El dilema del santismo de cara a los comicios del año entrante

El dilema del santismo de cara a los comicios del año entrante

Febrero 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El dilema del santismo de cara a los comicios del año entrante

Los movimientos que ha hecho el expresidente Álvaro Uribe generaron que la Mesa de Unidad Nacional inicie la búsqueda de estrategias para enfrentar la ‘amenaza’.

En la Casa de Nariño se analizarán estrategias para contrarrestar las movidas del uribismo. Se busca rearmar el mapa político del país.

La partida del ajedrez político nacional comenzó a jugarse de lleno y cada una de las fuerzas busca hacer los mejores movimientos para no terminar en un ‘jaque’ en las elecciones al Congreso del año entrante. Por eso, temas como la escisión de partidos y el transfuguismo volverán a la mesa de la Unidad Nacional, a fin de consolidar fuerzas de cara a los comicios.Tanto el llamado transfuguismo como la escisión de partidos tuvieron protagonismo en 2012, al punto que hasta mediados de octubre hubo respaldos a estas iniciativas. Pero fue la voz del mismo presidente Juan Manuel Santos, la que les quitó el impulso y terminaron archivadas.La primera en terminar en el sueño de los justos fue la de escisión de partidos, la cual fue archivada el 31 de octubre pasado.Esta reforma constitucional autorizaba a los miembros de un partido pasarse a otro, siempre y cuando el 60 % de los militantes aprobara escindir una colectividad y fusionarse con otra.Esta iniciativa pretendía ‘salvar’ algunas colectividades que no alcanzarían el umbral del 3% que establecen las nuevas normas electorales, es decir que si en 2010 obtuvieron curules con 250.000 votos, en el 2014 requerirán de no menos 450.000.Igual suerte corrió el proyecto de transfuguismo, el cual terminó archivado el 11 de noviembre y que pretendía autorizar que un congresista se pasara de un partido a otro, por una sola vez, sin que esta acción generara procesos de pérdida de investidura y muerte política por transfuguismo o doble militancia.No obstante, los movimientos que se vienen haciendo por parte del uribismo tienen pensando a la Unidad Nacional del presidente Santos, la cual en los próximos días buscará salidas para, eventualmente, no ceder terreno en el tablero del legislativo.De hecho, el propio presidente del Senado, Roy Barreras, señaló en declaraciones a medios que en los partidos ‘grandes’ no hay voluntad para bajar el umbral al 2%, pero en cambio aseguró que sí hay ambiente para la escisión de los partidos.“La escisión permitiría que los partidos puedan tomar la decisión interna de escindirse para irse a los mayoritarios. Me parece que hay consenso en las bancadas y se la hemos planteado al Presidente y esperamos que la incluya en su reforma política”, manifestó.Pese a la visión de Barreras, analistas consideraron que estas iniciativas no tienen futuro en el Congreso, porque -primero- no hay ambiente y -segundo- el tiempo para su aprobación no alcanza.El exmagistrado Eduardo Cifuentes se mostró escéptico sobre la suerte de proyectos de escisión o de transfuguismo, de los que dijo no tienen “posibilidades en el Congreso”.Explicó que en la actualidad el país está en pleno proceso electoral y agregó que “no hay interés político para aprobar esa franquicia y menos cuando el reloj legislativo y los intereses se vuelven en contra de una iniciativa de este tipo”.Otro que considera que en el Congreso no hay voluntad para aprobar propuestas de este calado fue el exsenador Darío Martínez, quien además dijo que proyectos de este tipo son “otro imposible por la falta de voluntad del Congreso”.Una visión más electoral la dio el analista León Valencia, quien sostiene que si el Ejecutivo propone que se den autorizaciones, ya sea para escisiones de partidos o transfuguismo, “esto iría en contra del Gobierno porque el transfuguismo terminaría favoreciendo al uribismo y no al santismo”.La desbandadaCon cualquiera de las figuras que se tienen previstas analizar en la Unidad Nacional terminarían con consecuencias en las urnas para las partes. De hecho, el politólogo Ernesto Rengifo aseguró que desde finales de 2011 el Partido Liberal ha hablado de reunificación e incluso de su posible fusión con Cambio Radical.Comentó que la U “tiene una mayoría conservadora y en éste habría otra desbandada, pero en últimas todo apunta a que el camino sea el del fortalecimiento de los partidos tradicionales”.Entre tanto, en la óptica del analista Fernando Giraldo “la U y los liberales son de la misma familia”, situación que se repite en Cambio Radical.Explicó que La U nació de esencia liberal y “eran más ortodoxos y cuando avanzó se volvió más de derecha” y agregó que “Santos llega con origen liberal y se siente cómodo en ambos escenarios”.Al referirse al tema del transfuguismo, Giraldo apuntó a que en La U hay un grupo de congresistas que no reconocen su apoyo al expresidente Álvaro Uribe, ya que “están de lado del presidente Santos por intereses burocráticos”.También aseguró que un deslizamiento de congresistas de la U favorecería a Santos, debido a que “le dejan el partido y se acaba la polarización que se evidencia”.Los eventuales deslizamientosEn este orden de ideas, ya se habla de potenciales congresistas que, teniendo el aval legal para poderse ir de sus partidos ‘emigrarían’ para otras toldas.Así, se dice que al movimiento del expresidente Uribe, Centro Democrático, podrían irse los conservadores José Darío Salazar y Liliana Rendón, quienes en los últimos días han impulsado una propuesta de conformar una coalición con el colectivo uribista.Para esta misma colectividad se habla que pasarían el representante de la U, Miguel Gómez y los senadores Juan Carlos Vélez , Manuel Enríquez Rosero y otro grupo de congresistas que si bien acompañan la doctrina uribista, se mantienen al margen de cualquier ‘estigmatización’, entre ellos Jaime Zuluaga.Hay otros, como la senadora Gilma Jiménez del Partido Verde, quien es afín al expresidente y que su salida de la colectividad es casi inminente luego que dimitiera de la directiva verde Enrique Peñalosa, ya que ella hace parte de la cuerda política del exalcalde de Bogotá, quien también ‘comulga’ con Uribe. También migraría al uribismo el representante Alfonso Prada.Los liberales parecen inclinarse por la fusión con Cambio Radical, proceso que en su momento lideraron el exjefe de los rojos Rafael Pardo y el representante Germán Varón.A las toldas rojas también se iría Iván Name (Verde), quien ha hecho parte de la casa liberal.Finalmente, con el transfuguismo autorizado o la escisión, el movimiento Progresistas de Gustavo Petro podría resultar fortalecido.Lo anterior debido a que a los senadores Camilo Romero, Luis Carlos Avellaneda y Jorge Guevara (quienes fueron expulsados del Polo Democrático) se sumarían los congresistas Mauricio Ospina y Parmenio Cuéllar, quienes no han descartado irse al lado de Petro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad