una vida más sana y más larga.“Con la lúdica se pueden trabajar problemas de baja autoestima, ansiedad, inseguridad y depresión en los niños. Incluso, existen algunas dinámicas para tratar en los pequeños temas de separación de padres o casos de muerte de algún familiar”, añade la española.Los juegos empleados para las terapias sanadoras son por lo general en grupo, porque es así como la potencia transformadora en la persona se multiplica, al igual que en los juegos de roles, dice Martha Elena Osorio, psicoterapeuta de familia.También se incluyen los juegos de mesa, de conocerse y reconocerse, los teatrales, de inventar cuentos, de jugar con las palabras, con el mismo cuerpo, con objetos, en fin. De lo que se trata es de darle rienda suelta a la imaginación y, por supuesto, a la risa, otro beneficio del juego. Recuerde: el jugar en los niños es tan importante para la salud como la demostración de afecto de los padres.Compra de juguetes: Nueve reglas de oroEn la terapia de Juego, los juguetes son las palabras del niño y el juego, su lenguaje. Por eso es vital que los padres tengan en cuenta, a la hora de comprar los juguetes, que éstos cumplan las siguientes condiciones:Debe de estar adaptado a la edad.Debe de contribuir al desarrollo del cuerpo y fomentar la habilidad manual. Debe de favorecer el desarrollo de los sentidos.Debe inspirar la acción creadora. Debe de despertar y fomentar los sentimientos estéticos.Debe fomentar la sociabilidad.Si el objetivo del juguete es completar la información recibida en el colegio deja de ser juguete para convertirse en un trabajo más o menos atractivo.Adecúe un espacio en casa para que el niño pueda moverse libremente y tenga los juguetes a su alcance.No es absolutamente necesario tener juguetes de fabricación industrial. Hoy en día en los colegios les enseñan a elaborar juguetes con materiales reciclables e incentivan más la creatividad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad