Eduardo Montealegre habla de sus retos como Fiscal General

Eduardo Montealegre habla de sus retos como Fiscal General

Marzo 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R., Reportero de El País

El nuevo fiscal General, Eduardo Montealegre, habla de sus retos en el ente investigador y niega que represente a algún sector político.

El son cubano y el fútbol son dos pasiones del nuevo fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre. Su menuda figura contrasta con el conocimiento que tiene del derecho penal y constitucional, esos que ha esparcido en los claustros de educación superior a estudiantes de Derecho que han sido sus discípulos.Este tolimense, de 55 años de edad, tiene claras las tareas que le esperan en el ente acusador y le sale al paso a sus detractores cuando advierte que “mi único compromiso es con la ley, el Fiscal tiene que ser un hombre independiente, justo y equitativo”.Pausado al hablar, el expresidente de la Corte Constitucional niega cualquier vínculo con algún sector político, con lo que silencia a quienes lo han tildado de ser de la cuerda del exjefe de Estado, Álvaro Uribe Vélez.No le gusta la bebida y es un gran lector. Mantiene un legado de izquierda cuando recuerda la admiración que tuvo por el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) que encarnó el fallecido expresidente Alfonso López Michelsen y que hoy hace parte de su propia historia.Las normas legales rondan su mente y eso le da claridad a la hora de referirse a cualquier tema del derecho, por lo que no duda en decir que la figura del fuero militar debe retirarse de la reforma a la Justicia y tramitarlo en la enmienda a la Justicia Penal Militar que él mismo ayudó a construir al lado de otros expertos.Dice que es una ventaja para la Fiscalía que haya al frente de la entidad un penalista, porque “se va a entender mejor el Sistema Penal Acusatorio, el sistema de la teoría del delito”.Fue forjado por la eminencia de juristas de la talla de Alfonso Reyes, Carlos Medellín, Manuel Gaona, todos amigos suyos que terminaron sacrificados en la toma a sangre y fuego que hizo el M-19 al Palacio de Justicia en ese noviembre de 1985.También caminó de la mano del exprocurador Jaime Bernal Cuéllar, con quien terminó conformando una sociedad que se mantuvo hasta que fue ternado para la Fiscalía General, luego del fallo del Consejo de Estado que anuló la elección de Viviane Morales que hizo la Corte Suprema de Justicia. Ella dio un paso al costado al presentar su renuncia, esa que también sirvió para agilizar el proceso de elección de su sucesor.La semana entrante podría ser posesionado por el presidente Juan Manuel Santos para que asuma en propiedad la titularidad de la Fiscalía, pero aún persiste la duda sobre si estará allí por cuatro años o solo hasta el 31 de julio del año entrante.Pero él tiene su propia versión, y el viernes explicó por qué se debe quedar un cuatrienio. “El doctor (Guillermo) Mendoza estuvo encargado, no hubo una elección, no fue designado y en principio creo que el periodo del actual Fiscal debe ser de cuatro años”, dijo.Esta será una situación que deberá aclarar el Consejo de Estado, según lo afirmó el propio ministro del Interior, Germán Vargas Lleras.Aún no tiene claro cómo va a conformar el equipo que lo acompañará en su gestión y sólo se limita a decir que aprovechará el tiempo previo a su posesión para analizar sobre cómo configurará ese grupo.Mientras tanto, Montealegre ya se hizo a la idea que tendrá que hacer sacrificios, el tiempo a su familia y la tranquilidad que le representaba ser un catedrático universitario y un abogado amante del litigio que se paseaba tranquilo por las calles bogotanas o sencillamente viendo fútbol o escuchando un buen son cubano.De retos e impedimentos¿Cómo ve los retos que tiene al frente en su nueva etapa profesional como Fiscal General de la Nación?Pienso que uno de los primeros retos es fortalecer toda la protección de Derechos Humanos. Creo que la Fiscalía General de la Nación necesitará de nuevas unidades de acuerdo a las recomendaciones que han dado organismos internacionales. Por ejemplo, una Unidad de Tierras, especializada en atender las violaciones a los derechos humanos que se han producido contra personas que han estado vinculadas a todo ese proceso. Creo que hay que fortalecer enormemente las unidades para la lucha contra la impunidad en los delitos de género y además el fortalecimiento de todos los mecanismos de lucha contra la corrupción.Velaré por el respeto absoluto a las garantías. Esas personas que no se encuentran en el país, la Fiscalía les ofrecerá garantías, transparencia y equilibrio en las decisiones para concurran a los procesos correspondientes. En la historia de la Fiscalía General, desde su nacimiento, usted es el segundo titular que es penalista ¿cree que esto es una ventaja para poder interpretar mejor los procesos que existen en el ente acusador?Indudablemente cuando se tiene la formación de penalista se entiende mejor el Sistema Penal Acusatorio, el sistema de la teoría del delito. Es una ventaja para la Fiscalía que el jefe de esa entidad sea un abogado penalista.¿Qué preocupación tiene en este nuevo reto que le planteó la vida?Definitivamente es una gran responsabilidad ante el país. Hay muchas expectativas sobre mi gestión y obviamente que lo que más quiero yo es no defraudar la confianza que la Corte Suprema de Justicia, el señor Presidente de la República y muchos sectores de la justicia han depositado en mi y el mayor reto que tengo en este momento es fortalecer esa entidad y seguir adelante con los procesos que existen. Eso para mi es muy importante.No defraudaré la confianza que las instituciones han depositado en mí y entiendo que el pueblo de Colombia espera mucho de su Fiscal.Ante todo, seré un juez, un hombre justo que luchará contra la delincuencia en el marco de las garantías y creo que podré contribuir a superar los fenómenos de corrupción.Existen unos temas ‘espinosos’ que tiene que atender su despacho como el escándalo por Agro Ingreso Seguro (AIS) y el desfalco a la salud, entre otros, ¿cómo va a enfrentar esos retos que tiene al frente?Yo no quiero pronunciarme sobre casos en particular, pero lo único que puedo decir es que la Fiscalía adelantará y continuará con todos los procesos que se han iniciado, los llevará hasta su culminación y hará investigaciones muy serias en todo ese tipo de casos, pero no quiero pronunciarme sobre casos en particular. Quiero señalar que no habrá un retroceso en la Fiscalía General de la Nación con respecto a las investigaciones que ha adelantado este organismo.Como en toda decisión que se toma en el país, hay quienes aplauden y también están los detractores y éstos últimos han dicho que usted tiene líos en su ejercicio por los contratos que firmó con el Gobierno...Los contratos que tuve con el Estado eran para defender al Estado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y, obviamente, en esos temas en los que yo he representado a Colombia en el orden internacional, pues los que tengan relación con temas e investigaciones que se estén adelantando en la Fiscalía General, yo me declararé impedido.¿Asimismo va a pasar con el tema de Saludcoop?Desde luego que también estaré impedido en el caso de Saludcoop, porque fui el abogado de esa entidad ante el Consejo de Estado, ante la Corte Constitucional y ante la Superintendencia de Salud.Cero política¿Qué le responde a esas personas que dicen que usted es de la cuerda uribista?Mire, yo no tengo ninguna filiación política partidista, yo me considero una persona liberal en el sentido filosófico de la palabra, pero no tengo ninguna afiliación a algún partido político en especial y creo que son conjeturas muy respetables que hace la gente, pero no son así.¿Usted habla de independencia y autonomía en la Fiscalía, eso lo dijo en respuesta a quienes aseguraron que el presidente Juan Manuel Santos quería un Fiscal de bolsillo?Desde luego que la Fiscalía será un órgano independiente. El Fiscal General de la Nación forma parte de los funcionarios que administran justicia y uno de los planteamientos básicos de la administración de justicia y del funcionamiento del sistema judicial es la independencia de sus jueces y creo que eso es un aporte constitucional que se debe acatar con total independencia con todos los órganos del poder, pero -obviamente- con una colaboración armónica con todas las instituciones que contribuyen a que se cumpla con la política criminal.Fuero militar y reformaUsted hizo parte de la comisión de expertos que redactó el proyecto de reforma a la Justicia Penal Militar, ¿cree que el fuero militar debe mantenerse en la propuesta que ustedes presentaron y salir de la reforma a la justicia?La recomendación que hizo la comisión fue que la norma que está actualmente sobre el fuero militar, que presume la competencia de la Justicia Penal Militar para todos los casos, nosotros consideramos y recomendamos la retirada, porque el tema amerita un acto legislativo que sea presentado independientemente con unas propuestas más amplias, más específicas, tocando algunos puntos como la delimitación clara de competencias desde al ámbito constitucional, el señalamiento de que los delitos de lesa humanidad no pueden ser investigados por la Justicia Penal Militar y son siempre en la ordinaria. Son muchos temas, por lo que consideramos que es conveniente que se retire ese artículo.Y, ¿la reforma a la Justicia?La reforma tiene normas muy convenientes. El proyecto que planteó el Gobierno tiene elementos que van a fortalecer la administración de justicia, pero hay unos inconvenientes que tienen que ser reformulados por el Congreso. Un giro de 180°Usted en su carrera ha ocupado los principales cargos de la rama judicial de este país, ¿la Fiscalía es la cúspide o que hará después de que salga del cargo?Desde luego. Con la Fiscalía General de la Nación yo creo que culmino mi carrera como servidor público y posteriormente mi único deseo es volver a la vida académica, ser profesor, mi profesión de siempre que es enseñar en las facultades de derecho.¿Qué va a extrañar en el cargo?Pues la tranquilidad. Indudablemente voy a pasar a manejar unos temas complejos, la seguridad tiene que ser reforzada, voy a perder un poco de vida familiar, pero bueno ese es el reto y quiero prestarle un servicio a Colombia.Las últimas personas que han estado en el cargo que usted asume han sido muy herméticas ante los medios de comunicación y la opinión pública ¿usted va a seguir esa línea?Mire, a mi me parece que el Sistema Acusatorio tiene diseñado un mecanismo de diálogo entre la justicia y la sociedad civil y ese mecanismo de diálogo es la oralidad en las audiencias públicas. Creo que ese sentido de la oralidad da transparencia a los procesos y obviamente allí está permitido y es totalmente legítimo que asistan los medios de comunicación y el hecho de que la opinión pública se entere de lo que sucede en casos significativos para el país, forma parte del sistema oral.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad