El caso del mono aullador con el que la Corte prohíbe la tenencia de animales silvestres

Julio 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
El caso del mono aullador con el que la Corte prohíbe la tenencia de animales silvestres

El mono aullador es un primate presente en varios países de Suramérica. Se caracteriza por el aullido que emite, el cual le da su nombre.

Una familia en Cundinamarca reclamaba la propiedad sobre un mono que tenían hace seis años y que les había incautado la autoridad ambiental. Este es el caso.

"No cualquier persona puede apoderarse de la fauna silvestre". Así lo determinó la Corte Constitucional al fallar una tutela de una familia que reclama la propiedad de un mono aullador, llamado 'Bebé', que les incautó la autoridad ambiental en La Mesa, Cundinamarca.

La familia reclamaba la tenencia del animal, el cual tenía hace seis años y que consideraban como un miembro más del hogar.

Sin embargo, la Corte ratificó que la familia no puede tener el primate, que fue liberado en 2015 por cuenta de un fallo anterior, y de paso dejó en claro que la fauna silvestre le pertenece a la Nación.

“Como principio general, la fauna silvestre pertenece a la Nación y la posibilidad de acceder a su propiedad solo puede hacerse por medio de zoocriaderos o de la caza permitida (…) de manera que no cualquier persona puede apoderarse de una especie silvestre”, dijo la Corte.

Los zoocriaderos son las áreas destinadas al mantenimiento, aprovechamiento y fomento de especies con fines científicos, comerciales, industriales o de repoblación; los cotos de caza, son zonas exclusiva para caza deportiva.

Según la Corporación, permitir la posesión de animales silvestres podría derivar en un deterioro ambiental.

La Corte además analizó la Ley 1774 de 2016 que prohibe el maltrato animal y que reconoce a los animales como seres sintientes.

Lea aquí: Todo lo que debe saber sobre la Ley contra el maltrato animal en Colombia

De acuerdo con la corporación, “esta condición torna aún más tangible la relación del ambiente con la dignidad humana, pues la identificación de los animales como seres sintientes, necesariamente conduce a que el comportamiento que se tenga hacia ellos debe excluir la crueldad y cuando sea del caso reducir su sufrimiento o dolor”.

En el caso específico del mono aullador, la Corte dijo que no se le vulneraron los derechos a la familia, que lo adquirió en la Guajira en 50 mil pesos justo antes de que fuera dado en alimento a una tribu indígena y que se convirtió en la compañía de Lugo Ríos, quien padece cáncer.

Si bien éste alegaba la afectación de sus derechos y el deterioro de su salud cuando le fue retirado el mono por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, la Corte avaló ese procedimiento.

“No está incurriendo en una actuación injustificada que vaya en contra del bienestar de la familia, sino que, por el contrario, al decomisar o aprehender un animal silvestre, busca asegurar su protección y conservación, en respuesta al mandato superior de salvaguardar la diversidad e integridad del ambiente, una de cuyas expresiones es conservar los recursos naturales, como ocurre con la fauna que se encuentra en el territorio nacional”, agregó la Corte.

La disputa legal por 'Bebé' inició el día que el primate se escapó de su vivienda en La Mesa, Cundinamarca, y fue a dar a unas bodegas, donde fue incautado por autoridades de la CAR de ese departamento.

Según un informe publicado el 27 de agosto del 2015 en la revista Semana, el mono fue adoptado por la familia Ríos Alfonso, que lo crió como a un miembro más del hogar. Debido a ello, solicitaron a la CAR que se los devolviera.

Además, el dueño del animal fue diagnosticado con cáncer, y la pérdida del animal estaría afectando también su salud, por lo que emprendieron un proceso judicial para recuperarlo. De acuerdo a Semana, el dueño reclamaba una violación al derecho a la salud y vida digna.

"Nadie sabe el dolor de perder un hijo. Con esa decisión nos acabaron la vida. Pido que vuelvan a mirar el caso. Nosotros a 'Bebé' siempre lo tratamos como un hijo, le enseñamos a decir mamá y papá. Perderlo es un dolor muy grande para nosotros", manifestó en ese entonces la esposa del dueño del animal a Semana.

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad