El fútbol colombiano busca remedio a la 'demencia financiera'

El fútbol colombiano busca remedio a la 'demencia financiera'

Abril 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El fútbol colombiano busca remedio a la 'demencia financiera'

La Secretaria de Gobierno reiteró que se mantiene la sanción para los integrantes de la barra Frente Radical del Deportivo Cali, quienes por ahora no podrán ingresar al Pascual Guerrero.

El balompié colombiano urge frenar la demencia financiera tras los altos salarios de sus jugadores. Vías de salida a la crisis.

Adoptar el modelo dirigencial del Deportes Tolima, con un mesurado tope salarial. Exigir el aporte de los presuntos 2.000 socios que integran los diferentes clubes sin ánimo de lucro, y realizar las conversiones a sociedades anónimas “para saber de dónde provienen los recursos que se le van a inyectar a los diferentes equipos”, son algunas de las posibles soluciones a la crisis económica que vive en balompié colombiano.La demencia financiera con la que contratan algunos clubes ávidos de victorias a perfumados jugadores, que en su mayoría no justifican sus inversiones, ha conllevado a la asfixia económica que soportan en la actualidad la mayoría de los equipos del fútbol nacional.“El Once Caldas tiene dos jugadores como Dayro Moreno y Wason Rentería que ganan 40 mil dólares, y eso genera deudas como las que tienen actualmente”, señaló el técnico del Deportes Quindío, Fernando Castro. Y en efecto, el conjunto ‘albo’, en su intención de revalidar la proeza del 2004, cuando se coronó campeón de la Copa Libertadores, reforzó su nómina con jugadores de gran relieve y onerosas pretensiones económicas. Sin embargo, actualmente adeuda seis quincenas de salarios y se acerca a cuatro meses sin pagar la seguridad social. Contrario a ello, Gabriel Camargo, presidente del Deportes Tolima, equipo recientemente eliminado de la Libertadores, sostiene: “A mí me ofrecieron a Dayro Moreno, pero si yo lo hubiera contratado, también tenía que haberle subido el sueldo al resto de los jugadores. Uno tiene que saber cuántos son sus ingresos y cuáles son los egresos, no vivir de fantasías. El jugador que más gana en el Tolima devenga $15 millones”. En concordancia con la tesis del máximo dirigente de los ‘pijaos’ se mostró el vicepresidente del Deportivo Cali: “La idea es adoptar el modelo administrativo del Tolima. Nosotros ya iniciamos: en diciembre salieron jugadores que ganaban bastante plata, y a medida que se vayan venciendo los contratos de los que más devengan, habrá que pedirles que bajen sus pretensiones económicas o prestarlos a otros equipos”, comenta Henry Cuartas.Previo al inicio del presente torneo, la Dimayor planteó una autorregulación de los 36 clubes que integran las categorías A y B del fútbol colombiano. Sin embargo, dentro de lo acordado sólo se ha cumplido la disminución de jugadores inscritos, que pasaron de 35 a 25. Entre tanto, el paz y salvo de los equipos en los salarios hacia sus jugadores y las deudas por parafiscales continúa siendo vulnerado. Por lo anterior, el pasado martes el director del Coldeportes, Jairo Clopatofsky —quien cree que la mejor salida es democratizar a los clubes para conocer sus verdaderos accionistas—, amparado en el artículo 11 del decreto 0776 de 1996, procedió a suspender el reconocimiento deportivo del Deportes Quindío por un mes, luego de que el equipo principal de los ‘cafeteros’ se negaran a encarar la fecha anterior frente a Millonarios alegando dos meses de atrasos en sus sueldos.Respecto a las deficitarias finanzas del balompié local, el presidente del Pereira, Francisco López, comenta: “Uno de los grandes problemas de los clubes es la falta de estadios. Nosotros llevamos un año sin estadio. Veníamos de un promedio de taquillas de $1.500 millones y en el presente año sólo hemos sumado $40 millones”.Finalmente, el director de la Asociación de Futbolistas, Carlos González Puche, considera que la solución surgirá cuando “los 2.000 asociados que exige Coldeportes para que los clubes puedan operar, cumplan con sus obligaciones. El problema es de falta de control de unos requisitos”.Créditos blandos no serían aprobadosA la espera de un crédito superior a los $50.000 millones, prometidos por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, dentro del acuerdo de prosperidad, se encuentran los diferentes equipos del balompié colombiano. Sin embargo, el director de Coldeportes, Jairo Clopatofsky, sostuvo que no hay garantías para destinar dichos recursos. “Nosotros hablamos de un crédito como tabla de salvación para los diferentes equipos; sin embargo, no existió un estudio de fondo donde el Gobierno nacional pudiera tomar una decisión. Se prevé que en seis meses se podría presentar el nuevo problema económico, y los clubes no tienen la capacidad para pagar ese tipo de crédito”, comentó Clopatofsky.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad