El Congreso pasó la prueba en su primer año de gestión

default: El Congreso pasó la prueba en su primer año de gestión

El observatorio Congreso Visible de la Universidad de los Andes dio a conocer su informe sobre la gestión del Congreso en su primer año de legislatura y éste sale bien librado, pese a que la mayoría de proyectos fueron de iniciativa gubermental.

El Congreso pasó la prueba en su primer año de gestión

Julio 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El observatorio Congreso Visible de la Universidad de los Andes dio a conocer su informe sobre la gestión del Congreso en su primer año de legislatura y éste sale bien librado, pese a que la mayoría de proyectos fueron de iniciativa gubermental.

El buen ritmo que tuvo la agenda del Gobierno durante la primera legislatura, con la aprobación de importantes iniciativas en materia social, económica y política, da cuenta del “positivo” balance que ha tenido el Congreso y que el mismo presidente Juan Manuel Santos calificó de “histórico”.A esa conclusión permite llegar el reciente informe que elaboró el programa Congreso Visible de la Universidad de los Andes, que indica que a pesar de la ambiciosa agenda que presentó el Ejecutivo, el periodo comprendido entre el 20 de junio del 2010 y el 11 del julio del 2011 sobresalió por “el “tránsito efectivo de los proyectos de origen gubernamental en Senado y Cámara”.De acuerdo con los datos de Congreso Visible, durante esta legislatura fueron radicadas 433 iniciativas, de las cuales 365 fueron de origen parlamentario (representando el 84% del total), frente a 65 que fueron radicadas por el Gobierno, dos más que fueron promovidos por organismos de control y una iniciativa de carácter popular. Asimismo, indica que del total de proyectos radicados, 397 (92%) correspondieron a proyectos de Ley Ordinaria, 28 (6%) de Acto Legislativo y 8 (2%) de Ley Estatutaria. Sin embargo, pese al número mayoritario de propuestas de origen parlamentario, el índice de aprobación de los proyectos da una amplia ventaja al Gobierno. Según el balance, el 35% de esas propuestas fueron aprobadas y sólo el 2% de las radicadas por congresistas culminaron con éxito su tránsito legislativo. Lo anterior, según el informe, se explica por “la existencia de una fuerte coalición interpartidista y el papel activo de los ministros que permitieron que iniciativas como la Ley de Víctimas y la Ley de Regalías llegaran a instancias decisivas del debate y desplazaran la discusión de proyectos de iniciativa legislativa”.El informe también señala que la tasa de aprobación de propuestas de naturaleza gubernamental superó el registrado en el balance del cuatrienio 2006-2010, cuando el 26% de las iniciativas aprobadas fueron del Ejecutivo y el 8%, de congresistas.Entre los proyectos aprobados -señala el informe- se destacan la Ley de Víctimas, de Regalías, de Ordenamiento Territorial, y de Sostenibilidad Fiscal, que implican “el establecimiento de un nuevo criterio para la redistribución de los recursos, la reorganización de la estructura administrativa y mecanismos para hacer efectiva la reparación a las víctimas y la restitución de tierras en el contexto del conflicto armado”.Para algunos parlamentarios, esa ‘avalancha’ de proyectos de autoría del Ejecutivo es apenas predecible al inicio de un gobierno, sin desconocer las propuestas de autoría de congresistas que también fueron aprobadas. Ese planteamiento lo comparte el senador del Partido de la U Roy Barreras: “Es apenas lógico que la agenda de un gobierno nuevo sea la prioridad para poder darle al nuevo Presidente los instrumentos que necesita para gobernar bien. Lo natural es que el gobierno nuevo presente un gran número de reformas”.Para el representante Heriberto Sabria, el “buen balance” de esta primera legislatura “es el resultado de un Congreso comprometido con el país. El Congreso abandonó el meridiano de los escándalo de la ‘parapolítica’, ‘narcopolítica’, ‘yidispolítica’ y en el caso de la Cámara fue renovado en un 80%”, dijo.No obstante, para el analista Camilo González Posso, es evidente la debilidad de algunos parlamentarios y de las bancadas: “Muchos proyectos los presentan los parlamentarios como simple instrumentos de propaganda política, para tener constancia de gestión, pero sin ningún tipo de consenso suficiente”.Enfoque socialEl informe de Congreso Visible también señala que la gestión legislativa se caracterizó por hacer énfasis en temas como la seguridad social, la justicia y el empleo, destacando la sanción de leyes como la del primer empleo, de ampliación de la licencia de maternidad, la reforma al sistema general de seguridad social en salud, entre otras. “Esto evidencia -dice el balance- la capacidad del Ejecutivo y de la coalición de gobierno para lograr un trámite efectivo de estas iniciativas de su propia autoría”.En total, fueron sancionadas 67 leyes, se archivaron 133 proyectos y 151 siguen su trámite en la nueva legislatura. Además, de los 83 proyectos presentados por partidos o movimientos independientes y la oposición, ninguno fue sancionado. Entre tanto, para el analista Ancízar Marroquín no sólo hay que reconocer el éxito del Congreso, también “hay que mirar si todas esas leyes que se aprobaron van a beneficiar a toda la población y cuándo”.Control políticoEn este primer año legislativo se programaron 276 citaciones, 54 invitaciones y 40 audiencias públicas.4 de cada 10 citaciones fueron realizadas únicamente por partidos de la coalición de gobierno y el Polo fue el partido que más citaciones agendó por número de congresistas.Para el analista Camilo González Posso, muchos debates “son controles políticos más de denuncia, de tribuna, pero no hay instrumentos fuertes, no hay moción de censura, ni ningún tipo de instrumento suficiente para que ese control pase más allá de unos discursos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad