Economía colombiana no crecería más del 2%: José Antonio Ocampo

Economía colombiana no crecería más del 2%: José Antonio Ocampo

Mayo 09, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Colprensa
José Antonio Ocampo

José Antonio Ocampo, vallecaucano codirector del Banco de la República.

Colprensa

Este mes, la junta del Banco de la República estará completa con la llegada del nuevo codirector José Antonio Ocampo.

Pese a que la inflación ha venido reduciéndose, este seguirá siendo en los próximos meses el princpal reto del Emisor, teniendo en cuenta que el ritmo de descenso no ha sido el esperado.

Inclusive, el Gobierno ha hecho un llamado al control de los precios de servicios regulados como energía y transporte para evitar que estos impacten los precios.

La tarea para Ocampo y los miembros de la Junta Directiva no es fácil en momentos en que desde diferentes sectores se piden decisiones más agresivas por parte del Banco, como reducir hasta el 5,5 % la tasa de interés de referencia.

Ocampo, que fue ministro de Hacienda y Agricultura y ocupó cargos como director ejecutivo de la Cepal y secretario General Adjunto de las Naciones Unidas, detalló el panorama que ve de la economía de Colombia y regional.

¿Cómo ve la economía colombiana en 2017?

Hay elementos positivos, entre los cuales destacaría que se ha logrado el ajuste de la balanza de pagos, contando ahora no solo con una caída de las importaciones, sino con una reactivación de las exportaciones no tradicionales. El elemento negativo es obviamente que la demanda y la actividad productiva no van bien, como lo reflejan las cifras de comienzos de año, y que por ello el PIB va a crecer menos de 2% este año, una cifra muy insatisfactoria.

¿Qué piensa del plan de impulso a la economía que puso en marcha el Gobierno Nacional?

Contiene elementos sin duda positivos, pero se necesita una estrategia de crecimiento de largo plazo para el país. A mi juicio debería estar basada en una estrategia productiva muy ambiciosa, apuntalada además en un plan de ciencia y tecnología igualmente ambicioso y, en el caso del sector productivo, un cierto foco en la diversificación de la base exportadora hacia productos agropecuarios y manufactureros no tradicionales, así como hacia servicios.

¿Cómo ve el panorama de la política monetaria?

Veo como muy positiva la decisión de la Junta del Banco de la República de reducir la tasa de interés, especialmente la decisión reciente de hacerlo en medio punto porcentual. Sin duda, se tuvo en cuenta la combinación de reducción en la tasa de inflación con la fuerte debilidad de la demanda y la actividad económica.

El FMI calificó como positiva la gestión del Gobierno y el Emisor, ¿qué puede garantizar esta evaluación?

Ciertamente ha sido mucho mejor que durante la crisis de fines del siglo XX, cuando nos hundimos en una fuerte recesión con un choque mucho menos severo. Ahora bien, he dicho en varias ocasiones que se debió dar mucho más ahorro de divisas petroleras en el auge y que las políticas macroeconómicas durante la crisis deberían haber tenido un acento más anticíclico, como el que de hecho adoptó el país en la crisis 2008-2009. Tenemos que aprender a manejar los ciclos externos, tanto en fase positiva como negativa.

¿Cuál es la perspectiva económica para toda la región?

Creo que la fase de desaceleración de la economía latinoamericana ya pasó, y que vamos a experimentar una tendencia a la reactivación desde 2017. Hay varios aspectos positivos: la reactivación de la economía mundial, la abundancia de financiamiento externo y la reactivación parcial de precios de productos básicos. Hay excepciones a esta regla en nuestra región, en especial en el caso venezolano.

¿Hasta el momento los cambios eran los que se esperaban con la llegada de Trump?

Desde el punto de vista económico mundial, aparte de que no se materialice la agenda proteccionista, va a ser muy importante qué acontece con la reforma tributaria, porque si ella se refleja en un fuerte aumento del déficit fiscal y de la deuda pública de los Estados Unidos, los efectos internacionales pueden ser significativos. Basta recordar los años 80, cuando vivimos una virtual crisis del dólar. Ese escenario sería desastroso.

¿Hay elementos de incertidumbre global?

Hay nuevos elementos de incertidumbre, entre ellos los que representan los efectos potenciales de las políticas del presidente Trump, o la posibilidad de una desaceleración e incluso una crisis financiera en China.

¿Se está conmemorando 5 años del TLC con Estados Unidos, ¿cree que estos acuerdos son importantes?

Los TLC son una oportunidad, pero no un mecanismo automático para jalonar el crecimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad