El cuestionado manejo de la política en el gobierno Santos

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El cuestionado manejo de la política en el gobierno Santos

Expresidente Álvaro Uribe Vélez.

El País realizó el balance de los años del gobierno de Juan Manuel Santos. Su mayor pérdida, la caída de la popularidad. Le esperan grandes retos.

LogrosLa locomotora de la unidadEl propósito que se trazó el presidente Juan Manuel Santos de consolidar la Unidad Nacional en el Congreso, le ha funcionado y le ha dejado importantes réditos políticos, ya que hoy cuenta con las herramientas legales para la gobernabilidad de lo que le resta del cuatrienio.La ambiciosa agenda legislativa del Gobierno que le aprobó la coalición, integrada por los partidos Liberal, Conservador, La U, Cambio Radical, Verde y, en algunos momentos, por el PIN, dejó en evidencia que la locomotora legislativa es muy fuerte, tanto que el senador Juan Fernando Cristo, manifestó que “la coalición de la Unidad Nacional ha funcionado y se han sacado proyectos históricos para el país”.Uno de los que reconoce la fuerza de la coalición es el senador Édgar Espíndola, quien dijo que “cada Presidente trae su propia aplanadora, su propia infraestructura. Pareciera que fueran ingenieros civiles”.Reformas clave para el GobiernoLa Ley de Víctimas y de Tierras, así como el Marco Legal para la Paz se convirtieron para este gobierno en un acierto político, debido a que son reformas que representan la columna vertebral del mandato de Santos.Con la Ley de Víctimas, el Presidente se anotó puntos adicionales, no sólo en el ámbito interno sino internacional, más cuando había sido una iniciativa que naufragó con Álvaro Uribe.Adicionalmente, en este proyecto se reconoció que en Colombia existe un conflicto armado interno, decisión que no caló en las huestes de la oposición.El senador Juan Manuel Galán dijo que la iniciativa fue la más importante que haya aprobado el Congreso y dijo que “es un reconocimiento a las víctimas”.Julio Roberto Gómez, de la CGT, cree que esta ley “es un paso importante para la reconciliación nacional” y acabó con la indiferencia.Con el Marco Legal para la Paz, el Presidente “tiene las llaves” para buscar los caminos de la reconciliación. El senador Juan Lozano reconoció que este marco es un paso “importante para buscar la pacificación” y el Gobierno cuenta con herramientas para determinar condiciones para emprender un proceso con grupos ilegales.Santos también reformó la estructura estatal, eliminó el DAS y la DNE, al tiempo que separó tres ministerios fusionados por Uribe y creo los de Justicia, Trabajo y Vivienda.FracasosOposición, sin reglas de juegoUna de las tareas pendientes del presidente Santos es que no ha podido consolidar el Estatuto de la Oposición, que comenzó a trabajar, en principio, con los miembros el Polo Democrático.La ausencia de reglas de juego podría ir en detrimento de la democracia, tal y como lo advierte el analista Alfredo Rangel, quien tiene claro que los controles “incrementan la calidad de las políticas públicas”.Mientras tanto, el exsenador Carlos Gaviria consideró que el problema del estatuto es porque “los gobiernos han sido renuentes para su creación” a pesar que es un mandato del Constituyente del 91.En el Polo dicen que hoy la concertación se encuentra en suspenso y se esperaba un nuevo aliento con la llegada del ministro del Interior, Federico Renjifo, pero aún no hay acercamientos.El mal manejo de la protestaEn lo que lleva de Gobierno, el presidente Santos ha tenido que afrontar cuatro momentos difíciles en materia de inconformidad ciudadana. El primero, el paro camionero, que le terminó solucionando el vicepresidente Angelino Garzón; el segundo, la marcha estudiantil que obligó al retiro de la reforma educativa en el Congreso; el tercero la Marcha Democrática, y el cuarto las manifestaciones en el Cauca.De acuerdo con analistas, estos episodios han dejado en el ambiente la imagen de un Presidente débil, que no acepta la confrontación y prefiere evitar las vías de hecho. Sin embargo, hay quienes consideran que en el tema hay una doble mirada, como lo explica el analista Fernando Giraldo, quien asegura que si bien el país vio un halo de debilidad, la otra óptica revela que “es una clara evidencia de que se quiere mostrar diferente a Álvaro Uribe y ser más conciliador”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad