El invierno y el abandono acaban con una vía Norte de Santander

El invierno y el abandono acaban con una vía Norte de Santander

Diciembre 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El invierno y la falta de mantenimiento tienen a la vía Tibú – Versalles, en Norte de Santander, llena de huecos, derrumbes y deslizamientos. El Estado no le hace mantenimiento al trayecto hace más de 10 años.

“Cada día esta carretera está más intransitable”, aseveró el motorizado Cristóbal Moreno, en un tramo de la vía que une a Tibú con el corregimiento de Versalles.Dicha vía, única que da acceso a otras poblaciones de la jurisdicción de Tibú como Versalles y Pacelli y de El Tarra como Orú, Filogringo y la misma cabecera municipal, en las últimas semanas ha empeorado sus condiciones por causa del invierno y la falta de mantenimiento.En muchos tramos se han agrandado los huecos a lo largo y ancho de la carretera, aparte de los derrumbes y deslizamiento de la banca.“Por acá no puede llover porque de una se viene un derrumbe y nos deja incomunicados”, relató el transportador Emilio Jiménez.Esa situación se ha presentado reiteradas veces esta semana en el sector de La Curva.Este martes, para citar el caso más reciente, el transporte estuvo interrumpido hasta cerca del mediodía por un alud de tierra que se desprendió de la montaña y quedó sobre la vía.Cada vez que esta situación se presenta, la dirigente comunal de Versalles, Yalitza Tasco, acude a la empresa tibuyana Maquiservit y a la estación de bombeo PS4 de Ecopetrol para que con su maquinaria remuevan el derrumbe y se normalice el tránsito.“Estamos mamados de estar viajando por esta carretera que está totalmente abandonada por el Estado. En todo viaje que hacemos nos toca mandar a reparar el carro y así no aguanta el bolsillo”, manifestó un conductor de autobús que se abstuvo de revelar su nombre.Según habitantes de la zona, a ese trayecto de la vía desde hace más de 10 años, el Estado no le hace mantenimiento.“No está peor porque con lo que se ha recogido en el punto de recaudo voluntario se ha conseguido material y se ha contratado maquinaria para que arreglaran los pasos más críticos, pero como dice el dicho, cuando el pobre saca las cobijas al sol llueve, a nosotros nos pasó lo mismo, arreglamos pero se nos vino el invierno encima y dañó lo poco bueno que hicimos”, precisó Filemón, otro conductor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad