El factor Demi Moore: delgadez extrema y obsesión por la juvetud

Febrero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora del Equipo de Domingo El País
El factor Demi Moore: delgadez extrema y obsesión por la juvetud

Demi Moore se internó en un centro de rehabilitación en Utah, debido al abuso de sustancias químicas en el que cayó tras su ruptura con Ashton Kutcher.

Desde que se acabó su matrimonio con Ashton Kutcher, Demi Moore está obsesionada parecer menor. No es la única que no acepta su edad.

De la sensual mujer que hacía soñar a los señores y provocar envidia a las damas contoneando su cuerpo mientras bailaba colgada de un tubo en la película ‘Striptease’ ya poco queda. Demi Moore hoy está esquelética, con desórdenes alimenticios, adicta a sustancias tóxicas, deprimida y avergonzada, a tal punto que decidió internarse en un centro de rehabilitación de Utah, el mismo donde estuvieron Lindsay Lohan y Eva Mendes.De acuerdo con cercanas amigas de la actriz estadounidense de 49 años, su lamentable estado se debe a varias razones: la separación de su marido en noviembre, el actor Ashton Kutcher, 15 años menor que ella, quien le fue infiel con una mujer mucho más joven que la artista; pero principalmente por su resistencia al paso del tiempo: no quiere mirarse al espejo y verse una arruga, tampoco subir ni un gramo porque se siente obesa, de tal forma que en muchas ocasiones se abstiene de comer.Y para aliviar sus estados depresivos ya no acude a su ‘biblia’ de cabecera, ‘Las 7 Leyes Espirituales’, de Deepak Chopra, sino a sustancias como el óxido nitroso o el gas de la risa que le provocó un ataque de epilepsia, por lo cual debió ser hospitalizada de emergencia en enero pasado. Mujeres como Demi Moore hay muchas, que luchan sin tregua contra el paso y las marcas de los años; que se resisten a aceptar que ya no son tan bellas y jóvenes. Y en nuestra sociedad, tal como lo afirma el psicólogo Alejandro Poveda, “son más frecuentes de lo que se está considerando”. El profesional señala que en su consultorio, recibe al año entre 20 y 25 casos de mujeres frustradas porque no asumen su proceso natural de declive físico. Al no asumir esa etapa de su vida a nivel físico, emocional y psíquico, añade Poveda, son mujeres que sufren muchísimo porque van a querer vivir relaciones con hombres menores que ellas y bajar de peso de manera abrupta. De ahí que, como lo señala la Organización Mundial de la Salud, se haya incrementado el número de mujeres anoréxicas de 50 años o más, y hay una mayor demanda de cirugías estéticas en esta población.En Cali, de acuerdo con estadísticas de Fenalco Valle y la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, el 51% de las personas que recurren al bisturí son mujeres y el 40% está entre los 35 y 55 años.Las ‘cuchibarbies’, como se les dice popularmente abundan en La Sultana del Valle. En Cali, asegura la pintora Carolina Jaramillo, muchas mujeres de estas edades “se han hecho algo” y da cuenta de algunos de los casos que ha conocido: “La hermana de un amigo, una mujer bellísima que si acaso tenía 43 años, se aumentó los labios y los pómulos. Su cara cambió y dejó de verse linda... conozco el caso de una señora que se ha hecho sus retoquecitos súper sutiles y se ve una mujer mayor, pero atractiva y sana. Y el de una señora que visitó a un cirujano para hacerse los párpados, lamentablemente cayó en garras de un profesional con ética dudosa que le ofreció una lipoescultura para verse más joven y delgada. La cirugía duró cinco horas y, como era de esperarse, una mujer de 63 años sometida a una intervención de tan alto riesgo casi se queda en la cirugía. Y lo peor de todo, cuando despertó se dio cuenta que después de todo este sacrificio no le pudieron hacer las cejas porque su cuerpo no aguantaba un minuto más en el quirófano”.Entérese en este enlace cómo identificar a las mujeres que tienen el mismo problema de Demi Moore y cómo se les puede ayudar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad