El Congreso de Colombia pasó la prueba

El Congreso de Colombia pasó la prueba

Diciembre 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
El Congreso de Colombia pasó la prueba

Las declaraciones de algunos desmovilizados de las autodefensas serían cruciales para definir la situación jurídica de varios congresistas y funcionarios involucrados con la llamada parapolítica.

En los primeros dos meses de gestión, el Congreso tuvo serios problemas de indisciplina, en la medida en que el ausentismo y la falta de debate a las iniciativas radicadas hacían prever un desenlace pobre a final de este año.

Las expectativas que se generaron con el Congreso, que se posesionó el 20 de julio, eran tan grandes como la agenda legislativa que propuso el Gobierno, la cual fue calificada como ‘ambiciosa’.En los primeros dos meses de gestión, el Congreso tuvo serios problemas de indisciplina, en la medida en que el ausentismo y la falta de debate a las iniciativas radicadas hacían prever un desenlace pobre a final de este año.Sin embargo, en los últimos tres meses la situación cambió y el Congreso comenzó a trabajar con el acelerador a fondo, logrando evacuar iniciativas clave para el Ejecutivo.Y es que el reto no era mínimo, en la medida en que desde el 20 de julio fueron radicados más de 229 proyectos de ley y de reforma constitucional, de los cuales 31 fueron de iniciativa gubernamental. Del total, 123 proyectos fueron de iniciativa de los congresistas y 32, del Ejecutivo.En la Cámara fueron radicadas 156 iniciativas, de las cuales 134 correspondían a proyectos de ley, 16 actos legislativos, tres leyes estatutarias y dos leyes orgánicas.La mirada desde adentroLos representantes de las diferentes bancadas tienen opiniones divididas sobre la gestión del Legislativo.El presidente del Congreso, Armando Benedetti, dijo que el balance final dejó “un resultado bueno y ambicioso y además se volvió a hacer respetar el Congreso y se erradicó el ausentismo”.Al referirse a la coalición, Benedetti aseguró que “se registró una amplia mayoría y se consolidó el respaldo al Gobierno de Santos y a la Unidad Nacional”.El congresista dijo que, a diferencia del Congreso anterior, en éste “no ha habido aplanadora. Para nada, todo el mundo ha hablado y con corresponsabilidad hemos actuado” y añadió: “Avanzamos mucho en el tema de la transparencia y la disciplina”.Por su parte, el senador liberal Juan Fernando Cristo manifestó que “la coalición de la Unidad Nacional ha funcionado y se sacaron proyectos históricos para el país”.Anotó que “se demostró que cuando hay voluntad política y un clima político adecuado se puede avanzar mucho mejor que cuando está la polarización”.Para el senador de Cambio Radical, Carlos Fernando Mottoa, es evidente que se dio un trámite expedito a los proyectos, “creo que no hay antecedentes en las últimas legislaturas de un comportamiento tan serio, tan dedicado y tan estudioso por parte del Congreso”.El presidente del Directorio Nacional Conservador, senador José Darío Salazar, aseguró que se impulsaron todos los proyectos prioritarios del Gobierno. “Creo que el balance es muy positivo”.A su turno, el senador del PIN, Édgar Espíndola, dijo que “creo que el Congreso trabajó incansablemente en algunos temas estructurales, hay un buen balance”.Al referirse al tema de la denominada aplanadora santista, el congresista subrayó que “cada Presidente trae su propia aplanadora, trae su propia infraestructura. Pareciera que fueran ingenieros civiles”. La oposiciónEn las toldas de quienes no hacen parte de la Unidad Nacional existe la visión de que el Congreso le ‘corrió’ al Gobierno y manifiestan preocupaciones por este afán.En este sentido, el senador del Polo, Iván Moreno, dijo que “la locomotora del Gobierno aprobó, en muchos casos a pupitrazo limpio, los proyectos de ley, los actos legislativos permitiendo que ni siquiera hubiera una discusión de cara al país”. La senadora del Partido Verde, Gilma Jiménez se mostró sorprendida por la forma de trabajar en el Congreso. “Yo me estoy acomodando, soy nueva, vengo de una dinámica muy diferente desde el Concejo de Bogotá”, dijo y reconoció que la agenda del Gobierno es supremamente ambiciosa, buena toda, “pero peligrosa para su análisis en una sola legislatura”. El senador del movimiento Mira, Carlos Baena expresó que “ha sido una buena legislatura. Prácticamente del Gobierno, no la de los congresistas. Eso fue lo que se registró este semestre”.Agregó que se corrió mucho y que se tuvo un acelere desde el Gobierno muy fuerte, “aprobando unas reformas gigantes que ameritarían mucha más reflexión”.Desde la tribunaEl secretario General del Partido Cambio Radical, Antonio Álvarez Lleras, consideró que el “Congreso termina muy bien” y cree que es muy difícil que esto se vuelva a repetir, un comportamiento de este tipo.Explicó que el Gobierno, como todos, “tiene claro que lo que no se haga en la primera legislatura no se hace, porque representa la base de sus planes y ya en la mitad de un gobierno, ¿para qué?”.La directora de la corporación Transprencia por Colombia, Elizabeth Ungar, reconoció que “es un Congreso que se ha visto expuesto a una agenda muy intensa, no solo en el número de proyectos sino el contenido”.Añadió que “sin duda esta intensidad legislativa representó un enorme reto para el Congreso” y añadió que “como pasa siempre, el Legislativo se ha visto enfrentado a los avatares del nuevo Gobierno y el reacomodamiento de las fuerzas políticas, que se reflejan en términos de lo que se ha trabajado, incluso, más a la fuerza o a voluntad, si se quiere”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad